C.E.

C.E.
....

lunes, 27 de septiembre de 2010

NUESTRO CAMINO ESPIRITUAL

El concepto de nuestra resurrección en seres que pertenecen al reino de la eternidad se remonta a la antigüedad de la raza humana.

Desde nuestros orígenes, hemos creído en que la vida después de la muerte está sostenida por una inteligencia divina que es un todo.

Este tipo de sentimientos proviene de los recuerdos de muchas personas, a quienes he llevado de vuelta a la edad de piedra. Desde entonces, por años y siglos, hemos pensado en el mundo de las almas como otro estado de la conciencia más que un lugar abstracto.

La vida después de la muerte era considerada como una simple prolongación de la vida física y creo que el mundo está retornando a estos conceptos, bellamente expresados por Spinoza, quien dijo, "todo el cosmos es una sustancia de la cual somos parte. Dios no es una manifestación externa, sino el todo".

Yo considero que leyendas tales como la Atlántida y Shangri-La (un imaginario y remoto paraíso en la Tierra basado en la novela Lost Horizon, por James Hilton) tienen sus orígenes en el anhelo eterno que sentimos de recuperar una utopía que hemos perdido. En la mente superconsciente de cada persona que he tratado bajo hipnosis yacen los recuerdos de un hogar utópico. Originalmente, el concepto de Utopía pretendía ilustrar ideas, no sociedade. En tal sentido, la vida después de la muerte involucra la auto purificación del pensamiento, los seres que están encarnando se encuentran muy lejos de la perfección, como se puede concluir al leer los casos presentados.

No obstante podemos pensar justificadamente en nuestra existencia en el mundo del espíritu como una Utopía puesto que hay una armonía universal del espíritu. La rectitud, honestidad, humor y amor son los fundamentos de nuestra vida después de la vida.

Puede resultar cruel establecer que la Utopía de nuestros sueños, que está en todos nosotros, esté aislada de nuestra memoria consciente por una amnesia. Cuando estos bloqueos son derrumbados por medio de la hipnosis, la meditación, la oración, la canalización, el yoga, la imaginación y los sueños, o un estado mental logrado mediante esfuerzo físico, hay una sensación de fortalecimiento personal. Hace unos 2.400 años, Platón escribía sobre la reencarnación y decía que las almas debían viajar a través de Lefhe, el Río del Olvido, cuyas aguas producían una pérdida de la memoria en nuestra naturaleza verdadera.

Las verdades sagradas de nuestra historia etérea pueden ser recuperadas porque somos capaces de evadir la mente consciente y alcanzar aquel subconsciente que no fue sumergido en el Río del Olvido. Nuestro ser superior nos recuerda de triunfos pasados y transgresiones de una forma selectiva, susurrándonos a través del tiempo y el espacio. Nuestros guías personales se empeñan en darnos lo mejor de ambos mundos, el etéreo y el físico. Cada nueva vida comienza de manera fresca, con un futuro amplio.

Nuestros maestros espirituales desean producir una oportunidad kármica, sin las limitaciones de conocer aquellas caídas que experimentamos en vidas pasadas. Ellos se hacen más indulgentes de manera selectiva con la amnesia a medida que nos comprometemos con el auto descubrimiento. Este es el mejor camino hacia la sabiduría.

La pregunta del por qué los bloques de amnesia sobre nuestra vida espiritual son debilitados para permitir la investigación dentro del mundo del espíritu ha sido justa y ampliamente formulada porque tengo la esperanza de que en este nuevo siglo los nuevos practicantes de la hipnoterapia lleguen más lejos de lo que mi generación logró en el arte de descifrar la mente espiritual. Pienso que las razones de nuestra habilidad para descubrir más acerca de los misterios de la vida al otro lado es un resultado lógico de vivir en el siglo XX.

El desarrollo de nuevas técnicas de hipnosis tendrían que ser tenidas en consideración. Pienso que hay razones de peso por la que nuestra amnesia se ha vuelto menos restrictiva en los últimos treinta años. Nunca antes una variedad tan grande de drogas había penetrado en la población humana.

Estas sustancias químicas que alteran la mente aprisionan el alma dentro de un cuerpo agobiado por una niebla mental, causando que la esencia del alma sea incapaz de expresarse a través de una mente consumida por la adicción.

Creo que los planificadores del otro lado han perdido la paciencia en lo referente a este aspecto de la sociedad humana, aunque pueden haber otras razones relacionadas con el mundo frenético, iracundo, sobrepoblado, con un medio ambiente degradado. La destrucción masiva de nuestro planeta en el último siglo no tiene igual en la historia de la humanidad.

A pesar de estos comentarios, no tengo una visión negra del futuro. Puede ser cierto que para las personas que viven en una era, todo tiempo pasado haya sido mejor, sin embargo en los últimos cien años hemos logrado enormes avances en lo cultural, lo político y lo económico. En muchos aspectos, el mundo es un lugar mucho más seguro que en 1950, las naciones tienen una mayor conciencia y compromiso que nunca para trabajar por la paz, después de una larga historia de monarquías y dictaduras que dominaban el panorama a comienzos del siglo XX.

Lo que enfrentamos en el siglo XXI es el desgaste de la individualidad y la dignidad humana en una sociedad superpoblada dominada por el materialismo. La globalización, el despliegue urbano y la grandeza es la fórmula de la soledad y la desunión. Muchos no creen en otra cosa diferente a la supervivencia.

Yo creo que una puerta espiritual ha sido abierta a nuestra inmortalidad porque el negarnos este conocimiento ha demostrado ser contraproducente en la actualidad. En el mundo del espíritu que he conocido, si algo no funciona bien en la Tierra, puede ser cambiado. Los bloques de amnesia fueron concebidos para prevenir respuestas condicionadas ante ciertos eventos kármicos, sin embargo los beneficios de la amnesia ya no parecen superar las desventajas de una vida inmersa en el vacío de la apatía inducida por los químicos. Hay demasiadas personas tratando de escapar de la realidad porque ya no ven propósito o significado a su identidad.

Las drogas y el alcohol en las sociedades populosas y tecnificadas alrededor del mundo se asocian a la ausencia de espíritu porque los sentidos ególatras del cuerpo son los que dominan. Hay poca o ninguna conexión a nuestro verdadero ser.

Dado que cada uno de nosotros es un ser único, diferente de todos los demás, para aquellos que buscan la paz interior es necesario encontrar su espiritualidad. Cuando nos alineamos completamente a las formas y creencias basadas en las experiencias de otras personas, siento que perdemos algo de nuestra propia individualidad.

La búsqueda del auto descubrimiento y el moldeado de nuestra filosofía personal, no diseñado por doctrinas, requiere gran esfuerzo pero las recompensas son enormes. Hay muchas rutas para lograr esta meta, todas las cuales comienzan con la confianza en nosotros mismos. Camus decía, "tanto lo racional como lo irracional conducen al mismo entendimiento. En verdad, el camino transitado importa poco, el deseo de llegar basta".

