C.E.

C.E.
....

jueves, 28 de febrero de 2013

SI CAMBIO YO, CAMBIA TODO

EL CAMBIO ES UNA LEY UNIVERSAL, “TODO CAMBIA, NADA PERMANECE, TODO ESTÁ EN CONSTANTE MOVIMIENTO”.
 
Intuyo que todo es tan sencillo... que sólo pienso de qué manera y forma puedo yo llegar a esa simplicidad. Aunque creo que el camino que estoy siguiendo es el correcto para mí, no dejo de pensar en la forma de hacer mi vida cada día más sencilla (por sencilla debe entenderse la forma como la he de vivir, no el fondo material), pues estoy convencido de que los bienes materiales se nos conceden para hacer buen uso de ellos. Intuyo que la postura mental que tengamos ante los hechos que ocurren a nuestro alrededor es primordial para que no te influyan en lo más mínimo en tu vida individual.
 
Pero, ¿cómo?, ¿cómo se llega a ese estado? Limpia tu corazón de las sombras que oscurecen tu vista, observa cada individualidad como un TODO aún mayor, y así sucesivamente. No intentes cambiar nada, cambia tú. Piensa que todo tiene su razón de ser y que tú no lo puedes cambiar; para que cambie algo grande es necesario que cambie primero lo pequeño. Tú sólo puedes cambiar las circunstancias que rodean tu vida particular, porque en el cambio estás haciéndote dueño de tu vida, que es sólo tuya. Tenlo por seguro.
 
COMPRENDER Y, SOBRE TODO, NO JUZGAR NADA DE LO QUE VEAS O TE RODEA ES FUNDAMENTAL PARA QUE ESTE CAMBIO SE REALICE DENTRO DE CADA UNO.
 
Cuando uno se habitúa a esta forma de vivir, se abre una luz dentro de la mente que ayuda a comprender cada vez más y así es como se va ascendiendo en la línea de la comprensión. Se ha de pensar que cada uno lo hace lo mejor que cree, aunque vaya directo hacia un barranco, cuando caiga por él, comprenderá su error y esa comprensión le hará avanzar en su vida. No por ello no hemos de ayudarle o convencerle del error, pero nunca forzando ni obligando a nadie a tomar decisiones, pues nadie está en la posesión de la Verdad, YA QUE LA VERDAD NO LA PODEMOS POSEER, PORQUE VIVIMOS DENTRO DE ELLA.
 
La libertad es un regalo divino, y lo que hagamos con ella marcará nuestro futuro destino y todas las circunstancias de nuestra vida y futuras vidas. No tengas prisa por cambiar las cosas a través de tu cambio, todo necesita su tiempo. Además, es importante mantener una fuerza de voluntad firme y constante para que ese cambio se realice. El trabajo diario es lo que realmente importa, el trabajo diario de cada uno en torno a lo que nos rodea. Hemos de seguir el ejemplo de la hormiguita, trabajar poco a poco, pero sin parar. Ten seguro que tus esfuerzos serán recompensados, así lo marca la Ley.
 
La clave está en no pedir…..sino en merecer y para mereces las cosas solo hay un camino, el trabajo y el esfuerzo, cuando uno trabaja y se esfuerza para conseguir sus deseos y anhelos, lo suficiente, todo se da con toda naturalidad sin necesidad de pedir.
 
RECUERDA LO QUE NOS DICE LA SABIDURÍA POPULAR…..”A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO”.

miércoles, 27 de febrero de 2013

LA VIDA CONSCIENTE

CADA INSTANTE ES UNA NUEVA OPORTUNIDAD…
 
Tropezar es una oportunidad para aprender a caminar más seguros y sin miedo… Caer es una oportunidad, para saber siempre levantarnos y continuar fortalecidos… Perder es una oportunidad, para lograr cuidar un poco más lo que aún nos queda o tenemos, sintiéndonos bendecidos… Que alguien nos deje, nos da la oportunidad para ver los que aún se quedan, permanecen y están siempre ahí fieles…
 
Llorar es una oportunidad, para sensibilizarnos y valorar más las sonrisas que damos y nos dan… Sentirse perdidos, es una oportunidad para aventurar en la búsqueda del verdadero camino… Tocar fondo, es una oportunidad de salir a flote y empezar desde cero con sentimientos y sueños nuevos… Amar aunque duela es una oportunidad, para saber qué tanto somos capaces de entregar…
 
Soltar es una oportunidad, para aprender a desprendernos y estar seguros de lo que tenemos en realidad… La noche es una oportunidad para confiar y esperar el nuevo día que vendrá… Las cosas que llegan sin avisar y sin esperarlas, son una oportunidad para estar siempre alertas y no dejar que nos derrumben las sorpresas que en la vida nos deparan…
 
Equivocarnos es una oportunidad para asumir nuestra imperfección y responsabilidad, e intentar hacer las cosas mucho mejor para tratar de no volver a fallar… Las heridas son una oportunidad para hacernos fuertes y valientes, madurar, mientras asumimos el proceso de sanar… No tener nada es una oportunidad para lograr ver quienes están sin interés de que lo que se les pueda dar…
 
La adversidad siempre será una oportunidad para estar seguros de lo que es real y va a permanecer… Cada día que se nos da de vida es siempre una oportunidad que EL GRAN ESPIRITU nos da, para empezar de nuevo, experimentar su amor y no perder la Fe…
 
Es una colaboración de: M.A.G.S.

domingo, 24 de febrero de 2013

"LAS RELACIONES CON NOSOTROS MISMOS Y CON LOS DEMÁS"

Qué rápidamente nos formamos una opinión de otras personas, qué rápidamente llegamos a una conclusión sobre ellas. A la mente egótica le resulta satisfactorio etiquetar a otro ser humano, darle una identidad conceptual, pronunciar juicios severos.
 
Cada ser humano ha sido condicionado a pensar y comportarse de cierta manera, condicionado tanto genéticamente como por sus experiencias infantiles y su entorno cultural.
 
No es que ese ser humano sea así, pero así es como se presenta. Cuando emites un juicio respecto a alguien, confundes los patrones mentales condicionados con lo que esa persona es. Esa acción, en sí misma, denota un patrón profundamente inconsciente y condicionado. Das a esa persona una identidad conceptual, y esa falsa identidad se convierte en una prisión no sólo para ella, sino también para ti.
 
