C.E.

C.E.
....

viernes, 29 de octubre de 2010

EL AMOR PRODUCE EL MISMO EFECTO ANALGÉSICO QUE LOS CALMANTES

El enamoramiento activa las áreas cerebrales del sistema de recompensa, constata un estudio.

Un equipo de investigadores de la Stanford University School of Medicine, de Estados Unidos, ha constatado que los sentimientos de amor apasionado pueden aliviar el dolor con la misma eficacia que los calmantes. Esto es posible porque el amor intenso activa las mismas áreas del cerebro que tratan los medicamentos: aquellas regiones relacionadas con el sistema de recompensa cerebral. El descubrimiento permitirá conocer mejor los circuitos neuronales vinculados al dolor, para desarrollar métodos de alivio más eficientes.

Un equipo de investigadores de la Stanford University School of Medicine, de Estados Unidos, ha constatado que los sentimientos de amor apasionado pueden aliviar el dolor con la misma eficacia que los calmantes e incluso que algunas drogas ilegales, como la cocaína.

Según los científicos, este alivio es posible porque el amor intenso activa las mismas áreas del cerebro que tratan los medicamentos destinados a paliar el dolor, es decir, aquellas regiones en los que se encuentran los sistemas de recompensa del cerebro.

En estos sistemas es donde se genera la dopamina, que es una hormona y un neurotransmisor que influye en nuestro estado de ánimo, en nuestra gratificación y en nuestra motivación, explica el especialista Sean Mackey, director del estudio, en un comunicado de la Universidad de Stanford.

Aprender del amor

Mackey afirma que: “Cuando la gente se encuentra en la fase más apasionada del enamoramiento se producen alteraciones significativas en su estado de ánimo que impactan en su experiencia del dolor”.

Comprender de qué manera se produce este impacto o cómo se establecen las vías de recompensa neuronal que alivian el dolor físico gracias al amor podría servir para desarrollar nuevos métodos calmantes, afirman los investigadores.

Sean Mackey ha colaborado en esta investigación con el psicólogo de la Stony Brook University de Nueva York, Arthur Aron, un científico que se ha dedicado ha estudiar el fenómeno del amor durante los últimos 30 años.

El estudio se inició cuando ambos científicos se conocieron en una conferencia sobre neurociencia, en el que tuvieron ocasión de poner en común sus ideas. De esta forma, se dieron cuenta que los sistemas neuronales implicados en el amor estaban profundamente imbricados con los sistemas neuronales relacionados con el dolor.

Se preguntaron, entonces, si era posible que ambos sistemas se modularan recíprocamente, y se pusieron manos a la obra para descubrirlo.

Descripción del experimento

En los experimentos realizados participaron quince estudiantes universitarios perdidamente enamorados, y que se encontraban en las primeras fases de sus respectivas relaciones de pareja (momento en que las personas se sienten eufóricas, energéticas, piensan obsesivamente en la persona amada y están anhelando de manera permanente la presencia de ésta).

Esta forma de amor apasionado es muy similar a una adicción, afirman los científicos. Recientemente, especialistas de la Yeshiva University, de Estados Unidos, llegaron a una conclusión similar a raíz de otro estudio en el que se constató que, cuando una persona es abandonada por la pareja a la que ama, se ponen en marcha ciertas regiones cerebrales relacionadas con el anhelo y las adicciones. Los investigadores de la Universidad Yeshiva señalaron entonces que el romanticismo sería una “adicción natural”, tanto si nos hace felices como si nos hace infelices.

Aron y Mackey pidieron a los participantes en su investigación que trajeran fotos de sus parejas y de personas conocidas que tuvieran un atractivo similar al de sus parejas.

Durante el experimento, a los estudiantes se les presentaron, de manera intermitente, las imágenes aportadas, mientras se les sometía a una sensación de dolor suave, con un estimulador térmico controlado por ordenador y que se les había colocado en la mano.

Al mismo tiempo, los científicos registraron la actividad cerebral de los participantes con tecnología de exploración de resonancia magnética funcional (fMRI).

Por último, los investigadores registraron los niveles de alivio del dolor de los estudiantes frente a las imágenes aparecidas, y también ante ciertas frases de distracción como “piensa en un deporte que se juegue sin pelota”.

Evidencias científicas previas habían demostrado que las distracciones pueden aliviar el dolor, por lo que Mackey y Aron querían asegurarse de que el amor no funcionaba como una distracción en el alivio del sufrimiento físico.

Analgesia inducida por enamoramiento

Los resultados obtenidos demostraron, por un lado, que tanto el enamoramiento como las distracciones verdaderamente reducen el dolor, mucho más que la concentración en la imagen de una persona conocida que resulte atractiva.

Sin embargo, en ambos casos no se activan las mismas regiones cerebrales. En la prueba de distracción, el alivio del dolor fue mayormente cognitivo y estuvo asociado a áreas corticales del cerebro.

La analgesia inducida por el amor, por el contrario, estuvo más relacionada con las áreas de recompensa del cerebro, con estructuras profundas de éste que pueden bloquear el dolor a un nivel espinal (de la misma forma que lo hacen los analgésicos opiáceos, por ejemplo).

Una de las regiones clave del alivio provocado por el amor fue el llamado núcleo accumbens, un área del cerebro que se cree que tiene un papel importante en la recompensa, la risa, el placer, la adicción y el miedo.

Por último, y según publican los investigadores en la revista PlosOne, el experimento también reveló que existe una variedad considerable en el grado de alivio del dolor experimentado por cada individuo al mirar la foto del ser amado. Esta variabilidad podría deberse a diversos factores, como la atención dedicada a la tarea encomendada o ciertas características de cada relación (grado de “obsesión” por la pareja, fuerza de la relación, etc.)

Compensación cognitiva

Los resultados obtenidos por Aron y Mackey coinciden con los de otra investigación realizada en 2009 por científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos). En este caso, 25 mujeres enamoradas fueron sometidas a estímulos dolorosos leves en diversas condiciones, como estar junto a sus parejas o no, ver fotos de sus novios o imágenes neutras, etc.

En este caso, las mujeres señalaron experimentar una gran reducción del dolor mientras veían las fotos de sus novios o mientras sujetaban a éstos la mano, en comparación con el dolor que sentían en otras situaciones.

Los autores del estudio explicaron entonces que la causa de esta diferencia en el grado de sufrimiento físico podía ser una compensación cognitiva: ver una foto del ser amado activaría representaciones mentales placenteras, unos pensamientos que tendrían un efecto paliativo del dolor.

martes, 26 de octubre de 2010

¿CÓMO CRIAR HIJOS FELICES?

El modo de crianza de los ancestros propicia el desarrollo moral de los niños

Juego libre, familias extensas y contacto físico frecuente, en las raíces de la empatía

El tipo de crianza que aplicaban nuestros ancestros lejanos propicia el desarrollo moral de los niños pequeños. Esto es lo que ha revelado una investigación en la que se constató que los niños en edad preescolar son más empáticos, compasivos y cooperativos, si a lo largo de su corta vida han recibido cariño en forma de contacto físico frecuente, si han sido amamantados durante bastante tiempo o si se les ha animado a que jueguen libremente con otros niños. Por el contrario, ciertas costumbres de crianza actuales pueden potenciar el efecto contrario, advierten los expertos.

Los niños en edad preescolar son más empáticos, compasivos y cooperativos si a lo largo de su corta vida han recibido cariño en forma de contacto físico frecuente; si han sido amamantados durante bastante tiempo, si han dormido con sus padres o si se les ha animado a que jueguen libremente con otros niños.

Esto es lo que sugieren los resultados de tres estudios dirigidos por la psicólogo de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, Darcia F. Narvaez, especializada en el desarrollo de la moral y del carácter de los más pequeños.

Según explica Narvaez en un comunicado emitido por la Universidad de Notre Dame, estos resultados demostrarían que: “las raíces del funcionamiento moral se forman en los primeros años de vida, durante la infancia, y dependen de la calidad afectiva de la familia y del apoyo que reciban los niños por parte de su comunidad”.