Las visiones de la vida después de la muerte descansan en nuestro interior, como un santuario mientras viajamos por los laberintos terrenales. Las dificultades para descubrir fragmentos de nuestro hogar eterno se debe en gran medida a las distracciones que ofrece la vida. No es malo aceptar la vida tal como es, sin cuestionar las cosas y asumir que al final pasará lo que se supone que debe pasar.

Sin embargo para aquellos que anhelan conocer más, la simple aceptación de la vida es completamente insatisfactorio. Para algunos viajeros, los misterios de la vida claman por atención, como una forma de dar significado a la existencia.

En la búsqueda de nuestro propio camino a la espiritualidad, es conveniente preguntar, "¿en qué clase de código de comportamiento creo?". Algunos teólogos sugieren que las personas no religiosas atentan contra la moral y la responsabilidad ética, mandato de una autoridad superior. Sin embargo, no somos evaluados después de la muerte por nuestras asociaciones religiosas sino por nuestra conducta y nuestros valores.

En el mundo del espíritu con el que me he familiarizado, somos medidos más por lo que hacemos por otros que por nosotros mismos. Si la actividad religiosa tradicional sirve a nuestros propósitos y nos provee el sustento espiritual, probablemente estemos motivados por la creencia en los mandamientos y quizás por el deseo de camaradería en la veneración y respeto. Las mismas atracciones son ciertas con personas que se unen a grupos metafísicos y obtienen satisfacción al seguir las ideas escritas en textos espirituales de personas con pensamientos y mentalidad similar. Aunque estas prácticas pueden confortar y edificar nuestro desarrollo espiritual, debemos reconocer que estos patrones no se ajustan a todos nosotros.

Si no hay paz interior, no importa qué tipo de afiliación espiritual se tenga. El desprendimiento se eleva cuando nos alejamos de nuestra fuerza interior y nos hacemos a la idea de que estamos solos, sin una guía espiritual, sin alguien más arriba que nos escuche. Siento profundo respeto por aquellas personas que mantienen su fe en algo porque por mucho tiempo yo no tuve sólidos fundamentos espirituales, a pesar de mi búsqueda por conseguirlos. Hay ateos y agnósticos que asumen la posición de que dado que el conocimiento religioso o espiritual no se puede sustentar en evidencias naturales comprobables, es entonces inaceptable. Para los escépticos, la fe no es un conocimiento verdaderamente revelado.

En cierta forma me identifico con esas personas porque yo fui uno de ellos. Mi fe en lo sucesivo comenzó lentamente, como resultado de mi participación con pacientes en las sesiones de hipnosis. Esta es una disciplina en la que creía profesionalmente desde antes de mis descubrimientos científicos. Sin embargo, mi conciencia espiritual también fue resultado de años de meditación personal e introspección con relación a esta investigación.

La percepción espiritual debe ser una búsqueda personal, de lo contrario no tiene significado alguno. Somos influenciados enormemente por nuestra realidad inmediata y podemos actuar sobre esa realidad un paso a la vez sin la necesidad de ver muy lejos en la distancia. Incluso pasos en la dirección equivocada nos brinda la oportunidad de experimentar en los muchos caminos diseñados para enseñarnos. Para traer armonía al ser espiritual con nuestro ambiente físico, se nos da la libertad de elegir el ejercicio del libre albedrío en la búsqueda de las razones por las que existimos.

En el camino de la vida debemos asumir responsabilidad por todas nuestras decisiones sin culpar a otros por los eventos de la vida que nos traen tristeza.

Como ya lo mencionaba, para ser efectivos en nuestra misión, debemos ayudar a otros en sus caminos cada vez que sea posible. Ayudando a otros nos ayudamos a nosotros mismos. El deseo de ayudar a otros es inhibido cuando alimentamos nuestro individualismo al punto de ser completamente absorbidos por nosotros mismos. Sin embargo, ser un terrateniente en nuestra propia casa nos hace igualmente ineficaces como persona.

No hemos recibido nuestros cuerpos por capricho de la naturaleza; fue seleccionado por nosotros mismos con la ayuda de consejeros espirituales, después de haber observado otros cuerpos ofrecidos como alternativa y aceptado el que tenemos actualmente. Además, no somos víctimas de las circunstancias, estamos comprometidos con nuestro cuerpo para participar activamente en la vida y no como simples espectadores. No debemos perder la idea de que hemos aceptado un sagrado contrato de vida, lo que significa que los roles que jugamos en la Tierra son en realidad más grandes que nosotros mismos.

Nuestra energía espiritual fue creada por una autoridad superior que podemos reconocer en nuestro estado actual de desarrollo. Por eso debemos enfocarnos en quienes somos como persona para hallar ese fragmento de divinidad que reside en nuestro interior. Las únicas limitaciones que tenemos para nuestro conocimiento personal son aquellas que nosotros nos imponemos.

Si los caminos espirituales de otros no son relevantes para nosotros, no significa que el patrón diseñado para nuestras necesidades sea inexistente. La razón de ser quienes somos es la gran verdad en la vida. Si una persona no puede encontrar un aspecto de esa verdad manifestada en ella, no será en el mismo lugar o circunstancia para otra.

En esencia, estamos solos con nuestra alma y quienes se sienten solos no se han encontrado a sí mismos. El auto descubrimiento del alma está relacionado con la propia posesión. Captar nuestra esencia individual es como enamorarse, algo que mora dormido despierta en algún punto de nuestras vidas como resultado de un estímulo. Al comienzo, el alma coquetea con nosotros, tentándonos a ir más allá con placeres que sólo son vistos desde una distancia.

La atracción inicial del autodescubri-miento comienza con una caricia casi juguetona a la conciencia, por parte de nuestra mente subconsciente. A medida que la intensidad del anhelo de conocer completamente nuestro ser aumenta, somos arrastrados de manera irresistible a una conexión más íntima. Conocer nuestra alma se transforma en un matrimonio de fidelidad hacia nuestro ser.

El aspecto fascinante del auto descubrimiento es que cuando escuchamos esa voz interior, la reconocemos instantáneamente basado en el producto de mi experiencia, he llegado a convencerme de que cada uno de nosotros en la Tierra tiene su propio guía espiritual, quien habla a nuestra mente interior si somos receptivos. Mientras que algunos guías son alcanzados más fácilmente que otros, todos tenemos la habilidad de llamarles y ser escuchados por ellos.

No hay accidentes en la vida, aunque a veces nos confundimos con lo que percibimos como coincidencia. Esta es la filosofía que trabaja contra los pensamientos del orden espiritual y nos hace fácil sentir que no tenemos control sobre nuestras vidas y que no contamos porque nada de lo que hagamos importa realmente.

Creer en la coincidencia de los eventos influye negativamente en nuestra forma de reaccionar ante las situaciones y nos aleja de la búsqueda de explicaciones a las mismas. Poseer este tipo de visión fatalista en la vida y decir "es la voluntad de Dios" o incluso "es mi karma" contribuye a una inactividad y falta de propósito en la vida.