Evitar el juicio no implica ignorar lo que el otro hace; implica reconocer que su conducta es una forma de condicionamiento; implica verla y aceptarla tal como es, sin construir una identidad para esa persona a partir del condicionamiento. Eso te libera a ti y a la otra persona de la identificación con el condicionamiento, con la forma, con la mente. Entonces el ego ya no rige tu relación.
 
Mientras el ego dirija tu vida, la mayor parte de tus pensamientos, emociones y acciones surgirán del deseo y del miedo. Entonces, en las relaciones, o bien demandarás, o bien temerás algo de la otra persona.
 
Puede que quieras placer o beneficios materiales, reconocimiento, alabanzas o atención, o fortalecer tu sentido del yo mediante la comparación y el establecimiento de que eres, tienes o sabes más que la otra persona. Y lo que temes es que ocurra justo lo contrario, que esa persona pueda reducir de algún modo tu sentido del yo.
 
Cuando diriges tu atención al momento presente- en lugar de usarlo como un medio para un fin- vas más allá del ego y más allá de la compulsión inconsciente de usar a la gente como un medio para un fin, siendo el fin tu propio fortalecimiento a costa de los demás. Cuando prestas toda tu atención a la persona con la que estás interactuando, dejas fuera de la relación el pasado y el futuro, excepto para fines prácticos.
 
Cuando estás plenamente presente en tus encuentros con otras personas, renuncias a la identidad conceptual que has creado para ellas - tu interpretación de quiénes son y de lo que hicieron en el pasado-, y eres capaz de interactuar prescindiendo de los movimientos egóticos del deseo y del miedo. La clave está en la atención, que es una alerta serena.
 
Qué maravilloso es poder ir más allá del deseo y del miedo en las relaciones.
 
El amor no desea ni teme nada.
 
Si su pasado fuera tu pasado, si su dolor fuera tu dolor, sí su nivel de conciencia fuera tu nivel de conciencia, pensarías y actuarías exactamente como él o ella.
 
Esta compresión trae consigo perdón, compasión y paz.
 
Al ego no le gusta oír esto, porque pierde fuerza cuando no puede mostrarse reactivo y tener razón. Cuando recibes como a un noble invitado a cualquiera que venga al espacio del Ahora, cuando permites a cada persona ser como es, él o ella empieza a cambiar.
 
Para conocer a otro ser humano en su esencia, no te hace falta saber nada sobre él: su pasado, su historia personal, sus experiencias. El saber acerca de lo confundimos con un conocimiento más profundo, un conocimiento no-conceptual.
 
Saber acerca de y el conocimiento no-conceptual son dos formas de conocer completamente distintas. Una tiene que ver con la forma; la otra, con lo informe. Una opera a través del pensamiento; la otra, a través de la quietud.
 
Saber acerca de resulta útil a nivel práctico; de hecho, es imprescindible. No obstante, cuando ése es el modo predominante de conocer en las relaciones se vuelve muy limitante, incluso destructivo. Los conceptos y pensamientos crean una barrera artificial, una separación entre los seres humanos. Entonces tus interacciones no están enraizadas en el Ser, sino que se basan en la mente. Cuando no hay barreras conceptuales, el amor se encuentra presente de manera natural en todas las interacciones humanas.
 
La mayoría de las interacciones humanas se limitan a un intercambio de palabras: al reino del pensamiento. Es esencial conseguir cierta quietud particularmente en las relaciones íntimas.
 
Ninguna relación puede crecer sin la sensación de espacio que acompaña a la quietud. Meditad juntos o pasad ratos en silencio en la naturaleza. Cuando vayáis de paseo, o estéis sentados en el coche o en casa, sentiros cómodos compartiendo la quietud. La quietud ni puede ser creada ni es necesario crearla. Simplemente, permaneced receptivos a la quietud que ya se encuentra presente, aunque suele quedar oscurecida por el ruido mental.
 
Si se pierde la quietud espaciosa, la relación estará dominada por la mente, y los problemas y los conflictos podrán adueñarse de ella fácilmente. Si está presente la quietud, podrá contener cualquier cosa.
 
La verdadera escucha es otro modo de llevar quietud a la relación. Cuando escuchas verdadera-mente a alguien, surge la dimensión de quietud y se convierte en parte esencial de la relación. Pero la verdadera escucha es un don escaso.
 
Generalmente, la mayor parte de la atención de la persona está consumida por su pensamiento. En el mejor de los casos, puede estar evaluando tus palabras o preparando la siguiente frase que va a decir. O puede que no te esté escuchando en absoluto, perdida en sus propios pensamientos.
 
La verdadera escucha va mucho más allá de la percepción auditiva. Es el emerger de una atención alerta, un espacio de presencia en el que las palabras son recibidas. Ahora las palabras se vuelven secundarias. Pueden ser significativas o pueden no tener sentido. Mucho más importante que aquello que estás escuchando es el acto mismo de la escucha, el espacio de presencia consciente que surge al escuchar. Ese espacio es un campo de conciencia unificador en el que te encuentras con la otra persona sin las barreras separativas creadas por el pensamiento conceptual. Y la otra persona deja de ser «otra». En ese espacio, estáis unidos en una misma alerta, una conciencia.
 
¿Vives dramas frecuentes y repetitivos en tus relaciones íntimas?
 
¿Desacuerdos relativamente insignificantes que provocan violentas discusiones y dolor emocional?
 
Los patrones egóticos básicos están en la raíz de estas experiencias: la necesidad de tener razón y, por supuesto, de que el otro esté equivocado; es decir, la identificación con posiciones mentales. También está presente la necesidad periódica del ego de estar en conflicto con algo o alguien para fortalecer su sentido de separación entre «yo» y el «otro», sin el que no puede sobrevivir.
 
Además, está el dolor emocional acumulado del pasado que tú y cada ser humano arrastra en su interior, tanto de tu pasado personal como del dolor colectivo de la humanidad que se remonta mucho, mucho tiempo atrás. Este «cuerpo-dolor» es un campo energético interno que se adueña esporádicamente de ti porque necesita experimentar más dolor emocional para alimentarse y reabastecerse. Tratará de controlar tu pensamiento y de hacerlo profundamente negativo. Le encantan tus pensamientos negativos, porque resuenan con su frecuencia y puede alimentarse de ellos. También provoca reacciones emocionales negativas en las personas que están a tu alrededor, especialmente en tu pareja, para alimentarse del drama y del dolor emocional.
 
¿Cómo puedes liberarte de esta identificación inconsciente y profundamente arraigada con el dolor, que genera tanta miseria en tu vida?
 