Por otro lado, los estudios realizados han revelado que existe una relación entre las prácticas educativas comunes en las sociedades cazadoras-recolectoras (en las que los humanos se han desarrollado durante el 99% de su historia) y una mejor salud mental, una mayor empatía y una mayor inteligencia en los niños.

Mirando a los ancestros

Las tres investigaciones realizadas por Narvaez y sus colaboradores fueron, en primer lugar, un estudio observacional (sin intervención de los investigadores, que se limitaron a medir las variables definidas) sobre las prácticas educativas de padres de niños de tres años de edad.

En segundo lugar, los investigadores realizaron un estudio longitudinal sobre la relación entre ciertas prácticas de educación y el abuso infantil. Los datos analizados en esta parte de la investigación fueron tomados de una investigación anterior, realizada por otro psicólogo de la Universidad de Notre Dame, John G. Borkowski, especializado en el impacto de los abusos infantiles y de la negligencia en el desarrollo de los niños.

Por último, se hizo un estudio comparativo de las prácticas educativas de madres estadounidenses y de madres chinas.

A partir de todas estas investigaciones, Narvaez identificó seis características de la crianza comunes en los tiempos de nuestros ancestros lejanos y que, en la actualidad, aún influyen en el correcto desarrollo moral de los niños.

Una de estas características sería el hecho de mantener mucho contacto positivo con los bebés y niños pequeños (cogerlos, acurrucarlos, abrazarlos, etc.). La segunda de ellas es la de responder rápidamente a las quejas y llantos de los bebés.

Evitar ciertos trastornos

Según Narvaez, esta prontitud en la atención hace que el niño no se altere y, en consecuencia, a su cerebro no lleguen las sustancias químicas tóxicas que produce el propio organismo en situaciones de estrés: “La calidez, el cuidado sensible hacia los niños, permite que sus cerebros estén en calma durante los años en que su personalidad se está formando”, afirma la psicólogo.


Otra característica de la crianza practicada por nuestros ancestros y que tiene un efecto positivo en el desarrollo infantil incluso en la actualidad es la de la lactancia materna durante un largo periodo (entre los dos y los cinco años).

Según Narvaez, el sistema inmunológico de los niños no está completamente formado hasta los seis años, y la leche materna proporciona la base para dicha formación.

En cuarto lugar, el hecho de que los niños puedan crecer con otros adultos que los cuiden y los quieran, más allá de los padres, también resulta positivo para el desarrollo moral de los niños, al igual que poder practicar el juego libre con compañeros de juegos de edades diversas.

En este sentido, estudios anteriores ya habían demostrado que los niños que no juegan lo suficiente durante su infancia son más propensos a padecer trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y otros desórdenes de la salud mental.

Una última característica que favorecería un óptimo desarrollo de la moral infantil serían los partos naturales, que estimulan en las madres la generación de las hormonas necesarias para cuidar al recién nacido y establecer con él el vínculo más apropiado.

Un tema preocupante

Tras constatar que la crianza con estas características favorece un desarrollo moral óptimo en los niños, Narvaez alerta del hecho de que, al menos en Estados Unidos, se está produciendo un declive en la aplicación de todas estas condiciones a la crianza.

Así, en lugar de ser cogidos en brazos, los niños pasan mucho más tiempo en carritos o asientos para coches que antes. Además, sólo el 15% de las madres norteamericanas amamanta a sus hijos durante meses, las familias extensas ya no existen y el juego infantil libre se ha reducido drásticamente desde 1970.

En su lugar, se han extendido prácticas y creencias nocivas sobre la crianza, como el aislamiento de los niños en sus propios dormitorios o la idea de que atender al llanto del niño demasiado rápidamente puede hacer que el niño “se malcríe”, explica Narvaez.

Al mismo tiempo, por estas u otras razones, investigaciones diversas demuestran que la salud y el bienestar de los niños y jóvenes norteamericanos han empeorado en los últimos 50 años: hay una epidemia de ansiedad y depresión entre los jóvenes; los comportamientos agresivos y la tasa de delincuencia aumentan en los niños; y la empatía, base de las actitudes morales y compasivas, se ha reducido en el caso de los estudiantes universitarios.

Según Narvaez, éste es un tema preocupante: “Los niños que no tienen sus necesidades emocionales cubiertas en los primeros años de vida tienden a ser más egoístas. No cuentan con el mismo grado de emociones relacionadas con la compasión que niños que han crecido en familias cálidas, sensibles”.

Los resultados de la presente investigación serán presentados en un simposio que se celebrará en octubre en la Universidad de Notre Dame.

La preocupación sobre el estado en que, actualmente, llegan los niños a los colegios de Estados Unidos (con pobres aptitudes sociales, escasa regulación emocional y hábitos que no promueven los comportamientos sociales) ha inspirado el encuentro, tal y como se explica en la página web oficial.

sábado, 23 de octubre de 2010

LA DEPRESIÓN Y LA ANGUSTIA MALES DE NUESTRO TIEMPO

La vida que llevamos y sobre todo la velocidad con que la vivimos, nos llevan a estados mentales, que mas tarde psicosomatizamos en nuestro cuerpo, ojala que esto que lean les haga reflexionar un poco y se replanteen la vida que están llevando.

Y pongamos en nuestro día a día calidad en nuestra vida.

La depresión es el síndrome de una de las dos fases del estado psicopatológico bipolar o ciclotímico, llamado también psicosis maníaco depresiva.

Sus síntomas se caracterizan por un decaimiento del humor, dificultades para trabajar, falta de gusto o interés por todo, lentitud en los movimientos, preocupación excesiva, pesimismo, desgano, cefaleas y principalmente por el insomnio que se va agravando progresivamente.

La persona depresiva se mueve por inercia, no por voluntad propia, no tiene fuerzas para vestirse, asearse ni para moverse, por lo que puede permanecer sentado sin hacer nada y con la mirada fija. La ideación es lenta, las asociaciones difíciles, los recuerdos son penosos y los esfuerzos mentales imposibles.

Estos pacientes se quejan de un estado de tristeza profunda no bien diferenciada, que suele ser una mezcla de aburrimiento, disgusto, desesperanza y dolor moral. Se sienten inseguros, impotentes, e incapaces de todas formas.

El pesimismo orienta sus conciencias hacia la infelicidad y la culpa, el futuro no les ofrece ningún horizonte y no esperan nada bueno.
Existe en la persona depresiva baja autoestima incrementada por la culpa, a veces por cosas objetivamente mínimas que lo hacen sentir indigno y hasta deshonesto.

La hipocondría, o sea el temor y a la vez el deseo de enfermarse, es parte de sus síntomas, aunque puede ser que no se reconozca enfermo sino culpable.

El deseo y la búsqueda de la muerte son constantes, el rechazo del alimento es frecuente y la idea de suicidio no lo abandona, considerándolo el castigo que cree merecer y la única solución.
La posibilidad del suicidio pone al depresivo en peligro de muerte, por lo tanto no es conveniente dejarlo solo, porque el impulso suicida sucede en forma súbita cuando parece estar más tranquilo.

El suicidio colectivo se observa en la mujer que puede llegar a matar también a sus hijos.

Los trastornos digestivos son constantes, puede haber perturbaciones del pulso y de la presión arterial y amenorrea o suspensión del período menstrual.

El trastorno bipolar aqueja más a las mujeres y suele presentar los primeros síntomas con lentitud alrededor de los cuarenta años.

Las crisis de depresión o melancolía suelen tener una evolución espontánea de alrededor de seis a siete meses y acaba lentamente como ha comenzado, aunque puede haber recaídas.

La intervención terapéutica con psicofármacos generalmente tiene un efecto espectacular, recobrando el paciente el sueño, el apetito y las ganas de vivir.

Esta patología tiene distintos niveles de formas clínicas, como la melancolía simple, con conciencia; la estuporosa cuando el enfermo queda inmóvil, sin hablar y sin comer; la ansiosa, con predominio de agitación, pánico, inquietud y sollozos; y la delirante referidas generalmente al pasado, con los remordimientos; o al futuro, con el temor o ansiedad.