Aquello que es importante en la vida viene en pequeños pedazos o grandes trozos, todo a la vez. Nuestra conciencia puede llevarnos más allá de lo que creemos que es nuestro destino original. El karma es la puesta en acción de esas condiciones en nuestro camino para fomentar el aprendizaje. El concepto de un Origen orquestando todo esto no debe ser pretencioso.

La exterioridad espiritual espera una reunificación con el Creador después de la muerte, mientras que la interioridad se siente una parte de la Unidad cada día. El conocimiento espiritual nos llega en momentos tranquilos, introspectivos y sutiles, que se manifiestan mediante el poder de un sencillo pensamiento.

La vida es un asunto de constante cambio hacia la realización. Nuestro lugar en el mundo hoy puede ser otro mañana. Debemos aprender a adaptarnos a estas diferentes perspectivas de la vida, porque eso también es parte del plan de nuestro desarrollo. Al hacerlo, encontramos la trascendencia del ser en el proceso de cambio desde el cascarón externo y temporal hasta lo que se encuentra dentro de nuestra mente espiritual y permanente.

Para elevar la mente humana por encima de aquellos sentimientos de desencanto, debemos expandir nuestra conciencia al tiempo que nos perdonamos por nuestros propios errores. Creo firmemente que para nuestra salud mental, es vital que nos riamos de nosotros mismos y de los tontos predicamentos con que nos involucramos a lo largo del camino. La vida está llena de conflictos y la lucha, el dolor y la felicidad que experimentamos son razones para nuestra existencia. Cada día es un nuevo comienzo.

Tengo una última cita que provino de un alma que se preparaba a partir de nuevo, desde el mundo del espíritu hacia una nueva encarnación en la Tierra. Creo que este comentario brinda la conclusión adecuada a este artículo:

Venir a la Tierra es viajar desde nuestro hogar a una tierra foránea. Algunas cosas parecen familiares, pero la mayoría son extrañas hasta que nos acostumbramos a ellas, especialmente condiciones que son inolvidables. Nuestro verdadero hogar es un lugar de absoluta paz, total aceptación y completo amor.

Cuando nos alejamos del hogar no podemos seguir asumiendo que estas bellas características estarán rodeándonos.

En la Tierra debemos aprender a sobreponernos a la intolerancia, la ira y la tristeza mientras buscamos la felicidad y el amor. No debemos perder nuestra integridad a lo largo del camino, sacrificar la bondad para sobrevivir o asumir actitudes de superioridad o inferioridad ante quienes nos rodean.

Sabemos que vivir en un mundo imperfecto nos ayudará a apreciar el verdadero significado de la perfección.

Pedimos coraje y humildad antes de emprender el viaje a una nueva vida.

A medida que crece nuestra conciencia, aumenta la calidad de nuestra existencia.

Esta es la forma en que somos probados. Superar la prueba es nuestro destino.

sábado, 25 de septiembre de 2010

EDUCACIÓN, ADOLESCENCIA Y VALORES MORALES

ESTE TIPO DE ESTUDIOS SIRVE PARA ENTENDER, LA SITUACIÓN ACTUAL POR LA QUE ATRAVIESAN NUESTROS ADOLESCENTES Y SU FALTA DE MOTIVACIÓN Y VALORES MORALES.

El estudio comienza diciendo que:

El modo de crianza de los ancestros propicia el desarrollo moral de los niños
Juego libre, familias extensas y contacto físico frecuente, en las raíces de la empatía

El tipo de crianza que aplicaban nuestros ancestros lejanos propicia el desarrollo moral de los niños pequeños. Esto es lo que ha revelado una investigación en la que se constató que los niños en edad preescolar son más empáticos, compasivos y cooperativos, si a lo largo de su corta vida han recibido cariño en forma de contacto físico frecuente, si han sido amamantados durante bastante tiempo o si se les ha animado a que jueguen libremente con otros niños.

Por el contrario, ciertas costumbres de crianza actuales pueden potenciar el efecto contrario, advierten los expertos.

Los niños en edad preescolar son más empáticos, compasivos y cooperativos si a lo largo de su corta vida han recibido cariño en forma de contacto físico frecuente; si han sido amamantados durante bastante tiempo, si han dormido con sus padres o si se les ha animado a que jueguen libremente con otros niños.

Esto es lo que sugieren los resultados de tres estudios dirigidos por la psicólogo de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, Darcia F. Narvaez, especializada en el desarrollo de la moral y del carácter de los más pequeños.

Según explica Narvaez en un comunicado emitido por la Universidad de Notre Dame, estos resultados demostrarían que: “las raíces del funcionamiento moral se forman en los primeros años de vida, durante la infancia, y dependen de la calidad afectiva de la familia y del apoyo que reciban los niños por parte de su comunidad”.
Por otro lado, los estudios realizados han revelado que existe una relación entre las prácticas educativas comunes en las sociedades cazadoras-recolectoras (en las que los humanos se han desarrollado durante el 99% de su historia) y una mejor salud mental, una mayor empatía y una mayor inteligencia en los niños.

Mirando a los ancestros

Las tres investigaciones realizadas por Narvaez y sus colaboradores fueron, en primer lugar, un estudio observacional (sin intervención de los investigadores, que se limitaron a medir las variables definidas) sobre las prácticas educativas de padres de niños de tres años de edad.

En segundo lugar, los investigadores realizaron un estudio longitudinal sobre la relación entre ciertas prácticas de educación y el abuso infantil.

Los datos analizados en esta parte de la investigación fueron tomados de una investigación anterior, realizada por otro psicólogo de la Universidad de Notre Dame, John G. Borkowski, especializado en el impacto de los abusos infantiles y de la negligencia en el desarrollo de los niños.

Por último, se hizo un estudio comparativo de las prácticas educativas de madres estadounidenses y de madres chinas.

A partir de todas estas investigaciones, Narvaez identificó seis características de la crianza comunes en los tiempos de nuestros ancestros lejanos y que, en la actualidad, aún influyen en el correcto desarrollo moral de los niños.

Una de estas características sería el hecho de mantener mucho contacto positivo con los bebés y niños pequeños (cogerlos, acurrucarlos, abrazarlos, etc.). La segunda de ellas es la de responder rápidamente a las quejas y llantos de los bebés.

Evitar ciertos trastornos

Según Narvaez, esta prontitud en la atención hace que el niño no se altere y, en consecuencia, a su cerebro no lleguen las sustancias químicas tóxicas que produce el propio organismo en situaciones de estrés: “La calidez, el cuidado sensible hacia los niños, permite que sus cerebros estén en calma durante los años en que su personalidad se está formando”, afirma la psicólogo.

Según Narvaez, el sistema inmunológico de los niños no está completamente formado hasta los seis años, y la leche materna proporciona la base para dicha formación.