Toma conciencia de él. Date cuenta de que no es quien tú eres, y reconócelo por lo que es: dolor del pasado. Sé su testigo cuando te ocurra o le ocurra a tu pareja. Cuando rompes tu identificación inconsciente con él, cuando eres capaz de observarlo dentro de ti, dejas de alimentarlo, y gradualmente perderá su carga energética.
 
La interacción humana puede ser un infierno. O puede ser una gran práctica espiritual.
 
Cuando miras a otro ser humano y sientes un gran amor por él, o cuando contemplas la belleza natural y algo dentro de ti responde profundamente a ella, cierra los ojos un momento y siente la esencia de ese amor o de esa belleza interna, inseparable de quien eres, de tu verdadera naturaleza. La forma externa es un reflejo temporal de lo que, en esencia, eres por dentro. Por eso el amor y la belleza nunca pueden abandonarte, aunque todas las formas externas lo harán.
 
¿Cuál es tu relación con el mundo de los objetos, con las incontables cosas que te rodean y que utilizas cada día? ¿La silla en la que te sientas, el bolígrafo, el coche, la taza? ¿Son para ti simples medios para un fin, o de vez en cuando reconoces su existencia, su ser, aunque sea brevemente, dándote cuenta de ellos y prestándoles atención?
 
Cuando te apegas a los objetos, cuando los usas para justificar tu valía ante ti mismo o a ojos de los demás, la preocupación por las cosas puede adueñarse completamente de tu vida.
 
Cuando te identificas con las cosas, no las aprecias por lo que son, porque te estás buscando en ellas. Cuando aprecias un objeto por lo que es, cuando reconoces su ser sin proyecciones mentales, no puedes dejar de sentirte agradecido por su existencia. También podrías sentir que en realidad no es inanimado, que sólo parece inanimado a los sentidos.
 
Los físicos confirman que, a nivel molecular, cada objeto es un campo de energía pulsante. La apreciación desinteresada del reino de las cosas hará que el mundo que te rodea cobre vida de un modo que ni siquiera puedes comenzar a comprender con la mente.
 
Cuando te encuentras con alguien, aunque sea muy brevemente, ¿reconoces su ser prestándole toda tu atención? ¿O le reduces a un medio para un fin, un mero papel o función? ¿Cuál es la calidad de tu relación con la cajera del supermercado, con el empleado del aparcamiento, con el mecánico, con el «cliente»? Un momento de atención es suficiente.
 
Mientras le miras o le escuchas hay una alerta silenciosa tal vez de unos pocos segundos, tal vez más larga. Eso es suficiente para que emerja algo más real que los papeles con los que nos identificamos y que estamos acostumbrados a desempeñar.
 
Todos los papeles son parte de la conciencia condicionada característica de la mente humana. Lo que emerge a través del acto de atención es lo incondicionado: quien eres en tu esencia, por debajo de tu nombre y de tu forma. Dejas de seguir un guión, te vuelves real.
 
Cuando esa dimensión emerge dentro de ti, también la evocas en la otra persona. En último término no hay otro, siempre te estás encontrando contigo mismo.
 

martes, 19 de febrero de 2013

LAS CRISIS PERSONALES

ESTOY CONVENCIDO QUE DETRÁS DE LAS CRISIS PERSONALES SE ESCONDEN MÚLTIPLES ASUNTOS NO RESUELTOS DE NUESTRO PASADO, QUE LOS VAMOS ESQUIVANDO Y TAPANDO CON MÚLTIPLES MÁSCARAS PARA HACERNOS EL CAMINO "LO MÁS VIVIBLE" POSIBLE.
 
Es decir, sabemos que están pero nos negamos a reconocerlas. Lo cierto es que actuando así, es el peor error que podamos cometer porque no es la mejor manera de solventarlas y solucionarlas de una vez y para siempre. Siempre seguirán allí, escondidas, acechándonos... para sorprendernos y darnos el "golpe de gracia" cuando más distraidos estemos.
 
La mejor manera de enfrentarlas es pararnos un momento en nuestra vida y preguntarle de frente a esa experiencia que llamamos crisis, cuatro preguntas básicas:
1. ¿QUÉ lección QUIERES MOSTRARME ACERCA DE MÍ?
2. ¿CÓMO PUEDO RESOLVERLO?
3. ¿CON QUÉ HERRAMIENTAS CUENTO?
4. ¿QUÉ TIPO DE HERRAMIENTAS ADICIONALES NECESITO?
 
Esperar que alguien nos salve es esperar que alguien nos haga los"exámenes" de la vida. Cuando nos llega esa "prueba", lo que la vida nos pide es que nos demos cuenta qué lección tenemos que aprender.
 
Y si no nos sentimos preparados para afrontarla... reflexionar profundamente ¿qué es lo que haríamos normalmente si queremos aprobar una materia?. ¿Tiramos la toalla... o nos preparamos mejor para aprobarla? Frente a las situaciones difíciles de la vida, no esperes que nadie haga por tí lo que tú tienes que hacer. Puede ser comodo pero no te servirá de nada ya que tus lecciones son para ti y mientras no la aprendas no vendrá la siguiente.
 
Cuando una crisis no está bien sanada, se nos instala la culpa o el dolor. "la culpa" es el enojo con nosotros mismos, "el rencor" es el enojo con los demás.
 
Los dolores son inevitables, las crisis son muchas veces inevitables; pero el sufrimiento también se elige. Si deseamos quedarnos atrapados en un dolor eso es una decisión muy propia.
 
Crisis significa cambio, transfromación, una crisis bien resuelta es una oportunidad de crecer y evolucionar correctamente con el conocimiento que hemos aprendido.
 
LO IMPORTANTE NO ES EL SUCESO, SINO LA RESPUESTA QUE TENGAMOS ANTE ÉL.
 
Con el tiempo he aprendido a pulir mi propio concepto de Vida; hoy en día la puedo comprender como un Arte. Disfruto a conciencia y plenitud de lo que me gusta, y de lo que no... he aprendido a "aceptarlo". Me dí cuenta que cuando la disfrutamos sonreímos, y cuando no resulta todo como deseamos pero hemos aprendido a "aceptarla", nos llenamos de paz. Y estando en ese estado de paz, precísamente es donde he encontrado las respuestas adecuadas para resolver mis propias crisis.
 