Todas estas experiencias delirantes corresponden a la angustia melancólica, cuando son vivenciadas como persecutorias. El melancólico se siente amenazado, aprisionado o invadido por las fuerzas del mal que lo angustian.

Luego de atravesar la fase depresiva, el paciente entra en una fase maníaca, opuesta totalmente a la anterior, donde se puede observar una conducta hiperactiva, acelerada, e interesada en múltiples aspectos de la realidad.

Pueden pasar muchos años hasta que se vuelva a reiterar un nuevo episodio maníaco depresivo o bien puede presentarse al poco tiempo.
Los medicamentos antidepresivos son muy efectivos y reducen el tiempo de duración de los síntomas; y es recomendable proseguir el tratamiento durante largo tiempo.

La depresión reactiva es un trastorno que afecta a las personas que han sufrido una pérdida o que han atravesado experiencias muy traumáticas. Experimentan síntomas similares pero mucho más atenuados que el trastorno depresivo bipolar.

Este tipo de perturbación emocional es una dificultad de adaptación frente a situaciones nuevas difíciles de integrar a la personalidad que tiene buen pronóstico.

La vida actual, basada en términos de éxitos y de fracasos, lleva a las personas a perder de vista su verdadero propósito en la vida y a competir muchas veces en áreas que no están de acuerdo ni con sus intereses ni con sus propios valores, que les provoca un estado de frustración permanente que los puede llevar a la depresión y a la angustia

Busquemos esa cita a solas con nosotros mismos todos los días y hagamos algo tan útil como meditación, con lo cual conseguiremos no sin esfuerzo y trabajo tener nuestra mente en calma, dando como resultado esa paz interior tan buscada en los momentos actuales, por tantos seres humanos.

Recuerden que: “NADIE VIVE TAN SOLO, COMO EL QUE VIVE ALEJADO DE SI NISMO”

martes, 19 de octubre de 2010

EL ADN SE CAMBIA POR RESONANCIA

Hablamos, en definitiva, de la posible explicación del poder de la Musicoterapia pero también de por qué funcionan las afirmaciones positivas, los mantras, las inducciones hipnóticas y, por supuesto, la oración.

Tras estudiar a fondo el ADN un grupo de investigadores rusos formados por científicos de diversas especialidades -entre ellos genetistas y lingüistas- ha llegado a la conclusión de que puede ser modificado mediante sonidos y frecuencias y, por tanto, ¡por las palabras!

Los lingüistas rusos descubrieron que el código genético -especialmente en la parte menos estudiada hasta ahora- sigue las mismas reglas de todas las lenguas.

El poder de la palabra sobre la salud, sostenido durante milenios por diversas corrientes de pensamiento, quedaría así confirmado.
Cada vez son más los científicos que están convencidos de la relación ionogenomática. ADN y Radiofrecuencia Cuántica Diferencial.

En esta ocasión, los armónicos y las resonancias, han sido objeto detallado de estudio por el “Institute Control of Sciences Russian Academy of Sciences de Moscow.” y el Instituto “Lebedev“.

EL ADN: UN BIOORDENADOR POR ONDAS

Konstantin Korotkov, catedrático de la Universidad de San Petesburgo y diseñador de la cámara especial GDV (Gas Discharge Visualization) que permite visualizar el aura de un ser vivo e interactuar sobre ella para prevenir enfermedades contaba hace poco a nuestro compañero Fernando Sánchez Quintana que durante la guerra fría participó como científico en proyectos militares clasificados como “alto secreto”.

Uno de ellos consistía en enviar un enorme submarino nodriza hasta la costa de Estados Unidos que debería dejar caer desde el interior, antes de retirarse, otro submarino más pequeño con los motores y sistemas eléctricos apagados hasta que se posara, merced a su propio peso, en el fondo del océano.

Allí debería esperar la eventualidad de que la guerra comenzara y lanzar entonces sus ojivas nucleares. Llegado el momento, el submarino recibiría una orden telepática que activaría el sistema de lanzamiento.
Korotkov participó en aquel proyecto porque había inventado un sensor de agujas de wolframio capaz de medir la capacidad de una persona para comunicarse mentalmente.

Según su testimonio, tras un año de pruebas el proyecto fue suspendido porque “sólo” se alcanzó un 95% de aciertos en las transmisiones telepáticas y eso era mucho dado el objetivo final.

Los científicos rusos siempre han demostrado ser más prácticos y menos dogmáticos. Los demás que sigan discutiendo si existen o no ángeles: ellos los buscan.

Pues bien, algo similar ha hecho el biofísico y biólogo molecular Peter P. Gariaev y otros colegas suyos del Institute Control of Sciences Russian Academy of Sciences en Moscú.

Mientras los investigadores occidentales se centraban sólo en el 10% de nuestro ADN -la parte donde se localiza la producción de proteínas- ellos han buscado en el 90% restante porque no les resultaba creíble que millones de años de evolución hubieran hecho más importante la parte que el todo.

Obviamente, sus experimentos ofrecen una visión absolutamente diferente del código genético y de la función del ADN.

Así, su trabajo presenta a nuestro ADN como un bioordenador capaz de recoger y transmitir información de su entorno a través de ondas a partir de las cuales pueden modificarse los patrones de comportamiento de las células.

Tal y como recogen Gariaev y sus colaboradores enThe DNA-wave Biocomputer los experimentos llevados a cabo en Moscú en el Institute of Control Sciences, en Wave Genetics Inc., así como otros trabajos teóricos les han llevado a las siguientes conclusiones:

1º.-La evolución ha creado en los biosistemas -organismos vivos- “textos genéticos” articulados de acuerdo a patrones semejantes al conjunto de normas y reglas subyacentes en todas las lenguas humanas en los que los nucleótidos del ADN, dotados de frecuencias cargadas de información, juegan el papel de caracteres. Y a partir de esos “textos genéticos” se van conformando los distintos procesos orgánicos, Siendo pues el ser humano, en definitiva, un “bello discurso” de la Naturaleza.

2º.-El aparato cromosómico actúa como antena de recepción y transmisión de “textos genéticos”, los descifra, los codifica y los reenvía.

3º.-Y aun más, los cromosomas de los organismos multicelulares constituyen. en forma replegada. una puerta holográfica (capaz de reproducir la imagen de todo el organismo en cada una de su partes) abierta al espacio y al tiempo.

EL CÓDIGO GENÉTICO, NUESTRA PRIMERA LENGUA

Para su estudio del ADN, Gariaev -director del Instituto de Biología y Medicina por Ondas en Moscú y miembro de la Academia Rusa de Ciencias Naturales, de la Academia Rusa de Ingenierías y Medicina, y de la Academia de Ciencias de Nueva York- se rodeó de físicos del renombrado Instituto Lebedev: biólogos moleculares, biofísicos, genetistas, embriólogos y lingüistas.
Y desde ese campo comenzaron a llegar las sorpresas…

Como se sabe, la Lingüística es la ciencia de la estructura de los idiomas. Investiga no sólo los idiomas naturales que se desarrollaron en las distintas naciones y culturas sino también los idiomas artificiales usados; por ejemplo, para programar los ordenadores.

Bueno, pues a partir del estudio comparado de la semántica, la sintaxis, las bases de la gramática y otros aspectos del estudio de las lenguas con la configuración del código genético y la síntesis de proteínas llegaron a la conclusión de que éste comparte con nuestros idiomas las mismas reglas.

No con los idiomas locales sino a un nivel más profundo donde todas las lenguas presentan estructuras comparables a la hora de unir caracteres para formar mensajes inteligibles.

Una relación que puede que nos extrañe menos si ponemos en relación el lenguaje de los propios lingüistas con el de los biólogos y vemos que, por ejemplo, definen el fonema como la unidad mínima de una lengua que no se deja analizar en unidades más pequeñas (nucleótido) y cuya función se define a través de:

a) Su expresión. Que es la materialización de los mismos (el sonido vibracional, la onda)

b) Su forma. Que es el lugar que ocupan en el sistema (la cadena de ADN). Y,

c) Su contenido. Que será el papel que puedan desempeñar dentro de la economía gramatical de una lengua (la formación de determinadas proteínas en función de sus relaciones).