En cuarto lugar, el hecho de que los niños puedan crecer con otros adultos que los cuiden y los quieran, más allá de los padres, también resulta positivo para el desarrollo moral de los niños, al igual que poder practicar el juego libre con compañeros de juegos de edades diversas.

En este sentido, estudios anteriores ya habían demostrado que los niños que no juegan lo suficiente durante su infancia son más propensos a padecer trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y otros desórdenes de la salud mental.

Una última característica que favorecería un óptimo desarrollo de la moral infantil serían los partos naturales, que estimulan en las madres la generación de las hormonas necesarias para cuidar al recién nacido y establecer con él el vínculo más apropiado.

Un tema preocupante

Tras constatar que la crianza con estas características favorece un desarrollo moral óptimo en los niños, Narvaez alerta del hecho de que, al menos en Estados Unidos, se está produciendo un declive en la aplicación de todas estas condiciones a la crianza.

Así, en lugar de ser cogidos en brazos, los niños pasan mucho más tiempo en carritos o asientos para coches que antes. Además, sólo el 15% de las madres norteamericanas amamanta a sus hijos durante meses, las familias extensas ya no existen y el juego infantil libre se ha reducido drásticamente desde 1970.

En su lugar, se han extendido prácticas y creencias nocivas sobre la crianza, como el aislamiento de los niños en sus propios dormitorios o la idea de que atender al llanto del niño demasiado rápidamente puede hacer que el niño “se malcríe”, explica Narvaez.

Al mismo tiempo, por estas u otras razones, investigaciones diversas demuestran que la salud y el bienestar de los niños y jóvenes norteamericanos han empeorado en los últimos 50 años: hay una epidemia de ansiedad y depresión entre los jóvenes; los comportamientos agresivos y la tasa de delincuencia aumentan en los niños; y la empatía, base de las actitudes morales y compasivas, se ha reducido en el caso de los estudiantes universitarios.

Según Narvaez, éste es un tema preocupante: “Los niños que no tienen sus necesidades emocionales cubiertas en los primeros años de vida tienden a ser más egoístas. No cuentan con el mismo grado de emociones relacionadas con la compasión que niños que han crecido en familias cálidas, sensibles”.

Los resultados de la presente investigación serán presentados en un simposio que se celebrará en octubre en la Universidad de Notre Dame.

La preocupación sobre el estado en que, actualmente, llegan los niños a los colegios de Estados Unidos (con pobres aptitudes sociales, escasa regulación emocional y hábitos que no promueven los comportamientos sociales) ha inspirado el encuentro, tal y como se explica en la página web oficial.

jueves, 23 de septiembre de 2010

LA NUEVA CULTURA ESTÁ MANIPULADA POR LA POLITICA

Es claramente antidemocrática en sus contenidos y finalidades, EN VEZ DE SER PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, de libre circulación y motivo de crecimiento.

En algunos momentos de nuestra Historia ha existido, como existe hoy también, una sediciente cultura en clara connivencia con determinadas ideologías políticas. La finalidad es domesticar a las masas y arrinconar a la opinión disidente.

Para ello, los medios de comunicación no dudan en fabricar imágenes e interpretaciones distorsionadas de la realidad social. Esa cultura instrumentalizada por la política es claramente antidemocrática en sus contenidos y en sus finalidades.

Entendámonos. En su sentido amplio, la palabra cultura recubre un conjunto de interpretaciones del mundo y, sobre todo, de pautas de comportamiento. El ser humano necesita orientaciones en su vida de todos los días para posicionarse, decidir y actuar en un mundo complejo y azaroso. Si además religión y cultura entran en alianza, la independencia del individuo deviene casi ilusoria y la emancipación personal requiere un esfuerzo titánico del que muy pocos son capaces. En un sentido restringido, la cultura de una época son sus modos de lenguaje, su música, su arte, su saber literario. En fin, lo que siempre se ha entendido por cultura "in recto".

Digo siempre, porque ahora la cultura se ha convertido en un ectoplasma, una "MASA" colectiva, un estado de opinión, una "sensibilidad" como dirían algunos. En la gran paellera de la cultura nueva se ha echado de todo: En primer lugar una buena dosis de relativismo nietzscheano para eliminar el gusto rancio de los valores tradicionales. Relativismo moral pero no negro y nihilista, sino muy aligerado con la frivolidad, la movida; más diversión, más ecoturismo, un bouquet de dogmas políticos, una dosis de candoroso buenismo en política interna y externa, y ante todo nuevos y simplistas credos democráticos. Todo ello removido y agitado por algunos medios de comunicación televisivos y radiofónicos.

De esta manera, lo cultural, en su versión de contrabando, se convierte en político-socio-cultural.

A esta nueva forma de cultura, la llamaré “neocultura” para entendernos.
Se venden como cultura, un cine que de ninguna manera refleja nuestra realidad social, la tontería intrascendente de muchos programas de televisión y una banalidad sin límites en el lenguaje, tanto en los medios como en la calle, en subasta permanente para ver quién es el más grosero. Ese será el más gracioso y el más listo. A la altura de los niños de siete años dándoselas de mayores en el patio de la escuela.

Los problemas centrales son otros

Nuestra sociedad española de hoy está aquejada de males graves, muy graves, como el paro y una crisis endémica de la que vamos a tardar mucho tiempo en salir. Más durablemente nos afligen otras crisis en profundidad como la crisis de los valores que socaba los fundamentos de nuestra vida en común, la familia y el Estado.

Ese es el centro de lo que debiera ser el debate social. Pero no se preocupen. Aquí no hay problema. Para curar nuestros males disponemos de un cataplasma universal que es la cultura, en su versión irrisoria de hoy, la neocultura.

Pan y circo, decían los romanos. Hoy le basta al pueblo con cultura de circo. Cultura festiva y carnavalesca, como la de los días del orgullo gay, versión amable - acomodada al aire del tiempo- de las grandes paradas militares.

Sin olvidar el montaje mediático de los multitudinarios fervores en honor de los héroes deportivos. Otro opio del pueblo del que la política hizo uso en otros tiempos hoy denostados, pero aun en uso. Otros tiempos, pero siempre con la misma idea de descerebrar a las masas.

Los hombres políticos están ahí para inventar sentido a las cosas. Ese sentido es la médula de una propaganda destinada a comprar adhesiones. Lo grave es hacer propaganda adulterando la realidad, alisando con descaro sus perfiles hirientes y dolorosos. Y vendiendo un slogan: ¡Aquí todo va bien y viva la fiesta, porque podemos pagárnosla!.

En esa labor, los forjadores de las MASAS colectivas se han apoderado del lenguaje a través de la prensa y las televisiones artífices permanentes de la opinión pública. Se falsifica el sentido de las palabras.

Es muy significativo el mal uso de la palabra "democracia", uno de los conceptos-claves en las sociedades occidentales contemporáneas.

Pues bien, ahí tenemos a la obra a los mercenarios de la ideología redefiniendo lo que es democrático y lo que no lo es.