Es evidente que nada en esta vida es seguro ni temporal, que nadie es dueño de nada, ni clon de nadie. Sólo entonces podemos asumir este concepto: LO QUE SE TRATA ES DE NO AFERRARNOS A LAS SEGURIDADES, SINO APRENDER A FLUIR MIENTRAS ESTEMOS BIEN, PARA QUE NO NOS AFECTE TANTO CUANDO NOS TOQUE VIVIR A LA INTEMPERIE.
 
¡No puedes seguir permitiendo que nadie más que tú, haga tu exámen! porque de esa forma siempre serás un ignorante; nunca aprenderás a enfrentar tus propias situaciones y a resolverlas bajo tu propio criterio; porque es muy probable que te mantengas quejandote toda la vida porque el resultado no fue de tu entero gusto.
 
Tú tienes el deber y el derecho a ser el capitán de tu propio barco; a dirigirlo, enfrentando todas las tormentas hasta llegar a mares calmos. A sentir finalmente la satisfacción que tú has sido -eres- EL PROTAGONISTA de tu vida y nó un "extra" segundón.
 
Hay algo clave en todo esto de las crisis:
 
"DEJAR IR EL PASADO, SOLTAR LOS MIEDOS DEL FUTURO Y NO APEGARSE A LOS PROBLEMAS DEL PRESENTE".

lunes, 18 de febrero de 2013

"SABER DAR Y SABER RECIBIR".

  Dice el refranero castellano en su aporte de sabiduría: “MANOS QUE NO DAIS, QUE ESPERÁIS”.
 
El universo opera por medio de un intercambio dinámico. Dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de energía en el universo y si estamos dispuestos a dar aquello que buscamos, mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida.
 
Por ello debemos dar y recibir a fin de mantener la riqueza, la abundancia, la prosperidad o cualquier cosa que deseamos en la vida circulando permanentemente.
 
En toda semilla está la promesa de miles de bosques. Pero la semilla no debe ser acaparada, ella debe dar su inteligencia al suelo fértil. A través de su acción de dar, su energía invisible fluye para convertirse en una manifestación material.
 
AL DAR Y AL RECIBIR, LO MÁS IMPORTANTE ES LA INTENCIÓN.
 
La intención debe ser siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe, porque la felicidad sostiene y sustenta la vida y, por tanto, genera abundancia. La retribución es directamente proporcional a lo que se da, cuando el acto es incondicional y sale del corazón.
 
Si deseamos alegría, démosle alegría a los otros; si deseamos amor, aprendamos a dar amor; si deseamos atención y aprecio, aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás; si deseamos riqueza material, ayudemos a otros a conseguir esa riqueza.
 
En realidad la manera más fácil de obtener lo que deseamos es ayudar a los demás a conseguir lo que ellos desean.
 
Esto se debe a que nuestro cuerpo, reducido a su estado esencial, es un haz individual de energía e información en medio de un universo de energía e información.
 
Somos haces individuales de conciencia en medio de un universo consciente. La palabra «conciencia» implica mucho más que energía e información, implica una energía y una información que viven en forma de pensamiento.
 
Por tanto, somos haces de pensamiento en medio de un universo pensante. Y el pensamiento tiene el poder de transformar.
 
OBSEQUIOS COMO INTERESARSE, PRESTAR ATENCIÓN, DAR AFECTO, APRECIO Y AMOR, SON ALGUNOS DE LOS MÁS PRECIADOS QUE SE PUEDEN DAR, Y NO CUESTAN NADA.
 
Cuando nos encontremos con alguien, enviémosle en silencio un buen deseo por su felicidad, alegría y bienestar. Esta forma de generosidad silenciosa es muy poderosa.
 
TOMEMOS LA DECISIÓN DE DAR EN TODO LUGAR A DONDE VAYAMOS, Y A QUIEN QUIERA QUE VEAMOS.
 
Mientras estemos dando, estaremos recibiendo. Cuanto más demos, más confianza tendremos en los efectos milagrosos de esta ley universal. Y a medida que recibamos más, también aumentará nuestra capacidad de dar.
 
Si somos capaces de llevar a la práctica, en nuestro día a día estas cosas primero, no solamente para nosotros mismos, sino para los demás, todo lo demás nos llegará espontáneamente.
 
“ES MÁS IMPORTANTE …..MERECER, QUE PEDIR”.

domingo, 17 de febrero de 2013

PARA MEDITARA SOLAS CON NOSOTROS MISMOS

** NADIE PUEDE IR MÁS ALLÁ DE UNA LECCIÓN NO COMPRENDIDA.
 
** La proyección es la base de la percepción, el mundo que ves es lo que tú has puesto en él y nada mas…. es el testimonio de tu estado mental, la imagen exterior de tu estado interior, tal como piensas así percibes, por lo tanto no intentes cambiar el mundo ni a los demás, opta por cambiar tu manera de pensar del mundo y de los demás.
 
** El pensamiento lleva en si todos los elementos necesarios para cristalizar en acción con seguridad y exactitud la idea que en ellos se forja.
 
** las leyes universales están presentes en toda esfera de acción y por ese motivo atraeremos cuanto deseamos o esperamos, por lo que si deseamos una cosa y esperamos otra, seremos como reinos divididos que poco a poco desaparecerán por ello es preciso tener clara nuestra determinación, esperar solo aquello que deseemos y vendrá a nosotros
 
 
** La intuición es un sentido ESPIRITUAL que se abre hacia dentro, como los sentidos corporales se abren hacia fuera y tiene la facultad de conocer la verdad, con independencia de todo, origen externo de la información.
 
** Fuerzas son los pensamientos y cada uno engendra otros de su misma especie. Cada uno de ellos volverá a ti cargado con el efecto que le corresponde y del cual es causa.
 
** El ser humano en armonía consigo mismo, emplea su mente como un espejo, que nada aferra ni a nada se niega, recibe, pero no conserva.
 
** RECUERDA SIEMPRE QUE APARENTAR TIENE MÁS LETRAS QUE SER.

jueves, 14 de febrero de 2013

LA BÚSQUEDA DE NUESTRAS RESPUESTAS (EL CAMINO DEL CORAZÓN)

Para adentrarnos en esa búsqueda de respuestas nosotros mismos, debemos hacerlo recorriendo dos caminos:
 
* EL CAMINO DEL EXTERIOR (LOS SENTIDOS Y LA MENTE)
 
* EL CAMINO INTERIOR (LOS SENTIMIENTOS, EL CAMINO DEL CORAZÓN)
 
EL CAMINO EXTERIOR A TRAVÉS DE LOS SENTIDOS
 
Tenemos que apoyarnos necesariamente en el uso de nuestros sentidos, ya que son nuestros órganos de captación de la información exterior para “trabajar con ella después en nuestro interior.
 