También han descubierto que la inteligencia subyacente en los procesos que dan lugar a una lengua se da ya en la interrelación y elección de compañeros para la síntesis de proteínas a nivel del ADN.

Si el ADN y el código genético existían ya antes de que los primeros humanos dijeran una sola palabra articulada es fácil deducir que cada lengua se desarrolló a partir del modelo básico existente en la estructura de nuestro código genético siendo éste la fuente de todas las lenguas.

Esto no quiere decir que la capacidad de hablar sea sólo un efecto secundario de las proteínas elaboradas por algunos genes sino que el orden de los nucleótidos en el ADN sigue un plan inmaterial inteligente que ha sido imitado en la estructura de nuestros idiomas.

“A través de una señal láser y sus campos electroacústicos solitónicos -podemos leer en The DNA-wave Biocomputer”- es como el gen ‘lee y entiende’ estos textos de manera similar al pensamiento humano.

Pero a su propio nivel genómico de ‘razonamiento’. Esto significa que los textos humanos (independientemente del idioma usado) y los textos ‘genéticos’ tienen características matemático-lingüísticas y entrópico-estadísticas similares, y donde en caso de los textos ‘genéticos’ los caracteres se identifican con los nucleótidos”.

En otras palabras, si el ADN entiende ciertas frecuencias entonces puede establecerse un tipo de intercambio de información con él.

Este descubrimiento es absolutamente convergente con el ya realizado por la línea de estudio Germano-Española, Dr.Broers Dr.Guerrero (IRCAI )etc…y explicaría la lógica biocomputacional de los procesos de señales dentro del ADN, y también la existencia de procesos de datos en la codificación- comunicación neurogenética, tal y como expone López-Guerrero.

De hecho, la consistencia del D-KG y su análisis depararán ulteriores avances que suponen ya una revolución absoluta de la ciencia.
DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Hay que agregar que para probar el alcance de su teoría el equipo de Gariaev realizó experimentos modulando ciertos patrones de frecuencia ¡y consiguió reparar cromosomas dañados por rayos X!

Tal y como explican Grazyna Fosar y Franz Bludorf en su libro Vernetzte Intelligenz -en el que se ocupan ampliamente de las investigaciones de Gariaev- llegaron incluso a capturar patrones de información de un ADN y lo implantaron en otro reprogramando así las células de éste De esa manera consiguieron ¡transformar embriones de rana en embriones de salamandra!

Insistimos: simplemente transmitiéndoles nuevos patrones de información del ADN. Un proceso que se realizó sin los efectos colaterales derivados de la manipulación directa de los genes.
Pues bien, los investigadores rusos están convencidos de que armonizando los sonidos que emitimos -es decir, palabras- en una determinada frecuencia se puede llegar a influir en el ADN.

Ello quizás pudiera explicar los sensacionales descubrimientos del investigador japonés Masaru Emoto quien ha demostrado -a través de experimentos repetibles y acompañados de gran cantidad de imágenes gráficas- cómo las palabras y la música son capaces de alterar la estructura molecular del agua.

También podríamos entender mejor cómo el sonido de los cuencos de cuarzo puede curar el cáncer.

Recordemos también a este respecto que el doctor Mitchell L. Gaynor -director del Departamento de Medicina Oncológica e Integrativa del Centro Strang-Cornell para la prevención del cáncer de Nueva York- afirmó haber utilizado terapéuticamente con éxito el sonido obtenido en los cuencos de cuarzo en cientos de pacientes.

Hablamos, en definitiva, de la posible explicación del poder de la Musicoterapia pero también de por qué funcionan las afirmaciones positivas, los mantras, las inducciones hipnóticas y, por supuesto, la oración.

Recordemos que desde hace miles de años los maestros espirituales vienen insistiendo en la posibilidad de alcanzar a través de la oración, la repetición sistemática de palabras o frases -mantras- o los estados alterados de conciencia la posibilidad de actuar sobre la propia salud y la de los demás.
El problema es encontrar las frecuencias con las que entrar en resonancia con nuestro propio yo interior -¿nuestro propio ADN?- porque, tal y como han demostrado los mencionados científicos rusos, la vibración y el lenguaje en lugar del arcaico proceso de cortar y pegar puede llevar a triunfar a lo que podríamos denominar la genética de ondas. Ahora bien, ¿se pueden obtener las claves de tan especial “gramática”?.

UNA ANTENA GIGANTE

Hay que decir que la base de todo este complejo proceso de intercambio de “textos” en forma de sonidos está, según comprobaron Gariaev y sus colegas mediante experimentos, en la naturaleza vibracional.

Concretamente, el ADN se expresa -según los investigadores rusos- a través de ondas solitónicas, ondas que pueden almacenar información durante mucho tiempo y son capaces de propagarse sin deformarse a grandes distancias en medios no lineales.

Cuando hablamos de información pensemos que a diario las ondas de radio y televisión, por ejemplo, trasladan información de un lado a otro.
Pero para hacernos una idea de la capacidad de las ondas solitónicas recordemos que ya en 1988 Thierry Georges y su equipo del Centro de Investigación y Desarrollo de France Telecom combinaron ondas solitónicas de diferentes longitudes para realizar una transmisión superior a un terabit por segundo (1.000.000.000.000 bits / segundo).

“La mayoría -explica Gariaev- intenta entender los principios del ordenador biológico que es el ADN a través de una fijación exclusiva a las reglas del ADN de Watson, Crick y Chargaff: la igualdad entre las bases adenina-timina, guanina-citosina. ¡Y eso es correcto pero no suficiente!
El ADN cromosómico en los sistemas vivos tiene atributos de onda que nos llevan a una dimensión desconocida. El ‘muy conocido’ código genético es tan sólo la parte del código referida a la síntesis de proteínas… y nada más.

Pero los cromosomas trabajan como ordenadores solitónicos holográficos bajo la influencia de radiaciones láser endógenas del ADN”.
Las consecuencias de todo esto son tan incomprensibles como simples y lógicas: si uno modula un láser con una determinada frecuencia puede afectar con ella la información de las ondas del ADN y, así, la información genética en sí misma.

Para ello el ADN funciona como una antena cuyas características técnicas vienen determinadas por su tamaño. La molécula extendida tiene alrededor de dos metros de larga y una frecuencia natural de 150 megahertzios.

Curiosamente esta frecuencia está exactamente en la banda utilizada por el radar humano para las telecomunicaciones e ingeniería de microondas. Es decir, que nosotros usamos exactamente el mismo rango de frecuencia para recibir y emitir señales a nivel de ADN que en nuestra tecnología. Singular “coincidencia”.

Además el ADN puede también almacenar ondas armónicas de 150 megahertzios. Lo mismo que la luz visible. La 22 octava de 150 megahertzios queda directamente en este rango… y el color de esta radiación lumínica es el azul. ¿Será también una coincidencia que la radiación solar se descomponga en la atmósfera terrestre de tal manera que nosotros vivimos en un mundo con el cielo azul?

Es decir, el ADN -según las investigaciones científicas de los rusos- no sólo puede resultar afectado por la radiación electromagnética de forma dañina -algo que ya sabíamos- sino que también puede ser alterado en la dirección contraria con la radiación adecuada porque, en el fondo, para ello somos portadores de un microchip electrobiológico, un superconductor que toma la información electromagnética del ambiente, la almacena y posiblemente después de codificarla puede también emitirla.

Este hecho abre posibilidades desconocidas hasta ahora para la medicina.

Porque con los dispositivos adecuados, igual que ahora aplicamos corrientes electromagnéticas para ayudar a la recuperación de una lesión ósea o muscular… en el futuro podremos actuar sobre el metabolismo celular y desarrollar nuevas terapias contra las grandes enfermedades.
Hasta la reparación de defectos genéticos sería posible sin los riesgos y los efectos secundarios de los procedimientos actuales.

UNA PUERTA AL ESPACIO Y EL TIEMPO

Bien, pues con resultar increíbles las posibilidades de los descubrimientos realizados por los investigadores rusos aún existen otros descubrimientos que nos sitúan al borde mismo de la Imaginación -con mayúsculas- porque nos hablan de una comunicación a nivel cuántico de nuestro ADN que rompería las barreras del espacio y del tiempo lo que confirmaría la visión holística de un ser humano interrelacionado con todo y con todos.