Una apropiación semántica vergonzosa. Por dar un ejemplo concreto: hay que ver con qué furor han tachado de antidemocráticos a quienes han querido debatir sobre la legalización encubierta del aborto y el derecho a la vida reflejado en la Constitución.

La nueva cultura se reviste de formas religiosas. Tiene su alto y bajo clero, fervientes apóstoles que tergiversan todo, inventando falsos focos de interés para el pueblo.

Pregunto y espero no equivocarme demasiado: ¿Qué interés fundamental tienen hoy para ese pueblo, y para el 20% de parados, tanto arte contemporáneo, tantos museos de arte moderno, tantos óscares y goyas, tantos polideportivos en las aldeas, el almodovarismo y las penélopes, etc.?

Y ese aire de nuevos ricos que nos ha hecho creer que somos; tan espléndidamente dadivosos con las miserias lejanas, y tan poco conscientes de la magnitud de la propia miseria.

Pero cuidado con disentir y criticar, porque a los que apartan de la “orto-doxia”, ( en traducción hodierna de las raíces griegas sería “lo políticamente correcto”), a esos heterodoxos se les cuelgan sambenitos como hacían los inquisidores de antaño.

Para esa labor, ahí andan siempre alerta, como el brazo armado de lo políticamente correcto, unas escuadras de pseudointelectuales, mercenarios bien remunerados, al servicio de la opinión correcta.

Dispuestos a cebarse, con el humor y la irrisión, contra cualquier oponente a la MASA que manifieste opiniones desviantes.

Eso es política. Ante la tragedia del desmoronamiento del empleo, se ve poca reforma estructural. Todo lo que se ha sabido hacer es crear batallones de agentes de desarrollo, de acompañantes sociales, de empleos ficticios de jóvenes para encuadrar minorías, etc. etc.

Y promover el fútbol que se convierte en preocupación mayor de la población. La euforia ha sido tal tras el triunfo en el Mundial que hasta los viejos vuelven a recuperar su perdido vigor para hacer el amor. (¡Emotiva información que ha difundido el Canal Sur de Andalucía!). Nota de estilo: digo hacer el amor. ¡Qué cursilería! Hoy se habla más claro, en el lenguaje de la neocultura.

En la memoria de todos está una época reciente en la que la política de otro signo se adueñó de la cultura durante varias décadas.

Pero que quede claro: Hoy por hoy, de este auténtico estado terminal de nuestra democracia, el mayor responsable es el partido en el poder, sea cual sea su sigla. Responsable por haber hecho de la cultura un instrumento de domesticación de las masas. La cultura debiera ser, a través del arte y de la música, de la bella escritura, del hondo pensamiento filosófico, un luminoso camino del SER HUMANO hacia el centro de sí mismo, para encontrar allí, en su intimidad, las razones personales del pensar y del hacer y simplemente de entender la vida que está viviendo y su actual escala de valores.

No es así. La cultura confiscada por la política se ha convertido en material de consumo, en droga colectiva. Que masifica, despersonaliza y, claro está, es inflexible con el disidente.

La cultura debe estar al servicio de la evolución e integración de todos los seres humanos, en una única raza “LA DE SER HUMANO”

Por una cultura de UNIÓN, QUE TIENDE PUENTES, QUE ACERCA OPINIONES DIFERENTES, POR UNA CULTURA ASÍ DEBEMOS LUCHAR TODOS, SINO LUEGO NO PODREMOS QUEJARNOS DE LO QUE ESTA PASANDO Y PASARA.

domingo, 19 de septiembre de 2010

SER O SER VEGETARIANO

Armonía en el Reino Animal: La Dieta Vegetariana

Un gato corría veloz perseguido por un perro. Al poco, el gato ya agotado se paró esperando la llegada de su triste destino.

El perro estaba a punto de saltar sobre su presa cuando ésta le preguntó:
¿Por qué quieres matarme?

Así me lo enseñaron mis padres, si no ¿de qué voy a alimentarme? Unos nos comemos a otros —contestó un poco sorprendido el perro.

Tienes razón ―replicó el gato―. Yo también atrapo ratones y los mato para subsistir, pero no lo hago por placer sino por necesidad pues mis cachorros y yo lo necesitamos.

Un ratoncillo que estaba escondido tras una piedra se asomó y les dijo:

Perdonad que entre en vuestra conversación, sin querer la escuché pues me escondí para que no me atrapara el gato, pensando que me había visto.

¿No habéis pensado alguna vez que vuestros padres, sus padres y los padres de sus padres quizás se equivocaron y que ya es tiempo de rectificar tan cruenta conducta? ¿No sería posible renunciar a que el miedo esté siempre presente en nosotros? ¿Por qué no encontráis una solución a vuestra alimentación sin necesidad de generar sufrimiento?

Yo conozco bien el reino vegetal, podría ayudaros a encontrar plantas que os proporcionarían la energía necesaria para vivir.

Miradme. ¿Tengo cara de pasar hambre? Ya veis que no.

Al unísono le contestaron el perro y el gato:

Ya, todo lo que nos cuentas está bien, pero… ¿qué pensarán de nosotros los demás animales? Se reirán y además, tampoco tenemos una dentadura preparada para ello.

No os preocupéis ―continuó el ratón―. Al principio puede que ocurra así, que se rían de vosotros. Pero cuando vean que podéis vivir en paz, algunos se unirán a vosotros y después, poco a poco, la mayoría también lo hará. Sólo algunos rezagados permanecerán como el “baluarte” de las viejas y “auténticas” costumbres.

De ellos no os preocupéis, puesto que cada vez se encontrarán más solos y entonces muy tímidamente y sin que los demás lo sepan se unirán; para ello emigrarán allá donde no les conocen y llegarán como los “auténticos” defensores de las nuevas y genuinas costumbres.

Dejadlos, pues las nuevas vibraciones harán el resto hasta que se confundan por completo en la nueva era animal. Y respecto a la dentadura, en nuestros genes tenemos escrito que la evolución es permanente, así que pronto los cuerpos se adaptarán al cambio de alimentación.

Los tres se miraron y un mismo pensamiento tuvieron. Se dieron las manos y se alejaron juntos a la búsqueda de las plantas que el ratón tan bien conoce.

Dedicado a los animales que nos acompañan en la senda de la vida, a quienes tanto les debemos. En especial a los que pasaron y dejaron su huella en la mía.

Ser vegetariano es tener respeto por cualquier manifestación de vida en nuestro planeta, hoy en día se puede encontrar información medica y científica donde se explica perfectamente como una dieta vegetariana es rica en todo lo que cualquier ser humano necesita para una alimentación equilibrada.

Desde aquí y desde hoy os animo al menos a que os informéis, por dos motivos principales:
1.- Respeto a la vida.
2.- Por una alimentación sana.

jueves, 16 de septiembre de 2010

EL COMERCIO DEL HAMBRE

Transnacionales y agronegocios: Peligro de una nueva catástrofe alimentaria mundial

Controlados por las corporaciones trasnacionales, y despojados de su condición de "bien social", los alimentos se convierten en mercancía capitalista con un valor fijado por la especulación financiera, convirtiéndose en la causa principal de las hambrunas y conflictos sociales que ya empiezan a desarrollarse por todo el planeta.