Es fundamental potenciar nuestros órganos de percepción, cultivarlos y desarrollarlos para poder captar en toda su amplitud lo que nos rodea, si no educamos nuestros sentidos para apreciar la belleza, la armonía, la luz, el color, los sonidos, el gusto, los perfumes, la suavidad, la textura y la diversidad que nos rodea no podremos apreciar y amar la vida.
 
EL CAMINO INTERMEDIO LA MENTE
 
sentido a lo que vivimos, descubrir lo que hay detrás de cada circunstancia, de cada experiencia que tenemos en nuestro día a día. Aprender por igual de nuestros aciertos como de nuestros errores, considerándolos un elemento fundamental de nuestra evolución.
 
El auto análisis y la meditación son dos herramientas básicas para comprender ¿estoy haciendo lo que quiero? ¿Qué necesito? ¿Me siento bien con lo que hago? ¿Estoy a gusto conmigo mismo? No cabe duda que nuestra mente se apresurara a dar respuesta a todas estas preguntas y con ello completaremos nuestro primer recorrido por el exterior.
 
EL CAMINO INTERIOR “EL CAMINO DE CORAZÓN”
 
La pregunta que surge es: ¿Cómo puedo activar ese mecanismo? ¿Cómo puedo dirigir las preguntas al Corazón?
 
Cuando nos planteamos alguna inquietud lo primero que nos llega son las respuestas de la mente, se hace necesario pues, armarse de paciencia hasta atravesar el territorio de las creencias establecidas, los conocimientos, el saber adquirido, los razonamientos intelectuales y las deducciones de nuestra lógica, que conforman un rompecabezas perfecto del cual es difícil escapar.
 
El proceso dura un tiempo y es preciso pararse a observarlo, para no hacerlo mas largo, porque cuando se lucha contra los pensamientos, el resultado es que la mente se mete en bucles infinitos que se retroalimentan unos a otros y que terminan metiéndonos en un laberinto sin salida que nos produce mas desazón que la inquietud que genero nuestra pregunta inicial.
 
importante acoger las respuestas, los argumentos y las deducciones sin oponer resistencia. Entonces hay un momento que la mente se para y enmudece, ya no hay nada que rebatir, no hay contrincante, convencida de que ha ganado la batalla, la mente acaba por retirarse.
 
Cuando esto ocurre se produce un cambio apenas perceptible. Un momento de quietud total de silencio de vació…….
 
Y ES AHÍ CUANDO SURGE ESA OTRA VOZ. SIGUEN SIENDO CONCEPTOS E IDEAS, PERCEPCIONES E INTUICIONES, QUE TIENEN CLARAMENTE OTRO NIVEL, GOZAN DE OTRAS FACULTADES ESTÁN EN OTRO ESTADO DE VIBRACIÓN MAS ALTO CONTIENEN SENTIMIENTOS Y EMOCIONES.
 
SE PRODUCE UNA LUZ NUEVA, DIFERENTE UN ENTENDIMIENTO QUE VA MÁS ALLÁ DE LA MERA COMPRENSIÓN MENTAL.
 
Si lo considero una propuesta descabellada y peligrosa. Me hago eco de las palabras que al respecto decía Arthur C. Clarke:
 
TODA IDEA REVOLUCIONARIA PROVOCA TRES ESTADOS DE REACCIÓN:
 
EN PRIMER LUGAR LA GENTE DICE “ESO ES COMPLETAMENTE IMPOSIBLE”.
 
LUEGO DICEN “TAL VEZ SEA POSIBLE, PERO VA A COSTAR MUCHO”.
 
POR ÚLTIMO, AFIRMAN QUE “SIEMPRE ME PARECIÓ UNA BUENA IDEA”.

miércoles, 13 de febrero de 2013

LA CIUDAD PERDÍDA: SAN BORONDON

RECUERDO UN TIEMPO DONDE NUESTRO PLANETA ERA LA ENVIDIA DEL SISTEMA SOLAR. ALIENÍGENAS DE LOS OTROS TANTOS PLANETAS PASABAN SUS VACACIONES EN NUESTRA TIERRA.
 
Los dos grandes soles Júpiter y nuestra Sol, hacían de nuestro planeta un lugar paradisiaco tanto en climatología como en vegetación: frutas, verduras y cereales ricas en prana solar y agua primaria, nutrición y salud. “Vacaciones saludables”, “el paraíso de la salud” era como se conocía al tercer planeta, pues, la Tierra tenía una posición privilegiada. Ocupaba el tercer lugar empezando a contar desde nuestro sol actual y también el tercer lugar empezando a contar desde Júpiter pues hay que recordar que entre Marte y Júpiter existía otro planeta (Erge) del cual solo queda el cinturón de asteroides.
 
Extraterrestres de los distintos planetas vivían en la Tierra junto con los terrestres, pero no eran ni Neanthertales ni Cromañones. Los Terrestres eran seres evolucionados tanto en cuerpo, mente como en espíritu. Fisiológicamente muy parecidos al resto de nuestro sistema solar pues existía desde generaciones atrás mezcla genética entre los seres de los distintos planetas. A estos niños, nacidos en la Tierra de padres alienígenas se les llamaba Terrestres.
 
La vida en el planeta era plena y llena de conocimiento y cultura. Nuestro planeta se había convertido en el foco de conocimiento del sistema solar. No solo tenía recopilado la experiencia y tecnología de otras civilizaciones sino que sus condiciones climatológicas y orográficas hacían que esos conocimientos se perfeccionasen y evolucionasen gracias a la mezcla demográfica existente. Pero todo lo bueno siempre llega a su fin. El Sol que ahora llamamos Júpiter estaba enfriándose. Las diferentes tecnologías extraterrestres llevaban intentando desde hacía siglos alargar la vida del planeta, inyectándole plasma galáctico junto con prana de diferentes planetas, en especial de la Tierra.
 
Pero el tiempo se había acabado, había que prepararse para una implosión solar, el núcleo de Júpiter se estaba enfriando y acabaría por perder su rotación, y se desplazaría de su órbita con lo que impactaría con el planeta más cercano; Erge, el cual se destruiría convirtiéndose en un cinturón de asteroides.
 