Los científicos rusos descubrieron con sus experimentos que la oscilación vibratoria de nuestro ADN puede causar patrones de perturbación en el vacío produciendo así agujeros de gusano magnetizados, equivalentes microscópicos de las perturbaciones Eisntein-Rosen formadas en las inmediaciones de los agujeros negros.

Y recordemos que los agujeros de gusano son considerados por la Física teórica como túneles que conectan áreas completamente diferentes del universo a través de los cuales se puede transmitir información fuera del espacio y del tiempo.

Pues bien, a través de los agujeros de gusano microscópicos el ADN podría atraer información de más allá del vacío e incorporarla a nuestra conciencia.

En la Naturaleza, la hipercomunicación se ha venido produciendo con éxito durante millones de años. El comportamiento social de los insectos podría servirnos de prueba, como bien recuerdan los ya mencionados Grazyna Fosar y Franz Bludorf. Cuando una hormiga reina es separada “espacialmente” de su colonia la construcción continúa de acuerdo a lo planeado.

Sin embargo, si se mata a la reina se detiene todo el trabajo en la colonia. Ninguna hormiga sabe qué hacer. Aparentemente la reina es la portadora de los “planes de construcción” y los envía incluso desde muy lejos por medio de la “conciencia grupal” de sus súbditos. Ella puede estar tan lejos como quiera… en tanto esté viva.

En el hombre tenemos ejemplos que hasta ahora han sido considerados más o menos anecdóticos y que podrían referirse a este tipo de hipercomunicación que normalmente es experimentada como inspiración o intuición.

El químico ruso Dimitri Mendeleyev aseguraba que había visto en sueños la clave para la organización de la tabla periódica de elementos. El también químico Friedrich Kekulé mantenía que había deducido la estructura hexagonal de la molécula del benceno después de soñar con una serpiente que se mordía la cola. Igor Stravinsky escuchó en su cabeza mientras dormía La consagración de la primavera; Giuseppe Tartini, su sonata El trino del diablo interpretada por el propio Satanás.

Y fue un sacerdote asirio quien reveló en sueños al historiador Herman Hilprecht la traducción exacta de la inscripción cuneiforme de la llamada “piedra de Nebuchadnezzar”.Cabe añadir que cuando la hipercomunicación tiene lugar uno puede observar fenómenos especiales en el ADN. Los científicos rusos irradiaron muestras de ADN con luz láser en cámaras especiales.

En la pantalla se formó un patrón de ondas típico. Y cuando retiraron la muestra de ADN los patrones de onda no desaparecieron: permanecieron. Bien, pues muchos experimentos de control demostraron que el patrón seguía proviniendo de la muestra retirada cuyo campo energético aparentemente subsistía por sí mismo. Este efecto fue denominado “efecto del ADN fantasma”.

Se supone que la energía del espacio exterior y del tiempo todavía fluye a través de los agujeros de gusano después de retirar el ADN. Vladimir Poponin, físico cuántico reconocido mundialmente por sus estudios sobre las interacciones entre los campos electromagnéticos y los sistemas biológicos e investigador del Biochemical Physics of the Russian Academy of Sciences se refería así a ese efecto fantasma: “Después de reproducir esto muchas veces y verificar el equipo de todas las maneras concebibles nos vimos obligados a aceptar la hipótesis de trabajo de que alguna nueva estructura de campo estaba siendo excitada desde el vacío físico.

Y lo denominamos ‘ADN fantasma” para dar énfasis a que su origen está relacionado con el ADN físico. No hemos observado ese efecto todavía con otras sustancias en la cámara. Después de ese descubrimiento iniciamos un estudio más riguroso y continuo de estos fenómenos.

Y nos encontramos que con tal de que el espacio de la cámara no se perturbe se puede medir ese efecto durante largos periodos de tiempo. Lo hemos observado durante un mes en varios casos. Es importante dar énfasis a que dos condiciones son necesarias para observar el ADN fantasma. El primero es la presencia de la molécula de ADN y la segunda es la exposición del ADN a una débil radiación de láser coherente.

Esta última condición puede darse con dos frecuencias diferentes de radiación del láser. Quizás el hallazgo más importante de estos experimentos es que proporcionan una oportunidad de estudiar la subestructura del vacío bajo perspectivas estrictamente científicas y cuantitativas. Es posible debido a la habilidad intrínseca del campo fantasma de acoplarse con los campos electromagnéticos convencionales”.

Esto implica que en ese acoplamiento podría producirse una transmisión de información desde lo que hoy consideramos “vacío”. Se abre así todo un mundo de maravillas. De hecho, podría estar sucediendo que nuestro ADN estuviera recibiendo desde el primer día sus “instrucciones de montaje” desde más allá del espacio y del tiempo conocido, desde el vacío o más allá si lo hay. Y a partir de esas instrucciones la naturaleza holográfica del ADN iniciaría el proceso de organización.

“Los solitones del ADN -puede leerse en DNA-wave Biocomputer- tienen dos tipos conectados de memoria. El primero involucra la capacidad de los sistemas no lineales para recordar modos iniciales de energetización y repetirlos periódicamente. Los cristales líquidos de ADN dentro de la estructura del cromosoma forman un sistema no lineal. El segundo es el del ADN total en un organismo.

Tal memoria es un aspecto no localizado del genoma. Es cuasi-holográfico/fractal y tiene que ver, como es el caso para cualquier holograma o fractal, con la propiedad fundamental del biosistema, es decir, su habilidad de restaurar el todo a partir de una parte.

Esta propiedad es bien conocida. Recordemos el crecimiento de las plantas dañadas, la regeneración de la cola de un lagarto…)”.

viernes, 15 de octubre de 2010

EL SENTIDO DE LA VIDA

Hay tres momentos muy importantes en la vida de todo ser humano: uno es su nacimiento; otro es su muerte, y el tercero que no siempre se da, es cuando comprende qué ha venido a hacer aquí.

Por esto, en lo más profundo de la esencia del ser humano, hay un impulso que le empuja en un constante afán de encontrar respuestas a los eternos interrogantes, que siempre se ha planteado, ¿quienes somos?, ¿De donde venimos?, ¿Hacia donde vamos?, ¿Por qué vivimos? , ¿Para qué vivimos?. Así, a lo largo de su vida va descubriendo, unas veces por dolor y otras por comprensión, él porque y él para qué de su existencia.

El ser humano actual, siendo consciente de la época tan especial que le ha tocado vivir, intuyendo en tiempo y espacio, la cercanía de ese cambio evolutivo tan proclamado, por todos, y viviendo en una sociedad donde los valores actuales no responden a las exigencias del conocimiento de las verdades originales, tan buscadas por él, se lanza a la búsqueda de respuestas, que le permitan tener una idea clara de, cómo decíamos antes que ha venido hacer aquí para que su vida tenga sentido, y de esa forma buscar el camino que le permita vivirla con plenitud, en esa búsqueda es donde tiene sentido la charla de hoy, intentando dar respuesta a porque vivimos y para que vivimos, preguntas que en algún momento pueden parecer iguales, pero el matiz importante esta en que el porqué es La Causa y él para qué es la finalidad.

Y vamos hacerlo situando al ser humano en su lugar correspondiente, es decir, cambiando la expresión ser humano por lo que realmente somos, seres espirituales, siendo conscientes de la frase por todos sabida “Somos seres espirituales con experiencias humanas, no seres humanos con experiencias espirituales”, lo cual a pesar de que se nos ha dicho en innumerables ocasiones, parece que nos cuesta admitirlo, cuando en numerosas comunicaciones mediumnicas se nos dice que pasamos mas tiempo en el mundo espiritual, que en el mundo físico, donde se nos dice también que prácticamente todos los días en nuestra fase de sueño, viajamos al mundo espiritual a preparar, nuestro retorno a él cuando desencarnemos. Así pues tomemos conciencia de que realmente somos seres espirituales y veamos que implica dicha toma de conciencia.