Informe especial

El fantasma de la escalada global en los precios de los alimentos que el mundo vivió hace dos años vuelve a asomarse y con ello los temores de que se repitan los estallidos y protestas sociales masivas en contra de los aumentos, como sucedió en 2008.

En un primer capítulo, en el 2008, y a causa del aumento de los precios del petróleo, hubo una escalada mundial del precio de los alimentos que incrementó el proceso de hambruna que padecen habitualmente las poblaciones más desprotegidas de Asia, África y América Latina.

En un segundo capítulo, con el desarrollo de la crisis recesiva global, ese proceso se agudizó arrojando a más población desposeída a la marginalidad y a la carencia de alimentos para subsistir aunque sólo sea a escala precaria. Además, y según el Foro Humanitario Global con sede en Ginebra, el cambio climático afecta seriamente a 325 millones de personas al año, y el sistema de la alimentación está en el centro.

Un reciente estudio del organismo de Naciones Unidas y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé un incremento de entre 15% y 40% en el valor de los granos.
Por otra parte, los valores reales de los productos lácteos subirán entre 16 y 45% y el de los aceites vegetales en 40%, según la investigación.

Los valores de los alimentos alcanzaron su nivel más alto en dos años, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

Sólo en agosto, la ONU dijo que el incremento de los precios llegó al 5%, debido principalmente al alza del trigo tras la prohibición de la exportación del grano por parte de Rusia.

Si estas proyecciones resultan ciertas, la escalada de los precios de los alimentos, producida por la especulación financiera y por la alta concentración de la producción y comercialización en manos de un puñado de trasnacionales de la alimentación, continuará en ascenso.

Los efectos ya se han hecho sentir. Hace dos semanas, al menos diez personas murieron en Mozambique en una serie de rebeliones sociales contra un aumento de 30% en el valor del pan.

La plaga del hambre
La plaga del hambre, de la exclusión social y del desempleo que ya se extienden como una epidemia por las áreas empobrecidas del planeta están generando las condiciones para un "Apocalipsis social".

Según la FAO, cada seis segundos muere un niño de hambre en el mundo y cada día 17.000 niños pierden la vida por no tener nada que comer.
En la última Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria, el director de la FAO, Jacques Diouf, contó seis segundos en un spot publicitario y agregó: "Un niño ha muerto de hambre en el mundo". En el día de la asamblea mundial contra el flagelo, 17 mil personas murieron de hambre, añadió.

Según la ONU, en el mundo ya hay más de 1.000 millones de personas que padecen hambre, la cifra más alta de la historia, y en todo el planeta hay 3.000 millones de desnutridos, lo que representa casi la mitad de la población mundial, de 6.500 millones.

No hace falta mucha imaginación (el fenómeno ya se verifica en la realidad) para mensurar el factor apocalíptico masivo que representaría para el sistema el avance de ejércitos de hambrientos buscando comida para supervivir en las grandes urbes, enfrentando con la violencia a la represión militar o policial.

Según la ONU, con "menos del 1%" de los fondos económicos que han utilizado los gobiernos capitalistas centrales para salvar al sistema financiero global (bancos y empresas que han desatado la crisis económica), se podría resolver la calamidad y el sufrimiento de miles de millones de personas (casi la mitad de la población mundial) que son víctimas de la hambruna a escala mundial.

¿Y por qué no se hace? Por una razón de fondo: Los pobres, los desamparados, la "población sobrante", no son un "producto rentable" para el sistema capitalista.

El comercio del hambre
En la realidad, la producción de alimentos está fuera de la órbita del control estatal de los gobiernos.

Los recursos esenciales para la supervivencia están supeditados a la lógica de rentabilidad capitalista de un puñado de corporaciones trasnacionales (con capacidad informática, financiera y tecnológica) que los controlan a nivel global, y con protección militar-nuclear de EEUU y las superpotencias.

En ese escenario, la producción y comercialización de alimentos no está supeditada a la lógica del "bien social", sino a la más cruda lógica de la rentabilidad capitalista.

Según la propia FAO, diez corporaciones trasnacionales controlan actualmente el 80% del comercio mundial de los alimentos básicos, y similar número de mega empresas controlan el mercado internacional del petróleo, de cuyo impulso especulativo se nutre el proceso de suba de los alimentos, causal de la hambruna, que ya se extiende por todo el planeta.
Al iniciarse en Guadalajara, México, una conferencia técnica sobre la biotecnología agrícola, Pat Mooney, director ejecutivo del Grupo ETC de Canadá, dijo al diario La Jornada que lo único que le interesa a las multinacionales del sector es obtener ganancias.

El experto señaló que las transnacionales nunca se interesaron en la alimentación de los pobres, debido a que no representan un mercado.

Pat Mooney dijo que en este tipo de reuniones de la FAO siempre están presentes firmas como la Dupont y Monsanto, con patentes monopólicas de producción y expresó que por encima de los representantes de los gobiernos, son ellas las que dicen la última palabra.

Entre los primeros pulpos trasnacionales de la alimentación, se encuentran la empresa suiza Nestlé SA., la francesa Groupe Danone SA. Y la Monsanto Co., que lideran mundialmente la comercialización de alimentos y que, además de controlar la comercialización y las fuentes de producción, poseen todos los derechos a escala global sobre semillas e insumos agrícolas.

Despojados de su condición de "bien social" de supervivencia, esos recursos se convierten en mercancía capitalista con un valor fijado por la especulación en el mercado, y los precios no se fijan sólo por la demanda del consumo masivo, sino básicamente por la demanda especulativa en los mercados financieros y agro-energéticos.

Por lo tanto, no hay "crisis alimentaria" (como sostienen la FAO, la ONU, el
Banco Mundial, y las organizaciones del capitalismo como el G-8) sino un incremento de la hambruna mundial por la especulación financiera y la búsqueda de rentabilidad capitalista con el precio del petróleo y los alimentos.

El control de las fuentes, de la producción, de la comercialización internacional y de la masa de recursos financieros emergentes por las corporaciones trasnacionales, tornan impotentes a los gobiernos dependientes (sin poder de gerenciación sobre esos recursos) para resolver los problemas de la hambruna que aqueja a sus pueblos.

Y por más apelaciones que hagan las instituciones "asistencialistas" del sistema capitalista como la ONU y la FAO (que suceden a la caridad religiosa) las corporaciones transnacionales establecen su dinámica productiva a partir de la relación costo-beneficio.

Esto es, y atendiendo a la lógica esencial que guía el desarrollo histórico del capitalismo, sólo producen atendiendo a la ley de la rentabilidad, a la ley del beneficio privado, y no atendiendo a la lógica del beneficio social.
Por otra parte, los fondos que destinan la ONU, el Banco Mundial y demás organizaciones del capitalismo trasnacional, son mendrugos comparados con la ganancias multimillonarias de los pulpos petroleros y de la alimentación y el crecimiento de las fortunas personales de sus directivos y accionistas.