Tal explosión sometería a todos los planetas del sistema solar a un reajuste de orbitas y a un cambio brutal en el hábitat. La Tierra pasaría de estar bañado por dos Soles y no conocer nunca la oscuridad a quedarse sólo con un Sol y tener día y noche. El resto de los planetas sufrirían el mismo o peor destino, muchos de ellos convirtiéndose en planetas inhóspitos para la vida tal y como se conocía.
 
En el planeta Tierra al igual que en los demás se sabía que no sobrevivirían ni los más fuertes ni los más evolucionados. Solo las especies que mejor se adaptasen a los cambios climáticos podrían resistir. Se llevó a cabo la misión de preservar la cultura y el conocimiento junto con la mayor parte de los seres, plantas y animales que habitaban el planeta, Se construyo una gigantesca nave espacial (arca de Noé) en la cual se viviría como en una gran ciudad, la única pega es que tendrían que estar a más de 3000 metros bajo el agua de profundidad para evitar ser destruidos por el cataclismo. Todos los planetas tenían grandes océanos por lo que no habría problema alguno.
 
En La Tierra se escogió el océano atlántico, justo a la altura de las Canarias pues tecnológicamente era la zona más avanzada para la construcción de la nave y los grandes volcanes hacían tener una fuente ilimitada de energía.
 
Y así lo hicieron. Se sumergieron y esperaron al cataclismo…. Sucedió lo previsto, la órbita del planeta cambió su trayectoria y el eje terrestre se desvió como consecuencia de la destrucción de Erge y la corteza Terrestre se deslizo al unísono. Pero los cálculos estaban bien hechos, el océano Atlántico resistió la envestida pues era agua y no tierra.
 
La vida en el exterior sería imposible por cientos de miles de años, pero gracias a su tecnología podrían repoblar el planeta cuando las condiciones lo permitieran.
 
El resto de los planetas no tuvieron tanta suerte, los mares donde se habían ocultado se secaron, la corteza terrestre se desplazo desmesuradamente dejando atrapadas a las naves bajo el manto terrestre sin poder tener ninguna capacidad de maniobra, los volcanes de donde sacaban la energía se habían desplazado y apagado, por lo que la fuente de energía que necesitaban para su subsistencia estaba comprometida.
 
Pero no estaban solos, la constelación de Orión, y las Pléyades ayudarían sin descanso hasta la recuperación del último alienígena Desde hace millones de años la vida en la superficie de la Tierra es viable, pero el clima y las condiciones del planeta hace que sea imposible que estos seres tan evolucionados puedan coexistir con el resto de las especies. La falta de un segundo sol y el aumento de la gravedad les hace imposible vivir en la superficie. Pero no por ello abandonaron su misión de repoblar la Tierra.
 
Un Homo-sapiens más denso, primitivo, pesado y corpulento fue el espécimen dominante. Este fue nuestro antepasado, nuestros genes fueron mezclados con ese ser y con polvo de estrellas para asemejarnos lo más posible a una sociedad que en su día reinó en el planeta en paz y armonía.
 
Si alguna vez vais a Canarias y preguntáis a los aldeanos, si han visto a San Borondón, la mayor parte de ellos os dirán que sí. Que sale por el sur oeste de la isla, otros os dirán que sale por el noroeste y otros os dirán que sale por otra latitud.
 
LA REALIDAD ES QUE SALE POR DONDE QUIERE, PUES COMO NAVE ESPACIAL QUE ES DISFRUTA DE DESPLAZARSE A SU LIBRE ARBITRIO SIN DARLE EXPLICACIONES A NADIE. SI NO OS LO CREÉIS SOLO TENÉIS QUE SENTAROS A LA ORILLA DEL MAR Y PREGUNTARLE A LAS OLAS……
 
¿ESTÁS AHÍ PADRE? ..¡DÉJATE VER!.
 

martes, 5 de febrero de 2013

EL MIEDO DE TENER MIEDO

Los dos grandes frenos que el ser humano encuentra en su camino para su realización en plenitud, son dos:
 
1.- el miedo
2.- las creencias
 
Hoy dedicaremos este artículo al primero de ellos …..Al miedo.
 
¿DE QUÉ TIENES MIEDO?
 
¿Cuánto tiempo llevas posponiendo algo porque tienes miedo? A lo mejor tu trabajo no te gusta y querrías un puesto de mayor responsabilidad o cambiar de trayectoria profesional, o empezar tu propio negocio. Puede que quieras cambiar otro tipo de situación relacionada con tus emociones, pareja, amigos, pero no te atreves, te da miedo, ¿verdad? Así que te pones todo tipo de excusas para posponer lo que quieres o, simplemente, para no hacerlo.
 
TODOS TENEMOS EXCUSAS Y MIEDOS A LOS QUE, A VECES, PERMITIMOS JUGAR UN PAPEL IMPORTANTE EN NUESTRA VIDA. Los conocidos “Sí, pero…soy muy joven, muy mayor, no tengo suficiente experiencia, es demasiado tarde, cómo voy a cambiar de idea ahora, no voy a tirar por la borda todos los años de estudio…” Puedes encontrar todas las excusas que quieras. EXCUSAS QUE TE FACILITAN NO TENER QUE ABANDONAR LO CONOCIDO, NO TENER QUE PROBAR NADA NUEVO, PERO QUE SUPONEN UN OBSTÁCULO A LA HORA DE CONSEGUIR TUS OBJETIVOS Y SUEÑOS.
 
SI EL TRABAJO QUE HACES NO ES LO QUE QUIERES, eso significa que pasas al menos ocho horas al día haciendo algo que no te gusta, en un sitio que no te gusta y sintiéndote culpable porque te gustaría estar haciendo otra cosa y no das lo mejor de ti mismo/a. Y si hablamos de otros aspectos de tu vida igual, te pasas sufriendo la mayor parte del tiempo. ¿No te parece que ya es suficiente?
 
SI REALMENTE QUIERES HACER ALGO AL RESPECTO, ES HORA DE DEJAR DE QUEJARSE Y DE PONERSE MANOS A LA OBRA.
 
Por supuesto es más fácil decirlo que hacerlo, pero tu desafío está en saber encontrar la oportunidad en estas circunstancias. Al final, las excusas no son más que miedo y el primer paso a dar es identificar qué es lo que verdaderamente te asusta.
 