* Implica ser conscientes que por virtud de nuestra naturaleza espiritual (que es el aspecto de la divinidad), nosotros poseemos en miniatura todo lo que Dios, Energía creadora o Gran Espíritu posee, también poseemos los grandes principios creativos, que permiten a la vida sus funciones, nosotros somos esa energía creadora y esa energía creadora es nosotros, y radica en nosotros por virtud de nuestra naturaleza espiritual. La fuerza que creo toda forma de vida y que es responsable del funcionamiento de cada fase del universo reside dentro de nosotros y podemos dar esa fuerza y compartirla (dándosela a los demás o enseñándoles donde esta a cada uno).

Basta con estar en calma para permitir a esa fuerza manifestarse. Y por ser de naturaleza espiritual esa fuerza, puede ayudarnos a sobreponerse a todas las dificultades y problemas que nos encontremos a lo largo de nuestra vida.

* Implica comprender la realidad. No comprendemos la realidad y la confundimos porque la buscamos siempre en el mundo físico y la realidad de la que venimos y a la que siempre volvemos, es la espiritual.
Por eso cada uno vive una realidad distinta (de acuerdo a su grado de evolución) Recordemos como en innumerables ocasiones se nos ha dicho que el mundo físico, no es sino un reflejo oscurecido del mundo espiritual, por eso la comprensión siempre es en el ámbito espiritual. Hay que tener en cuenta que el espíritu comprende las cosas en base a su evolución

* Implica que el alma solamente se puede reconocer a sí misma cuando toma conciencia de la fuente de su existencia, que no esta en lo material que es temporal, sino en lo espiritual que es eterno.

* Implica darse cuenta que nacimiento y muerte es lo mismo, que es la forma que tiene el espíritu de entrar y salir de un mundo a otro.

* Implica ser consciente que la forma correcta de trabajar para que la sociedad sea mejor, es la difusión de las realidades espirituales, entendiendo que la humanidad esta unida, que lo de los demás también nos afecta, y que vivimos en un universo en donde todo es interdependiente y ni un detalle puede ser aislado de los demás.

* Implica en nuestra relación con los guías espirituales que su realidad es distinta que la nuestra, que vivimos en mundos distintos aunque existamos en el mismo universo.

* Implica darse cuenta que debemos resolver los problemas en su totalidad, pues si no es así vuelven a presentarse otra vez.

* Implica ser consciente que la parte divina que todos llevamos dentro es perfecta, pero no lo es en su manifestación física, por eso tenemos los procesos de evolución efectuándose continuamente porque la evolución consiste en limar todas esas imperfecciones hasta dejar asomar solamente la perfección potencial que estaba dormida.

* Implica saber que la vida es un propósito cósmico, un proyectó ideado por esa energía creadora, que esta representado por el AMOR. Nosotros somos una partícula inamovible de esa idea. Sabido esto, aunque no podamos valorar las experiencias que tengamos, nos daremos cuenta que aun no comprendiéndolas son, sin embargo, parte de ese proyecto eterno.

En definitiva, como dice nuestro amigo Silver Birch en una definición maravillosa, “TODOS SOMOS DIVINOS HUMANOS”

De esta forma, una vez analizados los conceptos a matizar cuando integremos que somos seres espirituales, las preguntas de la trascendencia que siempre se ha hecho el ser humano, a las que hacíamos referencia al principio, empiezan a encontrar respuestas y sentido. Cuando preguntábamos quienes somos la respuesta ahora es evidente somos seres espirituales. De donde venimos de esa energía creadora. A donde vamos, a integrarnos evidentemente a esa energía creadora de la cual procedemos una vez integrados dentro de nosotros todos los procesos de las leyes universales.

Todo pensamiento dotado de sentido filosófico, rehusara siempre, admitir la posibilidad teórica de la existencia de un Universo sin finalidad alguna.

Por eso ante la pregunta que da paso al tema de la charla de hoy ¿el objeto de la vida? ; Desde el punto de vista filosófico seria tal vez atrevido, formular dicha pregunta, puesto que los fines transcendentales de la evolución espiritual del ser humano serán siempre impenetrables.

Siendo mi intención, únicamente examinar y comprobar el fin probable de la actual existencia (la existencia física) reproduciendo por un lado las teorías más significativas acerca del misterio del Ser y por otro lado los mas destacados escritos mediúmnicos al respecto.

En primer lugar veamos el pensamiento budista, según leemos en sus libros:

“Vivir es pensar. Vivir es estudiar a Dios que es él todo y esta en todo. Vivir es conocer, es buscar y profundizar, en todas las formas sensibles, las inmensurables manifestaciones de la potencia celestial. Vivir es hacerse útil a sí mismo y a los otros, es ser Bueno”

Esta definición constituye un resumen de sublime sabiduría, en total concordancia con algunas definiciones obtenidas por vía mediumnica, por ejemplo; “Vivir es comprender” (Corniller); “El objeto de la vida es aminorar el misterio de la vida” (American Journal) y todas las que giran entorno a la afirmación “La Vida es una escuela de perfeccionamiento Evolutivo del Espíritu” siendo una verdad que resulta evidente a gran cantidad de pensadores.

Pero no es la formula del problema la que queremos examinar aquí. En las definiciones que hemos visto se contempla la realización del objeto de vida, pero vamos a buscar un principio más profundo, más fundamental, más original, en relación con la génesis de la vida misma, aunque antes veremos una descripción del Dr. Gustavo Geley, en la que establece la distinción clara entre la finalidad realmente primordial de la vida y la secundaria, ya que muchas personas confunden, una por otra.

“Evolucionares, en verdad, tomar conocimiento del propio estado real, del estado del mundo ambiente, de las relaciones establecidas entre el ser vivo y su medio, entre su medio y el medio universal. El desarrollo de las artes y las ciencias, el perfeccionamiento de los medios empleados para quitarnos el dolor o satisfacer nuestras necesidades, no son, en sí mismos, finalidades de la evolución. No son sino a consecuencia de la realización de la finalidad esencial,
que es la adquisición de una conciencia cada vez más amplia, pues todo progreso general, pasa por el aumento previo de la conciencia”

Esta claro que los inventos y los perfeccionamientos industriales, no representan el objeto de la evolución, sino que son realmente una consecuencia de la finalidad esencial de la evolución misma, que es la adquisición de una conciencia de sí mismo progresivamente más amplia. Observación que no debemos olvidar y que nos mete de lleno en nuestro tema porque si es cierto que el objeto de la vida es la adquisición de una conciencia individual cada vez más amplia, debemos reconocer entonces la verdad de lo que afirman numerosos pensadores, es decir que como ultimo análisis: “EL FIN DE LA VIDA ES LA INDIVIDUALIZACION DE LAS ALMAS”

De ahí que todos ellos desde el ser unicelular más simple, hasta el ser humano, sean indispensables para realizar la individualización de las almas y que todas las individualidades humanas, inclusive las negativas (entendiendo negativas las que actúan en contra de las leyes Universales) sean, a su vez, elementos necesarios para permitir a la humanidad alcanzar su gran fin.

Veamos como esta idea, plasmada de forma filosófica, esta magistralmente expresada en la siguiente comunicación medimnica (Amercan Journalof the R .P. S., 1911):

“Toda existencia activamente vivida, deja una huella imborrable en el mundo. Hoy el mundo es diferente porque tú has vivido. La vida que parece más insignificante es, con frecuencia, en realidad, la que más influye en la evolución del mundo. Y el recién nacido que no tuvo tiempo de aprender una sola palabra, que paso a la otra vida dejando tan solo un tierno recuerdo suyo en el corazón de su madre, ha hecho mas para reformar la historia del mundo que todo cuanto pueda concebir él mas profundo de nuestros pensadores.
Jamás ha vivido un solo ser que no haya aportado su contribución útil al progreso del mundo. El mal mismo es un instrumento de Dios para el progreso. Gracias a los errores se adquiere experiencia; la debilidad engendra la fuerza; el bien nace del mal; la miseria y el dolor hacen germinar la dicha; la ignorancia da lugar a la ciencia”

Veamos a continuación, la misma idea analizada científicamente (David Gow, light 1918):

“Una vez superado el antiguo prejuicio según el cual la inteligencia no puede manifestarse sino por intermedio de un órgano cerebral. El universo entero no es solamente la expresión de la vida, sino también de la inteligencia. En el ser humano, esta inteligencia es consciente de sí misma y la forma de alcanzar este resultado es precisamente el nacimiento del espíritu en el mundo de la materia, mientras que la idea de que el mundo es una escuela de educación y prueba para adquirir experiencia, no representa sino simplemente una verdad secundaria, aunque importante.