Según analistas especializados de Wall Street, un 60% del precio del petróleo crudo y de las materias primas alimentarias tiene como causal a la especulación en futuros no regulada, de fondos precisamente autodenominados "especulativos", bancos y grupos financieros que utilizan las bolsas de futuros ICE de Londres y NYMEX de Nueva York y el comercio inter-bancos.

En este tercer frente del negocio agro-energético financiero (productor directo de la hambruna y la inflación mundial) se encuentran en primera línea Goldman Sach y Morgan Stanley, súper-gigantes de la especulación financiera en alta escala del capitalismo trasnacional sionista con asiento en Wall Street.

En este escenario, los precios no se fijan sólo por la demanda del consumo, sino básicamente por las necesidades comerciales y la demanda especulativa en los mercados financieros agro-energéticos.

De este accionar monopólico y de la acción especulativa en los principales mercados de materias primas, entre cuyas herramientas financieras se encuentra el ICE [Intercontinental Exchange] de Londres y las bolsas mercantiles de Nueva York y Chicago, provienen principalmente las ganancias siderales del mega-consorcio financiero Goldman Sach.
En el 2008, los grandes pulpos concentrados huyeron de la crisis financiera y comenzaron la especulación en alta escala con los alimentos y materias primas convertidos en estrellas de la rentabilidad financiera.

El mercado del hambre
Los acuerdos internacionales a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC), los Acuerdos de Libre Comercio (FTA) y los Acuerdos de Asociación Económica (EPA), impulsados por programas del Banco Mundial y del FMI, permiten que el apoyo incondicional a los agro negocios sea una prioridad en las políticas alimentarias y agrícolas de los gobiernos en el mundo subdesarrollado.

Los subsidios gubernamentales destinados a las transnacionales agroalimentarias están orientados a la agricultura industrial, eliminando granjas en el Norte y en el Sur por medio de precios bajos de dumping.
Mediante la "revolución verde", las transnacionales de agro negocios excluyen los conocimientos locales en la agricultura e imponen nuevas tecnologías e insumos agrícolas artificiales que los campesinos tienen que comprar, dependiendo de ellos de forma permanente.

En su búsqueda de rentabilidad a cualquier costo, las transnacionales buscan controlar el mercado mundial de los alimentos y convertir la producción campesina en producción industrial, controlando la fijación de precios a escala global.

En su rapacidad las transnacionales de la agroalimentación se apoderan de tierras para convertirlas en monocultivos de agro combustibles.
O sea, cultivan alimentos para los automóviles mientras la mitad de la población mundial vive en estado de pobreza y de desnutrición.

Y los gobiernos, al no tener poder de gerenciación sobre sus recursos agroenergéticos se convierten en títeres de las corporaciones que los controlan y que se apoderan de la renta del producido por el trabajo social de esos países.

Y como el capitalismo trasnacional (las corporaciones que controlan el petróleo y los alimentos) sólo produce para quien está en capacidad de comprar esos productos, la falta de poder adquisitivo de las mayorías empobrecidas del planeta, lleva su vez a que las corporaciones reduzcan la producción para achicar costos y preservar la rentabilidad vendiendo menos pero más caro.

El mundo atraviesa por una sobredemanda de alimentos y de petróleo que, a su vez, multiplica la rentabilidad de los grupos que hegemonizan el poder sobre la producción y comercialización, y sobre los mercados de la especulación financiera de las materias primas.

De esta manera, a los pulpos petroleros y alimentarios no les interesa producir más, sino ganar más produciendo lo mismo con baja de costos de personal e infraestructura.

En consecuencia, controlados por las corporaciones trasnacionales, y despojados de su condición de "bien social", los alimentos se convierten en mercancía capitalista con un valor fijado por la especulación financiera, convirtiéndose en la causa principal de las hambrunas y conflictos sociales que ya empiezan a desarrollarse por todo el planeta.

sábado, 11 de septiembre de 2010

PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO....BASTA CON QUERER

CAMBIA TU MUNDO…DESPIERTA!!!

LLAMAMIENTO MUNDIAL

El ser humano tiene en su interior la facultad de cambiar dentro de sí, aquello que le impide ser un poco mejor cada día, haciendo los cambios que cada uno considere oportunos, para nuestra evolución individual y como especie.

Con lo cual contribuye a cambiar el mundo como miembro de él y a cambiar su visión de las cosas, no hay evolución sin conciencia y no hay conciencia sin conocimiento, sabido es que a mayor conocimiento mayor nivel de conciencia y a mayor nivel de conciencia mayor nivel de moral llevaran nuestros actos.

Así que esforcémonos en el auto-conocimiento, el conocimiento espiritual y en el conocimiento de las cosas que nos rodean, para que como decía antes seamos cada día un poco mejores que el anterior.

Una vez le preguntaron a un sabio ¿por qué los malos siempre ganan?
El sabio respondió:
“Porque los buenos a pesar de ser muchos más les dejan”

Soñar con un mundo mejor, implica que al despertar hay que poner manos a la obra, son tiempos de implicarse en entre todos hacer el mundo que los bue os queremos, no dejar que otros nos diseñen el mundo donde quieren que vivamos, porque si lo hacemos así, no tenemos ningún derecho a quejarnos, si dejamos que nuestro futuro y nuestro mundo lo decidan y diseñen otros, no tendremos derecho a protestar.
Este es un llamamiento dirigido a todas las personas que deseen hacer algo para comenzar a cambiar el mundo en el que vivimos.

Todos hemos oído que los cambios deben comenzar por uno mismo pero se necesita la colaboración de muchas personas para que ese cambio que tantos anhelamos se lleve a cabo de una manera rápida.

Debemos reaccionar pronto, debemos salir de una vez por todas del letargo en el que nos vemos sumidos y comenzar a poner los cimientos de un mundo más justo y saludable para todos. No podemos seguir esperando a que nuestros gobernantes reaccionen y cambien de mentalidad; podría ser demasiado tarde.

Este llamamiento pretende hacer ver a los gobiernos de todo el mundo que nuestras prioridades no coinciden con las suyas y que nuestros votos, la mayoría de las veces, son entre lo menos malo y lo malo. La abstención, cada vez más frecuente, muestra la falta de motivación y de credibilidad ante nuestros representantes.

Nuestras necesidades han cambiado, ¿cómo pueden los gobiernos seguir buscando mayorías cuando en sus prioridades no se encuentra erradicar el hambre de sus congéneres? ¿Cómo se puede hablar de solidaridad cuando nuestro estamento médico todavía se niega a aceptar medicinas y métodos alternativos que podrían salvar muchas vidas porque eso supondría una gran amenaza para su propia estructura interna?