Estos son LOS MIEDOS más comunes:
 
1. MIEDO A LOS CAMBIOS.
 A casi nadie le gustan los cambios y mucha gente prefiere olvidarse de lo que realmente quiere antes que enfrentarse a cualquier tipo de cambio. Sin embargo, LOS CAMBIOS NO TIENEN POR QUE SER PARA MAL, AL CONTRARIO, TE PUEDEN TRAER MUCHAS COSAS BUENAS (seguro que te acuerdas de alguna ocasión en la que un cambio fue para bien). Por otro lado, los seres humanos nos adaptamos a prácticamente todo y es algo a tener siempre en mente, que nos adaptamos a las cosas nuevas y empezamos a considerarlas normales en poco tiempo (y te lo dice alguien que ha cambiado de ciudad, de país, y de carrera, prácticamente de todo).
 
2. MIEDO A LO DESCONOCIDO.
A veces es difícil enfrentarse a lo desconocido, con el resultado de qué prefieres quedarte cómo estás, aunque no seas feliz. Es a lo que estás acostumbrado/a, lo que conoces, lo que puedes manejar y eso es más fácil que atreverse a dar el salto a lo desconocido. Pero piensa, ¿te va a llevar a algún sitio quedarte ahí sin hacer nada?
 
3. MIEDO A COMETER ERRORES.
Todos cometemos errores, somos seres humanos. Lo errores nos enseñan muchas cosas y al contrario de lo que piensas, lo malo no es cometer un error, sino lo que haces para remediarlo (si es que es necesario remediarlo). Así que no te preocupes tanto por cometer errores, que para todo hay solución y que a base de errores se aprende; por no mencionar las cosas que se han descubierto por error (por ejemplo la penicilina).
 
4. MIEDO AL ÉXITO.
Mucha gente teme las supuestas consecuencias negativas del éxito, los sacrificios que en teoría te va a conllevar. Te convertirás en alguien egoísta, materialista, esnob…No tendrás tiempo para tus seres queridos, y mucho menos para ti mismo/a. Pero sabes qué, tú tienes mucho más control sobre tu vida del que quieres admitir. Puedes decidir cuáles son tus prioridades y ponerlas en primer lugar.
 
Además, el éxito y el dinero no te van a convertir en una mala persona si nunca lo has sido. Una vez oí que el dinero te hace más de lo que ya eres. Así que si eres una buena persona y te gusta ayudar a los demás, tener más dinero hará que puedas ayudar incluso más.
 
5. MIEDO A TOMAR UNA DECISIÓN EQUIVOCADA.
Para muchos de vosotros/as tomar decisiones es un castigo. Quieres estar seguro/a de que sea la decisión correcta, la mejor. No quieres cometer un error del que te arrepientas toda la vida, ¿verdad? Te equivocas, no necesitas la decisión perfecta, sino una lo suficientemente buena, que se ajuste a tus valores y necesidades.
 
Además, LA MAYOR PARTE DE LAS DECISIONES (SOBRE TODO LAS RELACIONADAS CON TU CARRERA PROFESIONAL) NO SON DE POR VIDA; en la mayoría de los casos puedes cambiar de opinión. Y como mencioné antes, lo que realmente importa es lo que hagas con las consecuencias de tus decisiones.
 
6. MIEDO AL FRACASO.
¿Y qué pasa si fracasas? Aprenderás la lección y no cometerás los mismos errores la siguiente vez. Hasta las personas con más éxito han fracasado alguna vez. Así es la vida. Así que simplemente ten en cuenta que EL FRACASO NO ES MALO, ES UN PASO MAS HACIA EL ÉXITO. 7. MIEDO A NO ESTAR A LA ALTURA.
 
Te asusta la alta responsabilidad, las expectativas, no ser capaz de hacerlo tan bien como debieras, no salir airoso/a en todo lo que hagas. La confianza en uno mismo/a viene de la mano del trabajo y del esfuerzo y la vida jamás te pondrá frente a una situación que no estés preparado/a para resolverla, tanto racional como emocional
 
TODO EL MUNDO HA TENIDO MIEDO EN UNO U OTRO MOMENTO DE SU VIDA Y ES NORMAL. Lo que es importante es identificar claramente cuál es tu principal miedo, para que puedas racionalizarlo y descubrir cómo puedes sentirte mejor. Por ejemplo, si tienes miedo al fracaso tener un “PLAN” B te hará sentir más seguro/a.
 
POR OTRO LADO, ¿QUÉ ES LO PEOR QUE PUEDE PASAR? Considera estas preguntas: “¿Qué pasaría si…?” Y entonces, ¿qué?…Y ¿qué? Por ejemplo, ¿qué es lo peor que podría pasar si no fueras lo suficientemente bueno/a para el trabajo? Me despedirían. ¿Y qué pasaría si te despidieran? Me sentiría fatal, pero supongo que encontraría otro trabajo. ¿Y qué? Supongo que no pasaría nada, sobreviviría.
 
EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS, ESE FINAL TAN TEMIDO NO SERÍA TAN MALO COMO ESPERAS y desde luego sobrevivirías. Si tienes claro qué es lo que quieres conseguir y tienes una estrategia con objetivos realistas, serás capaz de, paso a paso, seguir adelante a pesar del miedo. Ni siquiera tienes que superar los miedos, no tienes que vencerlos; solo tienes que seguir adelante a pesar de ellos.
 
NO DEJES QUE TUS EXCUSAS Y MIEDO TE HAGAN CONFORMARTE CON MENOS DE LO QUE TE MERECES o, peor, con algo que ni siquiera quieres. Tienes derecho a disfrutar de toda tu vida.
 
¿Y TÚ DE QUÉ TIENES MIEDO?

domingo, 3 de febrero de 2013

ESPIRITUALIDAD Y CONCIENCIA

La espiritualidad, palabra tan de moda en la actualidad, sigue dando lugar a numerosas interpretaciones de lo que es y de cómo manifestarla.
 
Ya dijimos que nada tiene que ver espiritualidad y religiosidad y por supuesto la espiritualidad en nada se parece ni se sustenta en ningún tipo de creencia.
 
LA ESPIRITUALIDAD LA MANIFIESTA EL SER HUMANO A TRAVÉS DE SU CONCIENCIA.
 
Cuál es el papel de las religiones convencionales en el surgi­miento de la nueva conciencia? Muchas personas ya han tomado conciencia de la diferencia entre la espiritualidad y la religión. Reconocen que el hecho de tener un credo (una serie de creencias consideradas como la verdad absoluta) no las hace espirituales, independientemente de cuál sea la naturaleza de esas creencias. En efecto, mientras más se asocia la identidad con los pensamien­tos (las creencias), más crece la separación con respecto a la di­mensión espiritual interior.
 