El gran fin de la naturaleza al crear el mundo físico, utilizando una metáfora es el de “Fabricar Almas”. Su educación podrá realizarse en nuestro mundo o en otra parte, porque los recursos de la naturaleza para ello son infinitos, una vez que el fin principal (es decir la individualización de las almas) ha sido conseguido”.

Vemos, según lo manifestado que el fin principal de la naturaleza es el de “Fabricar Almas” y no el proceder a su educación a través de un numero adecuado de experiencias. Este último fin existe, sin duda alguna y es importante, pero siempre secundario, puesto que la educación y elevación del Espíritu se puede realizar tanto en la existencia encarnada como en la desencarnada, (siendo necesario su paso por el mundo material, para integrar las experiencias materiales). Mientras que la individualización de las Almas no puede efectuarse sino por medio de su paso por el mundo de la materia. “Fabricar Almas”, esta es la verdadera y gran finalidad de la existencia de los mundos y de la vida.

Existen numerosas obras de pensadores e investigadores que llegaron por caminos distintos a las mismas conclusiones; pero lo importante, a este respecto, es la concordancia de las conclusiones, tanto mas cuanto proceden de dos fuentes distintas. Son enseñanzas que abren un gran campo de especulación, ya que esta orientación del pensamiento nos permite percibir un resplandor de verdad, sobre la razón de la existencia de un universo material, cuyo fin, no es solo hacer posible la existencia del ser humano, sino sobre todo constituye el factor principal para la existencia individualizada en el mundo ESPIRITUAL.

Así pues, para finalizar, a modo de síntesis de todo lo dicho anteriormente, compartiremos las palabras de Sir W. H. Ewans, fruto de un profundo estudio racional, serio y riguroso, hecho por él y sus colaboradores, en el ámbito científico:

“El principio espiritual del ser humano se desarrolla y se individualiza eternamente por medio de innumerables soles y planetas gracias a la regular evolución progresiva, de los minerales, los vegetales y los animales que se hallan reunidos en la energía, la fuerza, la simetría y la belleza del cuerpo humano, en sus órganos, en sus funciones .......”

“El grandioso mecanismo del Universo es, pues, un instrumento destinado a que logre su total cumplimiento la finalidad suprema. Grande por que gracias ella la estructura y la inmortalidad del espíritu humano quedaran fijadas de un modo inmutable. Los millones de soles y de planetas que pueblan el espacio infinito son, pues, los agentes subordinados y secundarios a los cuales la naturaleza ha conferido la tarea sublime de producir y eternizar al espíritu humano..... Y cada reino de la Naturaleza es un gran laboratorio en el cual están los diversos elementos necesarios al desarrollo evolutivo, hasta que un núcleo de vida ha sido puesto en condiciones de adquirir conciencia de si mismo. Y así como los reinos Naturales son laboratorios encargados de cumplir ese gran fin, igualmente cada parte del organismo humano es un laboratorio en el cual “El cuerpo Espiritual” se constituye y se perfecciona. El organismo humano cumple la tarea de conceder la individualidad a los elementos espirituales.... Lo que hace que, sin el proceso de la evolución terrestre, no habría almas INDIVIDUALIZADAS”.




Esteban Pérez López










lunes, 11 de octubre de 2010

LA LEY DE LA UNIDAD

RECORDANDO NUESTRA ESENCIA

Venían nubes por la costa, trayendo una rápida lluvia y un arco iris al noreste. Mientras hacíamos una pausa para ver el paisaje que se abría a nuestros ojos, el maestro habló de la última Ley que iba a compartir conmigo antes de nuestra despedida.

La Ley de la Unidad, comenzó, presenta un reto especial para los dos, porque su naturaleza trascendente sólo la hace entendible desde un estado de conciencia más elevado. Por tanto, al principio, quizás sólo la sientas en tu mente. Pero mis palabras son como semillas; cuando broten y se alojen en tu corazón, entonces y solo entonces esta Ley, transformara tu vida para siempre. La Ley de la Unidad llama a voces al gran entendimiento, nos dice que no estamos tan separados como pensamos que en realidad todos somos Un Único ser, Una Gran Conciencia.

No pretendo faltarte al respeto, dije, Pero ¿y qué? Quiero decir, ¿qué tiene esta Ley que ver con la vida diaria?

Esto lo verás claro pronto, presta atención replicó él. La Ley de la Unidad no es fácil de entender porque no coincide con la percepción diaria que tenemos de quines nos rodean. Por tanto, primero asumamos que a nivel de realidad diaria, tenemos cuerpos, mentes, y emociones diferentes. Si yo tengo un pensamiento, no necesariamente surge al mismo tiempo en tu mente; si yo experimento una emoción, tú quizás no te sientas de la misma manera; si yo me golpeo la cabeza, tú no sientes mi dolor.

La Ley de la Unidad es una paradoja, dependiendo de nuestro estado de conciencia. Que seamos uno o muchos depende más de nuestra consciencia que de ninguna realidad objetiva. El conocimiento convencional nos dice que estamos separados; la sabiduría Superior nos hace saber que Todos somos Uno.

Un cambio de percepción nos hará sentir que todos somos la misma Conciencia, manifestándose en cuerpos diferentes, de la misma manera que las hojas forman parte del mismo árbol. Los seres humanos nos olvidamos de esta verdad superior, y por el contrario, vemos sólo nuestras diferencias aparentes.

Pero tú no lo olvidarás, ¿verdad, buscador?

No lo olvidaré, dije. Pero no estoy seguro de entenderlo completamente.

Al menos hemos dado un primer paso; a ver donde nos lleva el siguiente, dijo él, cogiendo una rama de almendro en el suelo del bosque. Si examinamos este almendro, lo llamamos “un”; de hecho está formado por millones de células, moléculas, y átomos distintos. Llamamos a un pequeño átomo “un”, pero también está compuesto por muchas partículas y fuerzas. Si examinamos la tierra, la llamamos “una”; de hecho está hecha de tierra, aire, fuego, y agua – incluyendo miles de especies, billones de seres vivientes, e incontables trillones de átomos. Por tanto, ¿es un almendro, un átomo, la tierra una sola cosa o muchas? ¿Y qué hay de la humanidad?"

No tenía ninguna respuesta; sólo podía meditar la pregunta. Supongo que es una paradoja, dije finalmente.

Sí," asintió el maestro. Y ya que es así, puedes escoger como ver la realidad – desde un diminuto o un expandido estado de consciencia.

Mirémoslo de otra manera, continuó el maestro. ¿Estás de acuerdo, buscador, que el lenguaje refleja nuestras percepciones más fundamentales – que según la manera de expresarnos y las palabras que usamos tienen algo que ver con cómo visualizamos nuestra realidad?

Sí, esto tiene sentido.

Por tanto cuando tú dices las palabras Me voy a casa” estas palabras tienen un significado, ¿no?

Claro.

¿Y aquel? que te refieres que va a casa está naturalmente separado de la casa. ¿Correcto?

Por ahora te sigo.

Bien, entonces ¿Cuándo dices, Mi cuerpo se siente bien hoy? El mi que se refiere a ello como tu cuerpo – ¿está ese mi también separado del cuerpo?"

Bueno, nunca me había parado a pensarlo antes. Supongo que es simplemente una forma de expresión, contesté.

Sí lo es, continuó él. Pero estás de acuerdo que el lenguaje refleja nuestra visión fundamental de la realidad. Y esta frase claramente implica que tú no eres tu cuerpo, si no algo que tiene un cuerpo.

Sí, supongo que lo hace.

¿Es posible que nuestro lenguaje refleje una verdad más profunda? Vamos a llevarlo un paso adelante. Si no eres tu cuerpo, ¿quién eres tú?