Este llamamiento es para todo aquel que no quiera seguir contribuyendo a esta gran enajenación en la que vivimos y que sigue permitiendo cosas como:

- Que el 20% de la población mundial consuma el 80% de los recursos del planeta

- Que los gastos militares mundiales sean 12 veces más elevados que la ayuda a los países en vías de desarrollo,

- Que 1.000 millones de seres humanos no tengan acceso al agua potable y que 5.000 personas mueran diariamente por consumir aguas contaminadas.

- Que 1.000 millones de personas padezcan hambre.

- Que más del 50% de los cereales comercializados en el mundo se destinen a la alimentación animal y a la fabricación de biocombustibles.

- Que todavía haya presos en cárceles únicamente por manifestar sus ideas políticas.

- Que seres humanos puedan condenar a muerte a un semejante en nombre de la justicia.

- Que ladrones de “guante blanco”, algunos con importantes cargos políticos, sigan impunes y libres mientras otros que no pueden pagar su libertad se consuman en las cárceles por cantidades infinitamente inferiores.

- Que cada año desaparezcan 13 millones de hectáreas de bosque.

- Que las poblaciones indígenas vean impotentes cómo se apropian de sus tierras a cambio de una vida indigna.

- Que las diferentes especies es estén extinguiendo a un ritmo 1.000 veces superior al ritmo natural.

- Que las ¾ partes de los recursos pesqueros estén agotadas o al borde de estarlo.

- Que antes del 2.050 pudiera haber 200 millones de refugiados climáticos.

- Que nuestros productos sigan sin tener etiquetas “transparentes” para poder saber y elegir lo que consumimos.

- Que los bancos se centren exclusivamente en maximizar sus beneficios en lugar de ofrecer un servicio público a la sociedad.

- Que el tercer comercio más lucrativo, tras el tráfico de armas y drogas sea el tráfico de menores.

- Que, que, que…

En esta enumeración solo hay constancia de unos pocos “Qué” pero todos sabemos que hay muchos más.

Mostremos nuestro desacuerdo a tanta aberración. Unámonos y dejemos constancia de nuestro poder. Que todo el que esté dispuesto a colaborar en este cambio de conciencia mundial asista a este gran llamamiento y que los medios de comunicación reflejen el nuevo sentir de una cantidad cada vez mayor de seres humanos.

Lo único que debemos hacer es acudir a la plaza del ayuntamiento del pueblo o ciudad en donde nos encontremos, el mismo día a la misma hora y que nuestra presencia pacífica y silenciosa dé un ejemplo a todos nuestros dirigentes de que no estamos de acuerdo con sus gobiernos y de que la solidaridad con todo el planeta, y la paz mundial deben de dejar de ser quimeras para convertirse en una realidad.

Movilicémonos para salvar lo que aún podemos salvar TODOS TENEMOS EL PODER DE CAMBIAR ¿A QUÉ ESPERAMOS? SI QUEREMOS PODEMOS. DE NOSOTROS DEPENDE QUE LAS HUELLAS QUE DEJEMOS EN ESTE PLANETA SEAN REALMENTE DE SERES HUMANOS.

“LA ESPERANZA ES EL SUEÑO DEL HOMBRE DESPIERTO” (Aristóteles)

Encuentro el próximo día 10 de octubre (10 del 10 del 2.010) a las 12h A.M

viernes, 10 de septiembre de 2010

LA CIENCIA DESCUBRE COMO LEER EL PENSAMIENTO

Científicos de la Universidad de Utah descubrieron que es posible traducir las ondas cerebrales en palabras, dando un paso fundamental para “leer el pensamiento” de las personas con parálisis avanzada. Uno de los responsables de la investigación manifestó su esperanza de que en dos o tres años, el descubrimiento esté disponible para su uso en pacientes paralizados.

Un equipo de científicos de la Universidad de Utah ha dado un paso insólito hacia el ideal de “leer el pensamiento” de las personas con parálisis avanzada, en un estudio que muestra que es posible traducir las ondas cerebrales en palabras.

El estudio, publicado en la revista especializada “Journal of Neuroscience” y recogido por varios medios estadounidenses, explica que este hallazgo que parece propio de una película de ciencia ficción fue posible gracias a la colocación de electrodos en el cerebro.

El equipo liderado por el bioingeniero Bradley Greger diseñó un delicado mecanismo que consistía en distribuir los electrodos en dos “rejillas” del tamaño de un botón que colocaron en los centros del habla del cerebro de un paciente epiléptico.

Los científicos conectaron entonces el sistema de electrodos a un ordenador dispuesto para grabar señales cerebrales y presentaron al paciente 10 palabras que consideraron útiles para una persona paralizada: “sí”, “no”, “calor”, “frío”, “hambriento”, “sediento”, “hola”, “adiós”, “más” y “menos”.

A continuación, pidieron al paciente que tratara de repetir las palabras en voz alta, y comprobaron que, en una proporción del 76 al 90 por ciento de los casos, el ordenador mostraba las mismas señales cerebrales para cada palabra que las que había enseñado durante el experimento anterior.

“No cabíamos en nosotros mismos de la emoción cuando vimos que funcionaba”, dijo el profesor Greger en un comunicado adjunto al estudio.
Greger no dudó en calificar el hallazgo de “lectura del pensamiento” y expresó su esperanza de que “en dos o tres años esté disponible para su uso en pacientes paralizados”.

La posibilidad de que pensar en una palabra produzca las mismas señales cerebrales que decirla conduce a Greger a creer que la creación de una máquina de traducción y de repetición de la palabra en cuestión no es nada disparatado.

“Hemos probado que estas señales nos dicen lo que la persona está pensando, pero necesitamos ser capaces de traducir más palabras con más precisión hasta que se convierta en algo que un paciente pueda considerar útil”, explicó.

Un tipo de paciente que podría resultar especialmente beneficiado es, según Greger, el que padece el síndrome de parálisis temporal tras sufrir un ataque.

En ese estado, los pacientes suelen comunicarse con movimientos, como el guiño de un ojo, para escoger las palabras de un listado, pero la posibilidad de transmitir lo que piensan supondría un “gran avance” para su autonomía.

“Incluso si sólo logramos llegar a traducir 30 ó 40 palabras, eso podría darles mucha mejor calidad de vida”, aseguró.

El descubrimiento, que de momento sólo ha sido ensayado en ese único paciente, también podría beneficiar a los afectados por la enfermedad de Lou Gehrig o el trauma profundo.

Hasta ahora, la posibilidad de colocar electrodos en la superficie del cerebro ha sido descartada en numerosas ocasiones por el temor a causar daños irreversibles, algo que, según Greger, no ocurre con su método, pues las pequeñas partidas de electrodos sólo se depositan en los centros de habla, “y no se implantan”.

En su afán por “refinar” la máquina de traducción del pensamiento, el equipo liderado por Greger ha aumentado el número de electrodos que se agrupan en la rejilla de 16 a 121 sensores, con el fin de aumentar la precisión de las lecturas