C.E.

C.E.
....

sábado, 31 de agosto de 2013

¿QUIÉN ES USTED Y HACIA DÓNDE SE DIRIGE?

AHORA ES UN BUEN MOMENTO PARA PLANTEARSE ESTA PREGUNTA, ANTE LA SITUACIÓN QUE ESTAMOS VIVIENDO LOS SERES HUMANOS A LO LARGO Y ANCHO DE ESTE MARAVILLOSO PLANETA BLANCO AZUL Y VERDE QUE LLAMAMOS TIERRA.

Vivimos tiempos que van demasiado deprisa para la gran mayoría, que no logra entender nada, de lo que ocurre y lo peor tampoco entiende donde acabaremos como humanidad cada vez mas des-humanizada y simplemente se deja arrastra por la inercia que nos imponen, al ritmo que nos tocan.

Pero curiosamente, simultáneamente una gran mayoría, no podemos dejar de sentir una sensación de gran energía al comenzar a transitar en lo que promete ser un año de continúas transformaciones en todos los niveles (personal, transpersonal, cultural, social, mundial, etc.)

Existe no lo duden, la gran oportunidad para todos nosotros de comprender la naturaleza de quienes realmente somos y de lo que somos capaces de lograr en este planeta.

SI ES QUE NO LO HAS HECHO AÚN, EN ALGÚN MOMENTO MÁS PRONTO QUE TARDE COMENZARÁS A PREGUNTARTE: 

 "¿POR QUÉ ESTOY AQUÍ?" Y "¿CUÁL ES MI PROPÓSITO?"

El viaje de liberación y el destino se ha iniciado, ya que es este cuestionamiento el que lo impulsa a uno hacia el despertar.

EN POCAS PALABRAS, TE CONVIERTES EN UN BUSCADOR DE TU PROPIA VERDAD, LA VERDAD QUE YA EXISTE DENTRO.

Los científicos saben ahora que EL ADN PUEDE SER DIRECTAMENTE AFECTADO POR NUESTRAS PALABRAS, pensamientos y emociones y que también puede afectar el ADN de otros a miles de kilómetros de distancia.

También se ha descubierto que el ADN absorbe y libera fotones o luz y que esta puede ser su principal fuente de alimento, por lo que el concepto de la nueva era del "trabajo de luz" de repente toma proporciones tangibles.

POR ENCIMA DE TODO, LOS CIENTÍFICOS HAN DESCUBIERTO QUE LA ENERGÍA ESENCIAL QUE MÁS AFECTA AL ADN ES EL AMOR.

El amor tiene un efecto específico sobre nosotros:

"UNA MAYOR COHERENCIA, MAYOR ORGANIZACIÓN, MAYOR ESTRUCTURA Y MAYOR CRISTALIZACIÓN -. TODOS ESTOS EFECTOS NOS MUESTRAN QUE LOS CAMPOS DE ENERGÍA, LAS MOLÉCULAS Y LAS CÉLULAS DE NUESTRO CUERPO ESTÁN TRABAJANDO EN UNA MAYOR ARMONÍA Y UNIDAD, POR PRIMERA VEZ, ESTE HECHO NOS DA UNA DEFINICIÓN CIENTÍFICA DEL AMOR."

Más y más de la humanidad están comenzando a darse cuenta de una de las más grandes verdades:

Explorar y comprender el sentido de lo que somos en el nivel más esencial es una de las búsquedas más profundas e inspiradoras de la curación en las que podemos participar.

Mientras los grandes cambios en nuestro mundo siguen instando a todos los ámbitos de la vida a transformarse, la humanidad se está despertando a un ritmo creciente a su increíble potencial y está expandiendo su identidad en una forma gloriosa.

Tenemos que reconocer que se vuelve nuestra opción el trascender a otro nivel (frecuencia o conciencia) para que podamos participar en la co-creación de una nueva y especial era, un tiempo para todas las cosas positivas, un tiempo para imaginar, un tiempo de fraternidad total.

El propósito general de las lecciones de vida es la de catalizar el crecimiento de uno, de aumentar la fuerza del alma. En nuestro caso, esto a menudo requiere experiencias cargadas de emociones, porque las emociones proporcionan un tipo de energía que aumenta temporalmente o retrasa lo que somos capaces de hacer en función de cómo son utilizadas.

Sin este impulso, nos resistiríamos a trascender los límites o a explorar nuevos caminos, porque nuestra motivación dependerá únicamente de las viejas formas de ser y hacer.

El uso eficiente de las emociones en una experiencia de aprendizaje aumenta la fuerza del alma y expande el conocimiento y, posteriormente, nada más encontrada nuevamente la comprensión de cómo funciona todo esto, nos sirve como lección, cuando se enfrentan experiencias similares en el futuro.

Por otro lado, las emociones pueden retardar el progreso si éstas limitan lo que usted siente que puede hacer.

Tenemos que aprender a separar las emociones que nos limitan de las que nos abren a nuevas posibilidades. El valor de las emociones positivas y negativas depende de lo que hagamos con ellas. La energía emocional positiva puede ser utilizada directamente para poner el conocimiento a la acción con entusiasmo.

Visto en su forma más elemental, la transformación /el cambio/ es algo a lo cual la mayoría de nosotros hemos sido condicionados a mezclar con la ansiedad e incluso el miedo. Esto no es sólo un proceso de normas sociales, sino incluso de la naturaleza del ego o un sentido separado de sí mismo como se describe en ciertas tradiciones espirituales.

Amor significa compasión, bondad, cuidado, dar, compartir e inocuidad.

En consonancia con convertirnos en aquello que deseamos ver cada vez más en este mundo, debemos convertirnos en Amor. Hay que centrarse, no en aquello que creemos que está mal en el mundo, sino más bien en cómo el amor y la armonía traerán el equilibrio de vuelta al mundo. Debemos estar dispuestos a aventurarnos más allá de los parámetros limitados y seguros en los que hemos vivido durante mucho tiempo nuestras vidas, moviéndonos hacia los dominios ilimitados.

El amor por uno mismo es esencial para el camino espiritual, no como una búsqueda narcisista, sino como algo mucho más profundo y más maduro. Al amarse a uno mismo, uno tiene la intención de servir lo más alto de sí mismo en la medida de su capacidad en todo momento.

Esto significa cuidar todos los aspectos del ser y no abusar de uno mismo de ninguna manera.Esto significa atraer cualquier parte de uno sumergida en la sombra hacia la esfera iluminada de nuestra conciencia para ser trabajada, no almacenada, escondida o reprimida.

Esto significa tratar cada situación, sin importar lo terrible que pueda ser, como algo para servir con lo mejor de nosotros y fundirla, en la medida de lo posible, con nuestra presencia, encarnando la fuerza de la unión tan conectada con el amor.

Esto no significa que si una situación es desagradable que permanezcamos en ella, sino sólo para estar completamente consciente de sí mismo para saber cómo erigir los límites necesarios en un momento determinado o actuar en consecuencia, y no reaccionar en desarmonía.

En última instancia, mientras más presentes estemos, o unidos/con amor del momento, más capaces seremos de actuar desde una mayor profundidad.

La mayoría de nosotros estamos actualmente sintiendo este desafío a nuestra propia condición mientras las cosas empiezan a transformarse con mayor rapidez e intensidad. Esto no es realmente otra cosa que las fuerzas que están tratando de desmantelar esta identidad acondicionada del ser (el yo), ya que es una sensibilidad limitada que nos impide realmente darnos cuenta y actualizar el increíble potencial que es natural a toda la vida.

Estos cambios se realizan a través y alrededor de nosotros y realmente no hay necesidad de temer, porque mientras nuestro ser condicionado es inevitablemente arrastrado, nos maravillaremos de lo que yace debajo y alrededor.

Nos maravillaremos de la amnesia que realmente hemos estado sufriendo durante eones. De hecho, todos tenemos el poder del libre albedrío y el sufrimiento o la felicidad que estas transformaciones pueden suponer realmente vienen a nuestra propia elección en la forma de percibir y actuar a través de ellas.

Deberían ser nuestras aspiraciones el ayudar a apoyar el esfuerzo creciente y continuado para abarcar, no sólo estas transformaciones, sino también ayudar a la gente a participar de su mayor sentido de sí mismo y, finalmente, comenzar a convertirnos en fuerzas creativas de transformación en el mundo a nuestro alrededor al ir elevando la totalidad de la realidad con la intención positiva hacia una mayor armonía.

A medida que comenzamos a expandir la conciencia espiritual, comenzamos a darnos cuenta de que hay más en la vida y el universo, de lo que parece. La creación es perfecta, sencillamente, demasiado asombrosa y extraordinaria para ser considerada irregular o caótica.

HAY UNA UNIDAD QUE LO IMPREGNA TODO. A MEDIDA QUE NUESTRA CONCIENCIA ESPIRITUAL CONTINÚA CRECIENDO, NOS VAMOS A ENCONTRAR A NOSOTROS MISMOS COMPRENDIENDO LA CONEXIÓN SUBYACENTE DE TODO, HASTA QUE EVENTUALMENTE NOS DEMOS CUENTA DE QUE LOS DEMÁS SON EN REALIDAD PARTE DE NOSOTROS MISMOS, QUE NOSOTROS SOMOS UNA PARTE DE ELLOS, QUE TODOS SOMOS UNO. 

 “YO SOY OTRO TÚ MISMO”.

Esto es realmente el significado de hacer un Cielo en la Tierra (o cualquier palabra que se usted desee utilizar para describir algo mejor y más brillante).

Y lo que es sorprendente es que a medida que los sistemas que nos han limitado caen, se nos invita a crear otros nuevos a su paso, sabiendo que ahora, en el diluvio de la gran era de la información de la que vivimos, que estos nuevos brotes de crecimiento humano y creatividad e ingenio vienen de quizás el mayor estanque de la comprensión y la sabiduría.

Nunca antes ha habido tanta unidad en nuestro planeta, tal comprensión de la cultura, tal innovación, en todos los campos de expresión.

Esto va más allá de lo emocionante.

Si ustedes apagan la incesante corriente de  negatividad que sale de los órganos de difusión del viejo orden del mundo (los medios de comunicación, por ejemplo), sentirán lo que está ocurriendo en nuestro planeta, sin duda llegarán a darse cuenta de que están, literalmente, atestiguando y creando los comienzos de ese mundo deseado por todos un mundo donde todos tengamos la mismas oportunidades y todos empujemos en la misma dirección en definitiva…..un mundo feliz.

viernes, 30 de agosto de 2013

EDUCAR LOS SENTIMIENTOS

Volver la mirada hacia otras épocas de la historia puede permitirnos apreciar cómo en el siglo XVIII, por ejemplo, el hombre exaltaba la razón y la colocaba en un sitio de reverencia puesto que todo tenía sentido si pasaba por su tamiz.

Los movimientos pendulares de nuestra historia nos mostraron, por otro lado, cómo en la primera mitad del siglo XIX el Romanticismo elogió lo afectivo y pasional, la libertad y la subjetividad como ejes fundamentales. 

Frente a estos cambios radicales de la perspectiva humana, cabe preguntarnos: ¿cómo se encuentra el hombre del siglo XXI frente a estas cuestiones, se sitúa en la razón o se sitúa más en los sentimientos?

EL ESCRITOR ESPAÑOL ENRIQUE ROJAS EN SU LIBRO "EL AMOR INTELIGENTE" CONSIDERA QUE HOY A LOS JÓVENES UNIVERSITARIOS SE LES ENSEÑA MUY POCO SOBRE LA AFECTIVIDAD Y LO RELACIONADO A ELLA, NINGUNA ASIGNATURA HABLA DE ELLA Y FRENTE A ESTA CARENCIA SE PREGUNTA QUÉ SE PUEDE HACER ANTE ESTA NUEVA FORMA DE ANALFABETISMO.

JEAN GUITTON EN "SILENCIO SOBRE LO ESENCIAL" MANIFIESTA EL PAPEL QUE OCUPAN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: SILENCIAN Y PASAN POR ALTO TEMAS DIRECTAMENTE RELACIONADOS CON LA VIDA HUMANA, UNO DE ELLOS ES LA EDUCACIÓN SENTIMENTAL.

La falta de una correcta educación de los sentimientos desarrolla sin dudas, un ser humano segmentado, incompleto, que sólo está capacitado para su trabajo, labor profesional, pero bastante incapacitado para desplegar su lenguaje sentimental.

¿TAREA DE LA ESCUELA, DE LAS UNIVERSIDADES, DEL MEDIO, DE LA FAMILIA?

Creemos que desarrollar una disciplina de pensamiento, un lenguaje de los sentimientos y acciones coherentes que los avalen, es una empresa que requiere del compromiso de todos como sociedad, ya sea en forma sistematizada o bien con la espontaneidad que brinda el diálogo familiar. Sin embargo, consideramos que es prioritario que la educación moral, de la que forman parte los sentimientos, se apoye y se enriquezca fundamentalmente en el ámbito del hogar.

Este es la primera cuna donde el ser se manifiesta y es responsabilidad prioritaria de los padres favorecer una educación que contemple, entre otras cosas, la educación de los sentimientos. Se debe enseñar cómo aprender a conocer el tipo y la naturaleza de lo que sentimos y pensamos, de qué forma dirigirlos y encauzarlos hacia una proyección positiva.

EXPRESA ENRIQUE ROJAS QUE "LA CAPACIDAD PARA CONTROLAR Y DOMINAR LOS SENTIMIENTOS Y LAS PASIONES ES UN SIGNO DE MADUREZ. (...) DEL MISMO MODO QUE EDUCAR UNA PERSONA NO ES DECIRLE A TODO QUE SÍ, EDUCAR LOS SENTIMIENTOS NO CONSISTE SÓLO EN DIRIGIR, PROYECTAR, RACIONALIZAR, HAY QUE SABER QUE COSAS SE CUELAN HACIA EL INTERIOR DE UNO Y SON NEGATIVAS, PARA PODER LUCHAR Y ECHARLAS AFUERA. ESTO NO ES REPRESIÓN, SINO SIMPLEMENTE CAPACIDAD PARA GOBERNARSE A SÍ MISMO, DISTINGUIENDO ENTRE LO VALIOSO DE VERDAD Y LO QUE LO ES SÓLO EN APARIENCIAS".

La razón y lo sentimental no pueden desvincularse porque juntos hacen la esencia de la persona y se complementan en funciones específicas que ayudan a discernir lo frívolo de lo valioso, lo banal de lo trascendente. Y propiciar una educación tendente al desarrollo de lo moral es trascendente. Implica capacidad de análisis, reflexión, auto-conocimiento, toma de decisión responsable y compromiso para el cambio. Todo esto se debe tratar de enseñar a los hijos, a los alumnos, a los ciudadanos, porque la construcción de personas éticas a todos nos atañe y a todos nos afecta de una u otra manera.

Los padres porque asumieron el compromiso de la educación de ese hijo que se le confió y deben, entonces, crear los medios y las condiciones que favorezcan este análisis de la personalidad de cada hijo, en forma personal y diferenciada porque cada ser es único y distinto.

Cada individuo, sin duda, anhela poder proyectarse en el amor y buscar la felicidad, por eso es importante poder intuir qué recursos usar, qué camino seguir, cómo aproximarnos a nuestros objetivos y deseos. Ninguna receta es válida para ello, pero si estamos convencidos de la necesidad de mejorar y crecer espiritualmente, entonces sin duda el esfuerzo tendrá sentido y será vivificante.

jueves, 29 de agosto de 2013

LA FE Y LA RAZÓN

LA FE ENCIERRA UN SIGNIFICADO MUY IMPORTANTE PARA LA VIDA DE MUCHAS PERSONAS. INVOLUCRA LA FORTALEZA QUE POSEE EL SER HUMANO PARA LLEVAR A CABO LO QUE SE PROPONGA.

PORQUE FE ES CONFIANZA, CONFIANZA EN SÍ MISMO, EN SU CAPACIDAD DE TRABAJO PARA CONSEGUIR UN OBJETIVO O DE LUCHA PARA ENFRENTAR SUS PROBLEMAS CON LUCIDEZ, SENTIDO COMÚN Y AMOR POR LA VIDA.

Este amor por la vida que aporta el entusiasmo para perseverar con dinamismo aún en los momentos más difíciles, rescatando el factor positivo de las experiencias vividas.

La fe es el sentimiento íntimo que relaciona al hombre con su Creador y lo impulsa a mantener una vida interior donde conviven la valoración de los momentos felices y la aceptación de las adversidades como un estímulo a su capacidad de trabajo, a su inteligencia y a su creatividad.

Nos permite comprender que el dolor no constituye un castigo Divino sino una herramienta evolutiva para llegar a mayores niveles de sensibilidad y solidaridad con nuestros semejantes. Esta concepción de la fe nos permite acercar la vida en sus diferentes matices, rescatando en cada circunstancia de la misma, feliz o dolorosa, el mensaje que pretende dejarnos.

La fe en nosotros mismos no debe confundirse con la autosuficiencia que se acerca más a la soberbia que a la propia confianza. Por el contrario, debe tener el sello de la humanidad, que le da al hombre la convicción de que, más allá de lo que puede o no comprender, están las leyes universales rigiendo la evolución de los seres.

La humildad predispone a la intuición y a la lucidez que son necesarias para resolver cada problema en su momento oportuno.

Cuando el ser agota los medios para superar las dificultades es cuando debe elevar su pensamiento a Dios y sin claudicar en la lucha y en el esfuerzo, entregar su sentimiento de aceptación y fe. Una fe vigorosa en la lógica de los procesos otorga perseverancia, energía y los recursos que permiten salvar los obstáculos, tanto en las cosas pequeñas como en las grandes empresas.

La hipertrofia de la fe asentada sobre un fanatismo religioso ha llevado a la humanidad a un sinnúmero de conflictos desdibujando su significado altruista y universal. Este abuso a la libertad de pensamiento hizo prevalecer la razón suponiendo que ambos conceptos, fe y razón, serían irreconciliables.

Sin embargo, es posible armonizarlos para el progreso de la humanidad, a partir de una fe lúcida, orientada por la razón y no ciega y sin que el hombre deba abdicar de una de sus más valiosas facultades: el razonamiento, la libertad de pensamiento y su libre albedrio.

SÓLO ES INQUEBRANTABLE AQUELLA FE QUE SE BASA EN LA COMPRENSIÓN, EL DISCERNIMIENTO Y LA INTERPRETACIÓN DE LOS HECHOS, AQUELLA QUE PUEDE MIRAR FRENTE A FRENTE A LA RAZÓN EN TODAS LAS EDADES DE LA HUMANIDAD.

Y ESTO ES POSIBLE, ADOPTANDO UNA ACTITUD ABIERTA DE ESTUDIO Y ANÁLISIS EN LA BÚSQUEDA DE NUEVOS CONOCIMIENTOS, AMPLIANDO NUESTRO CRITERIO PARA UNA MEJOR EVALUACIÓN DE LOS MISMOS. ESTA HA SIDO LA ACTITUD DE MUCHOS HOMBRES DE LA FILOSOFÍA Y DE LA CIENCIA QUE CONTRIBUYERON AL PROGRESO DE LA HUMANIDAD.

LA RAZÓN NO ESTÁ REÑIDA CON LA FE. PORQUE MIENTRAS LA PRIMERA ESTIMULA NUESTRO INTELECTO, LA SEGUNDA ANIDA EN EL CORAZÓN DEL SER HUMANO Y LO IMPULSA AL CALOR DE LA ESPIRITUALIDAD, POSIBILITANDO UN ÍNTIMO ACERCAMIENTO CON DIOS. AMBAS SON NECESARIAS Y SE COMPLEMENTAN EN EL TRAYECTO EVOLUTIVO DEL ESPÍRITU.

miércoles, 28 de agosto de 2013

MENSAJES DE OTRO TIEMPO - LAS PROFECÍAS DE JUAN DE JERUSALÉN

ALGO QUE SIEMPRE HA FASCINADO Y FASCINA AL SER HUMANO ES CONOCER EL FUTURO, ASÍ QUE A PARTIR DE HOY DEDICARE UNOS CUANTOS ARTÍCULOS QUE HABLEN DEL FUTURO QUE NOS ESPERA COMO SERES HUMANOS Y COMO HUMANIDAD 

 JUAN DE JERUSALÉN ESTÁ CONSIDERADO COMO EL PROFETA QUE MEJOR Y CON MÁS ACIERTO HA DESCRITO, HACE MIL AÑOS EL MUNDO Y EL SER HUMANO ACTUAL, SUS ACIERTOS EN SUS PREDICCIONES HACE QUE SEA IMPRESCINDIBLE LEER, MEDITAR Y REFLEXIONAR SOBRE SUS PROFECÍAS. 

 INTRODUCCIÓN 

 Según una doble acepción, la palabra profeta puede significar: 

 Persona que es capaz de predecir acontecimientos futuros, lo que comúnmente se conoce como profecía 

 Persona que habla por inspiración divina o en nombre de Dios. Es una figura clave en muchas religiones puesto que su don proviene de su capacidad de hablar con Dios y ser inspirado por Él 

UNA PROFECÍA ES UNA AFIRMACIÓN CLARIVIDENTE SOBRE EL FUTURO, EN GENERAL.

Sin embargo, hay una diferencia entre profecía y predicción:

UNA PREDICCIÓN ES UNA AFIRMACIÓN QUE SE UTILIZA PARA REFORZAR UNA TEORÍA DE ACUERDO A UN PROCESO LÓGICO, MIENTRAS QUE UNA PROFECÍA NO ESTÁ LIGADA A UN RAZONAMIENTO EN LA PREVISIÓN DEL RESULTADO PREDICHO Y SU INSPIRACIÓN ES DE ORIGEN DIVINO.

La característica común de las profecías es que, las que sobreviven, han sido determinadas como tales después de que ocurrieron los hechos. 

CUÁL ES EL DON QUE HACE CAPAZ A UN SER HUMANO DE VER, PERCIBIR O INTUIR EL FUTURO?

Según sea la formación, científica o espiritual de las personas, se manifiestan varias opiniones al respecto:

Algunos creen que es un don divino dado por Dios a algunos elegidos, otros que es una capacidad mental paranormal, también se dice que algunas personas en estado de trance despegan su alma del cuerpo y así viajan por el tiempo...

Hay quienes aseguran que los antiguos profetas recibieron su inspiración en viajeros del tiempo que estuvieron en el pasado y dejaron datos del futuro.

También se asegura que seres extraterrestres, tal vez nuestros dioses creadores utilizan esa sutil manera de ayudar a encaminarnos y darnos, sin cambiar abruptamente el mundo, algunos avisos para que en forma natural el ser humano encauce su futuro en este universo.

COMO SE PUEDE VER HAY MUCHAS TEORÍAS, CUAL ES LA CORRECTA... ES DIFÍCIL SABERLO, PERO MAS ALLÁ DE LA CORRECTA DEFINICIÓN DE LA OCURRENCIA DE ESTE FENÓMENO, LO MAS IMPORTANTE ES QUE HUBO, HAY Y SEGUIRÁN HABIENDO SERES HUMANOS DOTADOS DE ESA HABILIDAD DE VER Y PREDECIR LOS SUCESOS DEL FUTURO.

JUAN DE JERUSALÉN

Juan de Jerusalén nació cerca de Vezelay, Francia, alrededor de los años 1040 o 1042. Fue uno de los fundadores de la ORDEN DE LOS CABALLEROS DEL TEMPLE, O TEMPLARIOS, en 1118. Murió poco después, en el año 1119 o 1120, a la edad de 77 años.

Su libro de profecías, "PROTOCOLO SECRETO DE LAS PROFECÍAS", habría sido leído por Nostradamus, lo que sirvió de inspiración y guía para sus propias visiones proféticas.

Un manuscrito descubierto en Zagorsk, cerca de Moscú, y que data del siglo XIV, califica a Juan de Jerusalén de, "prudente entre los prudentes", "santo entre los santos" y que "sabía leer y escuchar el cielo".

También señala que Juan solía retirarse frecuentemente al desierto para rezar y meditar, y que "estaba en la frontera entre la Tierra y el cielo". 

Durante su estancia en Jerusalén, en el año 1099, pudo mantener encuentros con rabinos, sabios musulmanes, iniciados, místicos y cabalistas, prácticos en las artes adivinatorias, astrológicas y numerológicas.

Estas profecías estuvieron ocultas durante muchos años, hasta que en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, en 1941, fueron halladas por las S.S. (la policía y las fuerzas armadas alemanas) en una sinagoga de Varsovia; luego de la caída de la Alemania nazi, desaparecieron nuevamente, hasta que fueron descubiertas en años recientes en los archivos secretos de la K.G.B. soviética, según afirman algunos investigadores.

Las profecías parecen escritas específicamente para el nuevo milenio, como si éste fuera el tiempo en que deben darse a conocer.

TODAS ELLAS COMIENZAN CON LA FRASE: "CUANDO EMPIECE EL AÑO MIL QUE SIGUE AL AÑO MIL..." 

A pesar de su descarnada crudeza (sobre todo las relativas al SIDA y la contaminación ambiental), son de una gran belleza poética, lo cual las hace diferentes a otros textos proféticos.

"VEO Y CONOZCO" (ESCRIBIÓ HACE MIL AÑOS JUAN DE JERUSALÉN).

Mis ojos descubren en el cielo lo que será, y atravieso el tiempo de un solo paso.

Una mano me guía hacia lo que ni veis ni conocéis. Mil años habrán pasado y Jerusalén ya no será la ciudad de los cruzados de Cristo. La arena habrá enterrado bajo sus granos las murallas de nuestros castillos, nuestras armaduras y nuestros huesos. Habrá sofocado nuestras voces y nuestras plegarias.

Los cristianos venidos de lejos en peregrinación, allí donde estaban sus derechos y su ley, no osarán acercarse al sepulcro y a las reliquias si no es escoltado por los caballeros judíos, que tendrán aquí, como si Cristo no hubiera sufrido en la cruz, su Reino y su Templo. Los infieles serán una multitud innumerable que se extenderá por todas partes y su fe resonará como un tambor de un confín al otro de la tierra.

Veo la inmensidad de la tierra. Continentes que Herodoto no nombró sino en sueños se añadirán más allá de los grandes bosques de los que habla Tácito y en el lejano final de mares ilimitados que empiezan después de las columnas de Hércules.

Mil años habrán pasado desde el tiempo en que vivimos, y los fondos de todo el mundo se habrán dividido en grandes reinos y vastos imperios.

Guerras tan numerosas como las mallas de la cota que llevan los caballeros de la orden se entrelazarán, desharán los reinos y los imperios y tejerán otros. Y los siervos, los villanos, los pobres sin hogar se sublevarán mil veces, harán arder las cosechas, los castillos y las villas, hasta que se les queme vivos y se obligue a los supervivientes a volver a sus cubiles. Se habrán creído reyes.

Mil años habrán pasado y el hombre habrá conquistado el fondo de los mares y de los cielos, y será como una estrella en el firmamento. Habrá adquirido el poder del sol y se creerá dios, construyendo sobre la inmensidad de la tierra mil torres de babel. Habrá edificado muros sobre las ruinas de los que levantaron los emperadores de Roma y éstos separarán una vez más las legiones de las tribus bárbaras.

Más allá de los grandes bosques habrá un imperio. Cuando caigan los muros, el imperio no será más que agua cenagosa. Las gentes se mezclarán una vez más. Entonces empezará el año mil que sigue al año mil.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre estará frente a la entrada sombría de un laberinto oscuro. Y al fondo de esa noche en la que va a internarse, veo los ojos del Minotauro. Guárdate de su furor cruel, tú que vivirás en el año mil que sigue al año mil.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil. El oro estará en la sangre. El que contemple el cielo contará denarios; el que entre en el templo encontrará mercaderes; los mandatarios serán cambistas y usureros; La espada defenderá a la serpiente. Pero el fuego será latente, todas las ciudades serán Sodoma y Gomorra y los hijos de los hijos se convertirán en la nube ardiente; ellos alcanzarán los viejos estandartes.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá poblado los cielos y la tierra y los mares con sus criaturas; mandará, pretenderá los poderes de Dios, no conocerá límite. Pero todas las cosas se sublevarán; titubeará como un rey borracho; galopará como un caballero ciego y a golpes de espuela internará a su montura en el bosque; al final del camino estará el abismo.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, se erigirán torres de Babel en todos los puntos de la tierra, en Roma y en Bizancio; los campos se vaciarán; no habrá más ley que mirar por uno mismo y por los propios. Pero los bárbaros estarán en la ciudad; ya no habrá pan para todos y los juegos no serán suficientes; entonces, las gentes sin futuro provocarán grandes incendios.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hambre oprimirá el vientre de tantos hombres y el frío aterirá tantas manos, que estos querrán ver otro mundo y vendrán mercaderes de ilusiones que ofrecerán el veneno. Pero éste destruirá los cuerpos y pudrirá las almas; y aquellos que hayan mezclado el veneno con su sangre serán como bestias salvajes atrapadas en una trampa, y matarán y violarán y despojarán y robarán, y la vida será un Apocalipsis cotidiano.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, todos intentarán disfrutar tanto como puedan; el hombre repudiará a su esposa tantas veces como se case y la mujer irá por los caminos umbríos tomando al que le plazca, dando a luz sin poner el nombre del padre. Pero ningún maestro guiará al niño y cada uno estará solo entre los demás; la tradición se perderá; la ley será olvidada como si no se hubiera anunciado y el hombre volverá a ser salvaje.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el padre buscará el placer en su hija, el hombre en el hombre, la mujer en la mujer, el viejo en el niño impúber, y eso será a los ojos de todos. Pero la sangre se hará impura; el mal se extenderá de lecho en lecho; el cuerpo acogerá todas las podredumbres de la tierra, los rostros serán consumidos, los miembros, descarnados; el amor será una peligrosa amenaza para aquellos que se conozcan sólo por la carne.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, aquel que hable de promesas y de ley no será oído; el que predique la fe de Cristo perderá su voz en el desierto. Pero por todas partes se extenderán las aguas poderosas de las religiones infieles; falsos Mesías reunirán a los hombres ciegos. Y el infiel armado será como nunca había sido; hablará de justicia y de derecho, y su fe será de sangre y fuego; se vengará de la cruzada.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el fragor de la muerte provocada avanzará como la tormenta sobre la tierra; los bárbaros se mezclarán con los soldados de las últimas legiones; los infieles vivirán en el corazón de las ciudades santas; todos serán, por turnos, bárbaros, infieles y salvajes. No habrá órdenes ni normas; el odio se extenderá como la llama en el bosque seco; los bárbaros masacrarán a los soldados; los infieles degollarán a los creyentes; el salvajismo será cosa de cada uno y de todos, y las ciudades morirán.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres se juzgarán entre ellos según sean su sangre y su fe; nadie escuchará el corazón sufriente de los niños; se les echará del nido como los pájaros a sus crías; y nadie podrá protegerlos de la mano armada con guantelete. El odio inundará las tierras que se creían pacificadas. Y nadie se librará, ni los viejos ni los heridos; las casas serán destruidas o robadas; los unos se apoderarán del lugar de los otros; todos cerrarán los ojos para no ver a las mujeres violadas.

EN SU LIBRO, "PROTOCOLO SECRETO DE LAS PROFECÍAS", JUAN DE JERUSALÉN SIGUE CON SU DESCRIPCIÓN DE NUESTRO MUNDO ACTUAL. DEL MUNDO DEL AÑO MIL DESPUÉS DEL AÑO MIL.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, todos sabrán lo que ocurre en todos los lugares de la tierra: se verá al niño cuyos huesos están marcados en la piel y al que tiene los ojos cubiertos de moscas, y al que se da caza como a las ratas. Pero el hombre que lo vea volverá la cabeza, pues no se preocupará sino de sí mismo; dará un puñado de granos como limosna, mientras que el dormirá sobre sacos llenos. Y lo que dé con una mano recogerá con la otra.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre comerciará con todo; todas las cosas tendrán precio, el árbol, el agua y el animal; nada más será realmente dado y todo será vendido. Pero el hombre entonces no valdrá más que su peso en carne; se comerciará con su cuerpo como los canales de ganado; tomarán su ojo y su corazón; nada será sagrado, ni su vida ni su alma; se disputarán sus despojos y su sangre como si se tratara de una carroña.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá cambiado la faz de la tierra; se proclamará el señor y el soberano de los bosques y de las manadas; habrá surcado el sol y el cielo y trazará caminos en los ríos y en los mares. Pero la tierra estará desnuda y será estéril, el aire quemará y el agua será fétida; la vida se marchitará porque el hombre agotará las riquezas del mundo. Y el hombre estará solo como un lobo en el odio de sí mismo.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los niños también serán vendidos; algunos se servirán de ellos como de muñecos para disfrutar de su piel joven; otros los tratarán como a animales serviles. Se olvidará la debilidad sagrada del niño y su ministerio; será como un potro que se doma, como un cordero que se sangra, que se sacrifica. Y el hombre no será más que barbarie.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, la mirada y el espíritu de los hombres serán prisioneros; estarán ebrios y no lo sabrán; tomarán las imágenes y los reflejos por la verdad del mundo; se hará con ellos lo que se hace con un cordero. Entonces vendrán los carniceros; los rapaces los agruparán en rebaños para guiarlos hacia el abismo y levantar a los unos contra los otros; se les matará para tomar su lana y su piel y el hombre que sobreviva será despojado de su alma.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, reinarán los soberanos sin fe; mandarán sobre multitudes humanas inocentes y pasivas; esconderán sus rostros y guardarán en secreto su nombre y sus fortalezas estarán perdidas en los bosques. Pero ellos decidirán la suerte de todo y de todos; nadie participará en las asambleas de su orden; todos serán siervos pero se creerán hombres libres y caballeros; sólo se levantarán los de las ciudades salvajes y las creencias heréticas, pero también serán vencidos y quemados vivos.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres serán tan numerosos sobre la tierra que parecerán un hormiguero en el que alguien clavara un bastón; se moverán inquietos y la muerte los aplastará con el talón como a insectos enloquecidos. Grandes movimientos los enfrentarán unos contra otros; las pieles oscuras se mezclarán con las pieles blancas; la fe de Cristo con la del infiel; algunos predicarán la paz concertada pero por todo el mundo habrá guerras de tribus enemigas.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres querrán franquear las murallas; la madre tendrá el pelo gris de una vieja; el camino de la naturaleza será abandonado y las familias serán como granos separados que nada puede unir. Será, pues, otro mundo; todos errarán sin vínculos, como los caballos desbocados corriendo en todas direcciones sin guía; desgraciado del caballero que cabalgue esa montura; carecerá de estribos y se precipitará en la zanja.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres no confiarán en la ley de Dios, sino que querrán guiar su vida como a una montura; querrán elegir a sus hijos en el vientre de sus mujeres y matarán a aquellos que no deseen. Pero ¿qué será de estos hombres que se creen Dios? Los poderosos se apropiarán de las mejores tierras y de las mujeres más bellas; los pobres y los débiles serán ganado; los poblachos se convertirán en plazas fuertes; el miedo invadirá los corazones como un veneno.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, habrá surgido un orden negro y secreto; su ley será el odio y su arma, el veneno; deseará siempre más oro y se extenderá su reino por toda la tierra, y sus servidores estarán unidos entre ellos por un beso de sangre. Los hombres justos y los débiles acatarán su regla. Los poderosos se pondrán a sus servicios. La única ley será la que dicte en las sombras; venderá el veneno aun dentro de las iglesias. Y el mundo avanzará con ese escorpión bajo el pie.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, muchos hombres permanecerán sentados con los brazos cruzados, se irán sin saber adónde, con los ojos vacíos, pues no tendrán forja en la que batir el metal, ni campo que cultivar. Serán como la simiente que no puede echar raíces. Errantes y empobrecidos; los más jóvenes y los más viejos, a menudo sin hogar. Su única salvación será la guerra y combatirán entre ellos, y odiarán su vida.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, las enfermedades del agua, del cielo y de la tierra atacarán al hombre y le amenazarán; querrá hacer nacer lo que ha destruido y proteger su entorno; tendrá miedo de los días futuros. Pero será demasiado tarde; el desierto devorará la tierra y el agua será cada vez más profunda, y algunos días se desbordará, llevándose todo por delante como un diluvio, y al día siguiente la tierra carecerá de ella y el aire consumirá los cuerpos más débiles.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, la tierra temblará en muchos lugares y las ciudades se hundirán; todo lo que se haya construido sin escuchar a los sabios será amenazado y destruido; el lodo hundirá los pueblos y el suelo se abrirá bajo los palacios. El hombre se obstinará porque el orgullo es su locura; no escuchará las advertencias repetidas de la tierra, pero el incendio destruirá las nuevas Romas y, entre los escombros acumulados, los pobres y los bárbaros, a pesar de las legiones, saquearán las riquezas abandonadas.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el sol quemará la tierra; el aire ya no será velo que protege del fuego. No será más que una cortina agujereada y la luz ardiente consumirá las pieles y los ojos. El mar se alzará como agua enfurecida; las ciudades y las riberas quedarán inundadas y continentes enteros desaparecerán; los hombres se refugiarán en las alturas y olvidando lo ocurrido, iniciarán la reconstrucción.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres sabrán hacer realidad los espejismos; los sentidos serán engañados y creerán tocar lo que no existe; seguirán caminos que solo los ojos verán y el sueño podrá hacerse realidad. Pero el hombre ya no sabrá distinguir entre lo que es y lo que no es. Se perderá en falsos laberintos; los que consigan dar vida a los espejismos se burlarán del hombre pueril, engañándole. Y muchos hombres se convertirán en perros rastreros.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los animales que Noé embarcó en su arca no serán, entre las manos del hombre, más que bestias transformadas según su voluntad; y, ¿quién se preocupará de su sufrimiento vital? El hombre habrá hecho de cada animal lo que habrá querido. Y habrá destruido numerosas especies. ¿En qué se habrá convertido el hombre que haya cambiado las leyes de la vida, que haya hecho del animal vivo pella de arcilla? ¿Será el igual de Dios o el hijo del diablo?

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, se deberá temer por hijo del hombre; el veneno y la desesperación le acecharán; no se le habrá deseado más que por uno mismo, no por él o por el mundo; será acosado por el placer y a veces venderá su cuerpo. Pero incluso el que sea protegido por los suyos estará en peligro de tener el espíritu muerto; vivirá en el juego y en el espejismo. ¿Quién le guiará cuando no tenga maestros? Nadie le habrá enseñado a esperar y a actuar.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre se creerá Dios, aunque no habrá progresado nada desde su nacimiento. Atacará vencido por la ira y por los celos. Y su brazo estará armado con el poder del que se habrá adueñado; Prometeo cegado podrá destruirlo todo a su alrededor. Será un enano de alma y tendrá la fuerza de un gigante; avanzará a pasos inmensos pero no sabrá qué camino tomar. Su cabeza estará cargada de saber pero ya no sabrá porque vive o porque muere será, como siempre, el loco que gesticula o el niño que gime.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, regiones enteras serán botines de guerra. Más allá de los límites romanos e incluso en el antigua territorio del imperio; los hombres de las mismas ciudades se degollarán; aquí habrá guerra entre tribus y allá, entre creyentes. Los judíos y los hijos de Alá no dejarán de enfrentarse y la tierra de Cristo será su campo de batalla; pero los fieles querrán defender en todo el mundo la pureza de su fe y ante ellos no habrá más que duda y poder; entonces la muerte avanzará por todo el mundo como estandarte de los tiempos nuevos.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, multitudes de hombres serán excluidos de la vida humana; no tendrán derechos, ni techo, ni pan; estarán desnudos y no tendrán más que su cuerpo para vender; se le expulsará lejos de la torre de Babel de la opulencia. Se agitarán como un remordimiento o una amenaza; ocuparán regiones enteras y proliferarán: escucharán las prédicas de la venganza y se lanzarán al asalto de las torres orgullosas; habrá llegado el tiempo de las invasiones bárbaras.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá entrado en el laberinto oscuro; tendrá miedo y cerrará los ojos, pues ya no sabrá ver; desconfiará de todo y temerá a cada paso, pero será empujado hacia delante y no le será permitido detenerse. La voz de Casandra será, sin embargo, potente y clara. Pero él no la oirá pues querrá poseer más cada día y su cabeza se habrá perdido en las fantasías; los que serán sus maestros le engañarán y no tendrá más que malos consejeros.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los hombres por fin habrán abierto sus ojos; ya no estarán encerrados en sus cabezas o en sus ciudades; se verán y se oirán de un lado a otro de la tierra; sabrán que lo que golpea a uno hiere al otro. Los hombres formarán un cuerpo único del que cada uno será una parte ínfima, y juntos construirán el corazón, y habrá una lengua que será hablada por todos y nacerá así, por fin, el gran humano.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre habrá conquistado el cielo; creará estrellas en el gran mar azul sombrío y navegará en esa nave brillante, nuevo Ulises, compañero del sol, hacia la odisea celeste. Pero también será el soberano del agua; habrá construido grandes ciudades náuticas, que se nutrirán de las cosechas del mar; vivirá así en todos los rincones del gran dominio y nada le será prohibido.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los hombres podrán penetrar en las profundidades de las aguas; su cuerpo será nuevo y ellos serán peces, y algunos volarán más altos que los pájaros como si la piedra no cayera. Se comunicarán entre ellos pues su espíritu estará tan abierto que recogerá todos los mensajes, y los sueños serán compartidos y vivirán tanto tiempo como el más viejo de los hombres, aquel del que hablan los libros sagrados.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre conocerá el espíritu de todas las cosas, la piedra o el agua, el cuerpo del animal o la mirada del otro; habrá penetrado los secretos que los dioses antiguos poseían y empujará una puerta tras otra en el laberinto de la vida nueva. Creará con la fuerza con que brota una fuente; enseñara es saber a la multitud de los hombres, y los niños conocerán la tierra y el cielo mejor que nadie antes que ellos. Y el cuerpo del hombre será más grande y más hábil. Y su espíritu habrá abarcado todas las cosas y las habrá poseído.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre ya no será el único soberano, pues la mujer empuñará el cetro; será la gran maestra de los tiempos futuros y lo que piense lo impondrá a los hombres; será la madre de ese año mil que sigue al año mil. Difundirá la dulzura tierna de la madre tras los días del diablo; será la belleza después de la fealdad de los tiempos bárbaros; el año mil que viene después del año mil cambiará en poco tiempo; se amará y se compartirá, se soñará y se dará vida a los sueños.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre conocerá un segundo nacimiento; el espíritu se apoderará de las gentes, que comulgarán en fraternidad; entonces se anunciará el fin de los tiempos bárbaros. Será el tiempo de un nuevo vigor de la fe; después de los días negros del inicio del año mil que viene después del año mil, empezarán los días felices; el hombre reconocerá el camino de los hombres y la tierra será ordenada.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los caminos irán de una punta de la tierra y del cielo a la otra; los bosques serán de nuevo frondosos y los desiertos habrán sido irrigados; las aguas habrán vuelto a ser puras. La tierra será un jardín; el hombre velará sobre todo lo que vive; purificará lo que ha contaminado; así sentirá que toda esta tierra es su hogar, y será sabio y pensará en el mañana.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, todos serán como movimientos ordenados, se sabrá todo del mundo y del propio cuerpo; se soñará con la enfermedad antes de que aparezca; todos se curarán así mismos y a los demás. Se habrá entendido que es necesario ayudar para mantenerse, y el hombre, después de los tiempos de cerrazón y de avaricia, abrirá su corazón y su bolsa a los más desposeídos; se sentirá caballero de la orden humana y así por fin un tiempo nuevo empezará.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre habrá aprendido a dar y compartir; los días amargos de la soledad habrán pasado; creerá de nuevo en el espíritu; y los bárbaros habrán adquirido el derecho de ciudadanía. Pero eso vendrá después de las guerras y los incendios; eso surgirá de los escombros ennegrecidos de las torres de Babel. Y habrá sido necesario el puño de hierro para que se ordene el desorden. Y para que el hombre encuentre el buen camino.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre sabrá que todos los seres vivos son portadores de luz y que son criaturas que deben ser respetadas; habrá construido las ciudades nuevas en el cielo, sobre la tierra y sobre el mar. Conservará en la memoria lo que fue y sabrá leer lo que será; ya no tendrá miedo de su propia muerte, pues en su vida habrá vivido muchas vidas y sabrá que la luz nunca se apagará.

REFLEXIÓN

Probablemente, los nuevos tiempos “Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil”, como dice Juan de Jerusalén, se trate de un gran cóctel del que surja una nueva conciencia.

Una nueva oportunidad para los seres humanos, de tener una vida más amable con el planeta y entre sí.

Es importante que en estos “nuevos tiempos” intentemos informarnos y sacar nuestras propias conclusiones.

Vayamos a las fuentes y no dejemos que nos den “propias interpretaciones” que pueden tener intereses no declarados.

Cuidémonos y cuidemos todo lo que nos rodea. El mundo será así un mejor lugar para vivir.

El pasado es lo único que no se puede cambiar.

Quizás, si nos espera alguna vivencia desagradable, pueda revertirse a tiempo y Juan de Jerusalén con su advertencia haya logrado salvarnos… 

Quizás la humanidad demuestre que aprendió la lección y los dioses decidan “extendernos la fecha de vencimiento”…

Quizás “la gran transformación” que se profetiza se trate de que todos y cada uno de nosotros nos transformemos en seres preocupados por el prójimo y por el entorno, que dejemos de lado nuestros propios intereses en beneficio de los demás, dando paso a un nuevo y verdadero “Orden Mundial”.

El orden del amor y del respeto absolutos.

martes, 27 de agosto de 2013

EL VALOR DE LA AMISTAD

Nunca como en el momento actual, donde el ser humano anda perdido emocionalmente tomo más sentido la famosa frase de: 

 “QUIEN TIENE UN AMIGO TIENE UN TESORO” 

"EL AMOR NO MUERE POR CAUSAS NATURALES. MUERE POR NEGLIGENCIA Y ABANDONO. MUERE POR CEGUERA E INDIFERENCIA Y PORQUE SE LO DA POR SENTADO. LAS OMISIONES SON GENERALMENTE MÁS GRAVES QUE LOS ERRORES COMETIDOS. FINALMENTE, EL AMOR MUERE POR CANSANCIO, PORQUE NO SE LO ALIMENTA... COMO CUALQUIER OTRO SER VIVIENTE, EL AMOR REQUIERE EL ESFUERZO DE MANTENERLO SANO." (Leo Buscaglia en "Reflexiones sobre el amor").

El fuerte sentimiento de amistad que une a las personas es, sin dudas, una manifestación de amor. Amor que implica contención, comunicación, afecto demostrado, compañía, comprensión y empatía. Esta última, la empatía, implica comprender el problema de la otra persona, eso no significa que debamos aceptar el punto de vista del otro, simplemente nos da la posibilidad de entenderlo desde su propio lugar y situación de vida. 

"NUNCA LO LOGRAREMOS SI NO ACEPTAMOS QUE TODOS LOS SERES HUMANOS ESTÁN FORMADOS POR SUS PROPIAS EXPERIENCIAS QUE SON VÁLIDAS PARA ELLOS, AUNQUE SEAN CONTRARIAS A LAS NUESTRAS. NO PODEMOS SUPONER QUE TODOS PERCIBEN EL MUNDO DEL MISMO MODO QUE NOSOTROS. EXISTIRÁ VERDADERA EMPATÍA CUANDO SALGAMOS DE NOSOTROS MISMOS PARA INTENTAR SENTIR LAS COSAS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LOS DEMÁS".

La verdadera amistad es aquella que se construye como un valor trascendente en medio de una sociedad materialista y en plena crisis. La amistad sincera requiere de esfuerzos compartidos, de puentes de diálogo y comunicación, unas veces por medio de la palabra, otras de momentos llenos de silencio y otras de hacerle sentir nuestra compañía, siempre procurando el respeto y la consideración del amigo.

"CUANDO BUSQUES EL BIEN EN LOS DEMÁS, DESCUBRIRÁS LO MEJOR DE TI MISMO", expresa Martín Walsh.

Sería importante entonces sembrar, cultivar y abonar permanentemente este valor de la amistad, no sólo en este día, sino a lo largo de nuestra existencia. Porque cuando el corazón se abre y la generosidad puede manifestarse en la actitud de compartir diálogos, situaciones de vida dolorosas y agradables, momentos importantes en la vida de cada uno, el espíritu se vitaliza con esa energía que emana del afecto y la consideración.

Alimentar cada uno de esos momentos y llenarlos de optimismo y alegría, es tarea de cada ser humano que comprende que "el consuelo de la tristeza de la vida es tener un amigo a quien confiar nuestros secretos del corazón, que nos consuele en las situaciones adversas y se alegre en los momentos felices; porque la alegría compartida es el doble de felicidad y el dolor compartido, es la mitad de dolor”.

Cuando las personas se unen mediante un fuerte sentimiento de amistad, es por la ley de Afinidad que se atraen y disfrutan el compartir puntos de vista y actitudes de vida. Esta es una excelente fragua donde se templa el carácter y a veces aprendemos a lo largo de su camino, a valorar aspectos del amigo, a respetarlo y considerarlo más y mejor en sus etapas de lucha y a apoyarlo más afectivamente, comprendiendo que el sentimiento de amistad se nutre cada día con cada acto, cada palabra y apoyo sincero. 

Cada etapa de la vida le dará a la amistad, un enfoque y una particularidad especial: en la infancia, la adolescencia, la juventud o en la madurez del ser, pero en todas, los valores del respeto, la comprensión y la generosidad serán los pilares donde se construirá y cimentará.

TAL VEZ, EN ESTOS TIEMPOS DE CONFUSIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA, VALORES COMO LA AMISTAD, PUEDAN REVITALIZARSE CON LA FUERZA QUE MERECE LO QUE ES IMPORTANTE Y TRASCENDENTE EN LA VIDA. 

CONFIAR EN LOS AFECTOS, PROVOCAR LOS ENCUENTROS, GRATIFICARSE CON LA SIMPLE COMPAÑÍA DE QUIEN AMAMOS Y QUEREMOS DEMOSTRARLE TODO NUESTRO AFECTO Y CONSIDERACIÓN, PUEDE SER ENRIQUECEDOR PARA LOS OTROS Y SOBRE TODO, PARA NOSOTROS MISMOS.

lunes, 26 de agosto de 2013

LA TRAMPA DEL……"YO SOY ASÍ, ESTE ES MI CARÁCTER".

La vida fue marcando el sendero. A un lado quedaron los ideales de verdad y de justicia que un día se concibieron.

Las crisis económicas o las ambientaciones materiales fueron llevando la vida por caminos diferentes a los soñados en la juventud y la existencia se fue dando de manera distinta.

La vida social y la necesidad de luchar por las conquistas materiales, lleva muchas veces al ser a justificar ciertos actos de su conducta que ocultan sentimientos no positivos: EL AMOR PROPIO TRATA DE EMPEQUEÑECER LAS FALTAS, EL ORGULLO LAS QUIERE JUSTIFICAR, LA VANIDAD PROCURA QUE SE EXALTEN TODOS SUS ACTOS, LA VIOLENCIA PRETENDE DEMOSTRAR QUE SE TIENE CARÁCTER FUERTE PARA IMPONER LAS PROPIAS IDEAS.

ERROR Y VIRTUD SE CONFUNDEN en el ser humano que no se conoce a sí mismo, que busca disimular y justificarse permanentemente en sus actitudes equivocadas bajo la aparente máscara del "YO SOY ASÍ, ESTE ES MI CARÁCTER".

A veces, esta postura ante la vida ocasiona roces y molestias en quienes nos rodean generando dolor en los demás y en nosotros mismos.

Surge entonces, angustia en el ser humano que no encuentra su lugar en la vida. Es la angustia de todos los seres cuyas conciencias llaman a la reflexión, al detenerse un instante y meditar. Implica un bucear en su mundo interior y emprender nuevos caminos que lo lleven a valorar otras cosas, e intentar esa íntima necesidad de ser mejor, porque la transformación personal es posible si el ser lo desea fervientemente y busca los medios y personas que lo ayuden a ese cambio.

CUANDO EN EL SILENCIO Y LA TRANQUILIDAD MEDITE SOBRE QUIÉN ES, QUÉ PRETENDE PARA SU VIDA, QUÉ HIZO POR SÍ MISMO Y POR LOS DEMÁS, COMPRENDERÁ QUE SI BIEN PUEDE ENGAÑARSE JUSTIFICANDO SUS ACTOS ERRÓNEOS, NO ACALLARÁ DEFINITIVAMENTE A SU CONCIENCIA, PORQUE ESTA LO LLEVARÁ A BUSCAR ALGO MÁS CADA DÍA, YA QUE ESTARÁ OCULTA EN EL SENTIMIENTO DE NO SENTIRSE REALIZADO, AUN CUANDO POSEA MUCHO MATERIALMENTE.

Empezará a comprender una nueva posibilidad, vislumbrará que, introduciéndose en su Yo interior, puede encontrar un verdadero mundo, se le irán develando incógnitas y podrá descubrir a un hombre nuevo, más moral, más humano, más espiritual, y por lo tanto más feliz.

En ese análisis interior podrá reencontrarse con sus deseos más íntimos, hacer su balance personal de vida reflexionando sin lamentaciones por las faltas cometidas, pero sí con el anhelo trascendente de mejorar y aprender sobre lo vivido, proyectarse a los demás en el desarrollo del amor, del perdón y de la tolerancia. Así el ser va conectándose con su misión en esta vida y esto le dará a su espíritu la tranquilidad y las fuerzas para concretar sus propósitos de bien y de evolución.

Aquellos sueños de verdad y de justicia que se concibieron años atrás pueden reformularse y concretarse en el corazón y la mente de cada ser que, consciente de su destino trascendente y de la inmensa posibilidad de cambio que puede experimentar en sí mismo, lo anhele fervientemente y los convierta en prácticas constantes en su familia y entorno social.

Intentar que la vida se convierta en posibilidades concretas de practicar aquellos valores que se consideran pilares, no es una utopía, es el deseo superior del ser humano que descubre su proyección divina en cada dificultad, en cada abrazo, en cada gesto de amor.

Cuando el conocimiento de la vida ha madurado en el ser con los profundos valores de su mundo interior, cuando ha podido por un instante sumergirse en la conciencia sublimal y llega a establecer la relación que existe entre él y todo lo creado, el ser humano experimenta una amplia concepción de sus deberes y una maravillosa percepción de su destino.

SI HAY ALGO QUE HACE SUBLIME LA EXISTENCIA, ES PRECISAMENTE EL DESCUBRIMIENTO QUE EL SER HUMANO PUEDE REALIZAR DE ESAS REGIONES FECUNDAS DE SU ALMA, QUE SON FUERZAS Y PODER CREATIVO. FUERZAS QUE CANALIZADAS CON INTELIGENCIA SOBRE NOSOTROS MISMOS NOS VAN DESCUBRIENDO CON MEDIANA CLARIDAD NUESTRAS POSIBILIDADES DE CAMBIO.

EL PODER CREATIVO ES LA TRANSFORMACIÓN DE ESAS ENERGÍAS EN VOLUNTARIOSAS FIRMEZAS PARA VIVIR DE ACUERDO A LOS SENTIMIENTOS DEL AMOR EN FORMA CONSCIENTE, BEBIENDO ASÍ, DÍA A DÍA DE SU PROPIA FUENTE, DEL DESARROLLO DE SU VIDA, DE SU MUNDO INTERIOR.

sábado, 24 de agosto de 2013

LA FUERZA DEL CARIÑO

EL CARIÑO ES EL…..”PRINCIPIO DEL AMOR”

En la vida del ser humano, los sentimientos van ganando un espacio: cada uno de ellos guarda en sí mismo su lugar y cada uno propicia e impulsa a un nuevo estado del alma.

EN ESTE PROCESO HAY UN SENTIMIENTO QUE POR SENCILLO Y SIMPLE SE SUELE DESVALORIZAR: EL CARIÑO.

Sin embargo es un aspecto emocional que tiene connotaciones amplias, porque es la generosidad su mejor carta de presentación. Ella lo envuelve y lo identifica, porque el cariño se siente y se brinda sin limitaciones, compromisos o ataduras.

Este sentimiento simple propicia el acercamiento de los seres humanos sin límites ya que los une pero no los ata, los envuelve pero les da libertad. Es lo que muchas veces sienten los hermanos y los grandes amigos que se sienten hermanados, es un amor sin compromisos definitivos que se manifiesta a las cosas, los animales , los seres, propiciando así el principio elemental del amor: su universalidad.

Al universalizar los sentimientos e incentivarlos con la generosidad, el afecto, el recuerdo y la preocupación por el otro, se da lugar entonces a otras expresiones. Su efecto es multiplicador porque al acercar unos a otros produce una mayor unión, de los grupos familiares, de las amistades y en general de todas las relaciones humanas.

Este sentimiento de cariño es dentro de las primeras expresiones conscientes de los sentimientos que experimenta a lo largo de su vida el ser humano, la expresión más cálida y envolvente del ser; unidos por él los amigos se reúnen, los familiares se acercan, se disculpan algunos agravios y se siente la necesidad de compartir ciertos momentos de la vida.

A través del tiempo puede sufrir los efectos transitorios de alejamiento por su falta de raíces profundas, sin embargo tiene una característica valiosa como es su reconstitución en las relaciones humanas, puesto que deja huellas profundas que a su recuerdo surgen nuevamente y se nutre otra vez el sentimiento..el cariño actua en nuestro subconsciente como un programa memorizado, que basta con sentirlo aunque sea levemente, para que surga de nuevo con intensidad.

La evolución propicia así un proceso de enseñanza en el ser humano, de generosidad, de universalidad y de preocupación hacia todos los seres que despertaron al cariño .En un estado más intenso y profundo, este sentimiento puede llegar al amor, que comprende y tolera, que reúne y perdona.

Este simple sentimiento reúne y atrae, tiene la candidez de la niñez pero esta impreso en todas las edades y en cada una de ellas, se puede propiciar e incentivar como un ejercicio primario de educación y cultivo de los afectos, aquellos que luego se profundizarán en otros sentimientos más complejos.

Poder realizar una mirada íntima y detenida sobre nuestra personalidad a fin de descubrir porqué cosas o por quiénes sentimos cariño, qué lo motiva, cómo es nuestra relación con ellos , puede ser el principio de un análisis interesante.

Servirá sin duda para examinar nuestra propia afectividad, n
uestra constancia en las relaciones, nuestra preocupación sostenida por el otro , qué hacemos para que ello perdure y de qué manera cuidamos e incentivamos las relaciones humanas.

EL CARIÑO VIRTUOSO POR EXCELENCIA, MERECE EL RESPETO DE TODOS LOS SENTIMIENTOS ÉL ES EL QUE DA PASO AL AMOR A TODOS LOS SERES Y LAS COSAS ,CON LA INTENSIDAD QUE HASTA ESE MOMENTO HAYA LOGRADO ACUMULAR PORQUE SIN DUDAS, LA FUERZA QUE IMPRIME EL CARIÑO NOS INDICA EL CAMINO CORRECTO QUE PODEMOS TRANSITAR PARA LLEGAR AL AMOR.