Bueno conteste, supongo que podría decir que soy un Alma, o un YO Superior, que tiene un cuerpo o vive en un cuerpo – algo así.

De acuerdo entonces. Pero ¿qué quieres decir cuando te refieres a mi Alma ´ o a mí YO Superior? ¿Quién es este yo?

No lo sé.

¿Podría ser el yo que habla a través del cuerpo, que se refiere a mi casa, mi cuerpo, mi Alma, mi YO superior, sea en realidad la pura Conciencia misma?

¿Es una paradoja?

Sí, de hecho lo es. Considéralo, buscador La conciencia que vigila a través de billones de ojos es la Única Conciencia de Amor y sabiduría infinita que llamamos Gran Espíritu, que mira como se une la vida con la aceptación y la acción y que es la vida misma. ¿Podría ser que cuando diariamente vas a tu trabajo, con tus deseos personales preocupaciones, y tus sueños, tú seas esa Conciencia que también se manifiesta como todos esos cuerpos, mentes, árboles y pájaros?

¿Me perdonas un momento? dije. Mi cerebro está a tope.

Él rió. ¡Ese es el problema! Tu cerebro no puede descifrarlo; tan sólo puedes sentirlo o no. Cuando llegues a sentirlo, en momentos excepcionales de expansión, tu mente finalmente descansará; sentirás la felicidad más absoluta y experimentarás paz y armonía con el universo. Hasta entonces, esto sólo son palabras.

Miré, sintiendo como si me estuviera perdiendo algo importante. Quería experimentar lo que el estaba diciendo.

De nuevo respondiendo a mis pensamientos más profundos, el maestro levantó mi barbilla y me miró a los ojos. Le devolví la mirada, y me encontré a mí mismo en un cansancio más y más profundo, hasta que su cara comenzó a cambiar: primero vi luz alrededor de ella; después era una mujer muy mayor, después una fiera guerrera, y después otro ser distinto, y otro y otro…….. Hasta que finalmente, me vi a mí mismo. No quiero decir mi reflejo; quiero decir que nuestra conexión era tan profunda que allí sólo había un ser, no dos.

Después volví a la conciencia del día a día. Estábamos sentados con las piernas cruzadas en el césped. Estaba estupefacto y sin palabras. Esto sólo era un avance, buscador, dijo el maestro. No te estoy pidiendo, en tu conciencia del día a día, que experimentes o comprendas completamente tu Unidad con toda la Creación. Esa experiencia sólo es concedida de acuerdo a los merecimientos de cada uno. Pero cuando has sentido esa Unidad con un ser humano, puedes sentirlo con todo el Universo. En una parte de ti, en un lugar en las profundidades de tu corazón, reside esta verdad superior; esta es la razón por la que puedes, en cualquier momento, SENTIR la Ley de la Unidad escogiendo percibir a los seres humanos – queridos, amigos y adversarios – como partes de tu yo expandido.

Por tanto la próxima vez que discutas con alguien, continuó él, o practiques algún deporte, pregúntate, ¿qué ocurre si escojo ver a los demás como un aspecto de mí – si escojo percibirlos como Uno? ¿Cómo actuaría? ¿Cómo influenciaría mis relaciones? ¿Qué pasaría entonces con los sentimientos de envidia o celos? ¿Qué pasaría si mi pequeño auto-interés se convirtiera en un auto-interés Mayor? ¿No se convertiría la competición en cooperación cuando te dieras cuenta que incluso tus aparentes adversarios son tus alumnos y profesores – que son una parte de ti?

Parece como si lo pudiera cambiar casi todo. Conteste

Este entendimiento, de hecho, puede y va a cambiar el mundo, dijo el maestro.

Algunos profesores y libros se refieren a esta idea de la Unidad. Dije

Pocos lo han oído, respondió él. "El mundo ahora está madurando, listo para entender – y no sólo por unos pocos idealistas, sino que hay ya una multitud de realistas creciendo en progresión exponencial que reconocen que la evolución humana – que la existencia humana – depende de esta visión expandida de la humanidad como UNA”.

El Planeta y todos los seres humanos que lo habitan se encuentra en un momento muy especial, que nunca antes se había dado, estamos a las puertas de un cambio, de un aumento de CONSCIENCIA, (de todos es sabido que no hay evolución sin consciencia) eso hará que nos alejemos del materialismo dominante hoy en día y dejemos de preocuparnos solo por nuestros intereses personales, para poco a poco acercarnos cada vez mas a nuestros semejantes con el corazón abierto y el deseo de compartir así de esa forma llegaremos a conseguir la unión de todos los seres humanos. Donde de una vez por todas comprendamos e integremos dentro de nosotros que: “Los problemas de los demás, son también nuestros problemas”.

En ese momento entendí por qué me había dado la bienvenida como a un antiguo hermano perdido. El maestro, de hecho, me veía a mí y al resto de seres humanos como una parte de él. "Ahora puedes entender," dijo el hablando en mis pensamientos, porqué la vida es tan divertida para mí. Cuando hablo contigo, o miro un árbol, o miro los pájaros, tan sólo veo otro aspecto de mí mismo.

"Sí buscador, así es”. Cuando comienzas a ver, amigos y adversarios, queridos y extraños, a través de los ojos del Único Ser, entonces todos los dilemas y los conflictos se disuelven, todas las heridas se curan, y toda paradoja es resuelta a la Luz de esta Verdad existencial. Este es el final de toda búsqueda, porque tú eres todo el mundo y todos los lugares. Es el fin de cualquier miedo, porque sientes esa Verdad que eres, esa Esencia- Conciencia, ese Espíritu que nunca muere.

En la Unidad están todas las Leyes Espirituales: En dicha unidad, encontraras un estado de equilibrio, armonía y paz, una confianza perfecta en las elecciones que haces y en el proceso de tu vida, la paciencia necesaria mientras caminas paso a paso en el presente , la comprensión y aceptación de todos tus semejantes, partes de ti aspectos de tu Ser. Aquí las dudas son superadas y todas las acciones brillan con integridad. Después de muchas vidas buscando, debes tomar consciencia que eres Uno con el Universo.

La voz del maestro se volvió más suave, como si estuviera en una ilusión:

¿Puedes sentir la verdad de mis palabras? ¿Entiendes que tú eres el chico que se está quemando en un pueblo en guerra, y que eres el piloto que está bombardeando? ¿Que tú eres la madre y el recién nacido, la víctima de un brutal asalto y el violador que comete el crimen? Has cometido todos esos actos en tu largo camino evolutivo. El más elevado y el más humilde eres tú, llevando trapos y oro. Tú estás en cada acto de amabilidad y crueldad, de cobardía y coraje.

¿Quieres decir, que cuándo sea capaz de entender esta Unidad con tanta profundidad como tú, también seré capaz de sintonizar con los pensamientos de otros seres humanos?

¡Por supuesto! dijo él. Sabrás todo lo que hay que saber para poder servir a los demás. Pero tal poder no te preocupara, porque tú serás todo el mundo. Llenar tu vida con la Ley de la Unidad cambiara todo, incluso cuando parece lo mismo. Vives una vida ordinaria, como lo hago yo; pareces una persona normal, pero el mundo se vuelve infinitamente más dulce, más intenso, bonito, divertido, y placentero.

Salimos de un bosque de árboles y comenzamos a bajar la montaña, estábamos llegando al final de nuestro tiempo juntos. Mientras caminábamos, el maestro anunció una nueva visión de nuestro futuro: A la vez que una Conciencia Global se despierta, buscador, nos encontramos a nosotros mismos en medio de una transición fundamental.

Esta transición no será sin dificultades, pero el Gran Despertar de la humanidad es tan inevitable como el último respiro de los que dejan el cuerpo físico o el primer llanto de un bebé al nacer. Mientras hablamos, la ilusión de la separación está dando paso a una Verdad superior de nuestra Unidad. Ahora es el momento de abrazar la Tierra, puesto que muy pronto, abrazaremos el Universo."

Extracto del libro: EL CONOCIMIENTO  ESPIRITUAL

Autor: E.P.L.