Muchas personas "religiosas" se en­cuentran estancadas en ese nivel. Equiparan la verdad con el pen­samiento y, puesto que están completamente identificadas con el pensamiento (su mente), se consideran las únicas poseedoras de la verdad, en un intento inconsciente por proteger su identidad. No se dan cuenta de las limitaciones del pensamiento. A menos de que los demás crean (piensen) lo mismo que ellas, a sus ojos, estarán equivocados; y en un pasado no muy remoto, habrían considerado justo eliminar a esos otros por esa razón. Hay quie­nes todavía piensan así en la actualidad.
 
La nueva espiritualidad, la transformación de la conciencia, comienza a surgir en gran medida por fuera de las estructuras de las religiones institucionalizadas. Siempre hubo reductos de espiritualidad hasta en las religiones dominadas por la mente, aunque las jerarquías institucionalizadas se sintieran amenazadas por ellos y muchas veces trataran de suprimirlos. La apertura a gran escala de la espiritualidad por fuera de las estructuras religiosas es un acontecimiento completamente nuevo. Anteriormente, esa mani­festación habría sido inconcebible, especialmente en Occidente, cultura en la cual es más grande el predominio de la mente y en donde la Iglesia cristiana tenía prácticamente la franquicia sobre la espiritualidad.
 
Esto sucede en parte como resultado de las enseñanzas espi­rituales surgidas por fuera de las religiones tradicionales, pero también debido a la influencia de las enseñanzas de los antiguos sabios orientales, que un número creciente de seguidores de las religiones tradicionales pueden dejar de identificarse con la forma, el dogma y los credos rígidos para descubrir la profundidad original oculta dentro de su propia tradición espiritual, y descu­brir al mismo tiempo la profundidad de su propio ser.
 
Se dan cuenta de que el grado de "espiritualidad" de la persona no tiene nada que ver con sus creencias sino todo que ver con su estado de conciencia. Esto determina a su vez la forma como actúan en el mundo y se relacionan con los demás.
 
Ekchart Tolle - Una nueva tierra

viernes, 1 de febrero de 2013

RENOVARSE O MORIR

Hay numerosas personas que se quejan de que todos los días hacen lo mismo, pero no se atreven a dar el paso, a cambiar, a experimentar cosas nuevas, tener amigos/as nuevos, en definitiva a hacer cosas nuevas en todos los ámbitos de su vida.
 
Si quieres que en tu vida pasen cosas nuevas…..tendrás que pensar y hacer cosas nuevas.
 
¿TE ATREVES A SOÑAR? ¡PUES SAL DE TU ZONA DE CONFORT!
 
Cuando vi en una ocasión a un caracol saliendo de su “cascara” me pareció el mejor símil visual para hablar de la ZONA DE CONFORT. Siempre me han gustado los caracoles, me parecen unos seres increíblemente simpáticos que como toda representación de la Naturaleza contienen en sí mismos una simbología sobre la vida muy potente.
 
La concha del caracol es todo su mundo, ese lugar en el que se siente protegido, a salvo, donde se esconde cuando se asusta. Es ese lugar tan confortable y tan suyo hasta el extremo de llevarlo arrastras en su caminar. El caracol no sería caracol sin su caparazón. Y aquí es un punto muy interesante al que llegar…
 
¿QUIEN SOY YO? Yo soy yo o la historia que me cuento y cuento a los demás sobre mí. Y ¿QUÉ PASARÍA SI DEJO DE SER YO POR UN MOMENTO, si dejo de ser la historia que me cuento y cuento a los demás sobre mí? Igual si salgo de mi zona de confort descubro que hay mucho más que puedo llega a ser. Sólo saliendo de donde creo que no puedo salir porque es tan mío, tan seguro, tan calentito, tan “concha de caracol”, PODRÉ DESCUBRIR QUE HAY MÁS ALLÁ DE MIS PROPIAS LIMITACIONES.
 
Porque la zona de confort es ese lugar donde siempre ocurre lo mismo, siempre actúo de la misma forma, o incluso donde no actúo no vaya a ser que ocurra algo diferente. Es ese lugar donde el hábito, la rutina, lo ya conocido son los elementos predominantes de la decoración interior.
 
La zona de confort es ese lugar tan confortable para mí que ni siquiera puedo llegar a identificar como un lastre o una cruz que llevo a cuestas y que RALENTIZA MI CAMINAR.
 
A veces sólo hay que salir para airearse y decidir volver porque es ese lugar que hemos construido conscientemente con amor, cariño y comprensión. Otras hay que salir para darse cuenta que es algo que encontramos por el camino o que nos vino dado y que NO ES PARA NADA LO QUE QUEREMOS.
 
A veces hay que salir tan sólo para saber lo que pesa y lo que nos limita, pero que aceptamos de buen grado porque es parte importante de nuestro propio proceso. Otras hay que salir para re-inventarse, para re-descubrirse, para re-generarse.
 
Bien sea para desempolvar telarañas, bien sea para auto-afirmarse, o bien sea para re-construirse, la zona de confort es un lugar del que hay que salir, de manera consciente, de vez en cuando. Salir supone cuestionarse, aprender, ampliar horizontes, renovar el cerebro, rejuvenecer, experimentar, recuperar recursos internos perdidos, ganar nuevos recursos.
 
El hecho de no moverse, de vez en cuando, de la zona de confort es aún peor para las empresas que para las personas. Se pierde flexibilidad, creatividad, capacidad de reacción y el desgaste se apodera de toda la estructura.
 
Para una empresa el efecto es triple ya que la propia empresa, instalada en su zona de confort cuenta con empleados instalados en sus zonas de trabajo de confort, desde su lugar personal de confort. Así que no resulta extraño que cuando un mercado exige de una adaptación ágil y la empresa se decide a cambiar, en el mejor de los casos, la implantación de dicho cambio sea, ¡¡toda una proeza!!
 
Salir de la zona de confort y hacerlo acompañado de la mano de un buen profesional es como un juego de consola, se van superando pruebas, etapas y niveles, se van ganando bonus o recursos, al más puro estilo Mario Bross. T
 
ambién se van perdiendo vidas, es necesario, lo que ocurre en todo proceso de ensayo y error, pero nada que no se pueda recuperar. En cada jugada que se reinicia se produce un aprendizaje, llega la maestría y se puede cumplir cualquier objetivo.
 
Y para muestra de los beneficios y del potencial de semejante movimiento este vídeo tan magnífico.
 
Porque una imagen con palabras vale lo que vale: