C.E.

C.E.
....

miércoles, 30 de marzo de 2016

EL MIEDO A DEJAR QUE SUCEDA


TENEMOS MIEDO A PERDER; A QUEDARNOS SIN PADRES, SIN TRABAJO, SIN AMIGOS, SIN AMOR. TENER POSEER, NOS DA UNA CIERTA SEGURIDAD, PERO QUE CURIOSO TENEMOS TEMOR A QUE LAS COSAS SUCEDAN AUN CUANDO NOS VAYAN BIEN. NOS CUESTA CAMBIAR Y SOBRE TODO NOS CUESTA ACEPTAR LOS CAMBIOS EN LOS DEMÁS.

He comprobado que no todos estamos hechos de la misma FORMA DE SER, PENSAR Y SENTIR. Que hay gente honesta, que sufre, que se entrega, que se compromete y que sostiene su compromiso. Otra que se deja, que se balancea en el todo vale a costa de todo y que se adapta muy bien a cualquier caos que sea provocado por ella misma.

Hay gente sensible, abierta al afecto, franca y sincera. Otra que se encuentra cómoda en lo que parece, no en lo que es, que siempre salta de escena en escena y que no sabe ni cuál de ellas ofrecer.

He aprendido que el peor de todos los males es no estar seguro de lo que uno quiere porque eso nos lleva al masoquismo, a aceptar hasta aquello que nos hace daño, a la sumisión, a la dependencia emocional, a soportar por encima del umbral del dolor, a consentir lo que está fuera de nuestros principios y a someternos a lo que va en contra de nuestros valores.

Lo terrible es confundirnos de persona, en cualquiera de sus manifestaciones, como amigo, como compañero de trabajo, como pareja, porque el coste emocional es importante. Sin embargo, hay que analizar más ampliamente todo el contexto.

Revisar el listado en lo que esa persona nos hace felices y de aquello otro que solo nos aporta dolor. QUEDARNOS CON EL LADO DE LA BALANZA QUE SUBA MÁS ALTO Y DESPUÉS…DEJAR QUE SUCEDA.

Posiblemente, cerramos una puerta para abrir una ventana.

LA DE LA TRANQUILA SOLEDAD, LA DE LA SERENA CALMA QUE NO SE VEA SOBRESALTADA POR TEMORES QUE RECORRAN, UNA Y OTRA VEZ, NUESTRA ESPALDA SABIENDO QUE DE NUEVO NOS HEMOS EQUIVOCADO.

QUE SUCEDA… Y QUE LOS VIENTOS EMPUJEN LAS NAVES DE CADA CUAL AL MEJOR PUERTO POSIBLE.

TAL VEZ VOLVAMOS A ENCONTRARNOS Y PODAMOS ALEGRARNOS DE QUE LO QUE SUCEDIÓ FUE LO MEJOR PARA AMBOS.

RECUERDE EN LA VIDA HAY DECISIONES QUE DUELEN EN EL CORAZÓN, PERO TRANQUILIZAN EL ALMA.

lunes, 28 de marzo de 2016

HAGAMOS MÁS EL AMOR

Puede parecer que por los tiempos que corren y la amenazante perspectiva bélica que nos atenaza, quisiera aprovechar este momento para hacer una apología del amor en vez de la guerra, como reza el clásico eslogan hippie.

Pues ya que estamos, lo aprovecho, claro está; sin embargo no es esta la intención principal de mi reflexión, para este comienzo de semana.

No hace mucho he tomado conciencia de que al pensar o al hablar del amor siempre lo hacemos considerándolo como un sentimiento; algo que se siente o no se siente y que, como seguramente alguna vez todos hemos comprobado, no podamos hacer nada, voluntariamente, para sentirlo o dejar de sentirlo.

Sin embargo, EL AMOR, no solo, o mejor dicho, además de sentir, ES HACER, esto es, COMPORTAMIENTO Y CONDUCTAS.

ES EL NUEVO CONCEPTO DE AMOR-ACCIÓN, tal como dice el refranero castellano “OBRAS SON AMORES Y NO BUENAS RAZONES” y podríamos definirle como:

“PACIENTE; AFABLE; NO TIENE ENVIDIA; NO PRESUME NI SE ENGRÍE; NO ES MAL EDUCADO NI EGOÍSTA; NO SE IRRITA; NO LLEVA CUENTAS DEL MAL; NO SE ALEGRA DE LA INJUSTICIA, SINO QUE GOZA CON LA VERDAD. DISCULPA SIN LÍMITES, CREE SIN LÍMITES, ESPERA SIN LÍMITES, AGUANTA SIN LÍMITES”

¿Qué son todas esas explicaciones del amor sino actuaciones? Estos comportamientos son los que “demuestran” el amor y no los muchos “te quiero” vacíos o besos y abrazos mecánicos: lo que muy acertadamente afirma el dicho popular “mucho te quiero perrito, pero pan poquito”.

Incluso la expresión física más íntima del amor necesita completarse con esas conductas para decir con propiedad que “SE HACE EL AMOR”; caso contrario, a mi entender, es simple y llanamente, hacer o practicar sexo.

Así considerado el amor, SI QUE PODEMOS AMAR MÁS, mucho más, incluso a quién no nos gusta, a quién nos cae antipático, ¡incluso al jefe y a la suegra!, porque está en nuestro poder la decisión consciente de actuar con amabilidad, paciencia, comprensión, empatía, generosidad o paz.

EN CUALQUIER ÁMBITO Y CON CUALQUIER PERSONA Y SITUACIÓN PODEMOS HACER MÁS EL AMOR, POR ELECCIÓN, SIN NECESIDAD DE SENTIR NADA. AUNQUE PROBABLEMENTE, AL HACERLO, ALGÚN SENTIMIENTO POSITIVO SE GENERARÁ Y SI SE DA AMOR, SE RECIBE AMOR. ES LA LEY.

Y SI TODOS HICIÉRAMOS MUCHO MÁS EL AMOR, QUÉ DUDA CABE, QUE NO HABRÍA ESPACIO, EN LA MENTE NI EN EL CORAZÓN DE NADIE, PARA LA GUERRA.

PUES QUIÉN TENGA OÍDOS PARA OÍR, QUE ESCUCHE. YA SABEN SAQUEN SUS PROPIAS CONCLUSIONES. 

Es una colaboración de: L.S.


UNA MARAVILLOSA HISTORIA DE AMOR


viernes, 25 de marzo de 2016

TIENES TODO EL DERECHO A SER TÚ MISMO (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)


“TÚ NO PUEDES SALVAR A NADIE, Y NO PUEDES SER SALVADO SI BUSCAS QUIÉN TE SALVE”.

Por más vueltas que demos, no solo tenemos el derecho a ser nosotros mismos, sino que además es nuestro proyecto de vida, lo que hemos venido a desarrollar, no podemos ser otra cosa, ya que todos los demás sitios, están ocupados y si fuéramos capaces de ser sinceros con nosotros, nuestra infelicidad tiene como base no ser lo que hemos venido a hacer y lo que debemos hacer, en la medida que nos alejemos, de dicho propósito, nos resultara más difícil estar bien es decir……….ser felices.

Es tan sencillo como seguir nuestra intuición, todo lo que necesitamos para lograr el objetivo lo traemos de dotación, silenciemos el ruido exterior, escuchémonos y manos a la obra.

No hay ningún yo que salvar, ningún yo que perder, ningún yo que defender, ningún yo que hacer perfecto o perfectamente feliz.

Deja ir cualquier ideal imposible. Tú eres hermoso en tu imperfección, escandalosamente perfecto en medio de tus dudas; amoroso, incluso en medio de tus sentimientos poco amorosos.

Todas esas partes han sido dadas, todas son partes de la totalidad, y tú nunca fuiste menos que la totalidad.

Estás respirando. Sabes que estás vivo. Tienes el derecho a existir, a sentir lo que sientes, a pensar lo que piensas. Tienes derecho a tu alegría y derecho a tus tristezas. Tienes derecho a dudar también. Tienes derecho a recorrer tu camino.

TIENES DERECHO A ESTAR EN LO CORRECTO, Y DERECHO A EQUIVOCARTE; TIENES DERECHO A ESTA GIGANTE FELICIDAD QUE CONOCISTE CUANDO ERAS PEQUEÑO. ESTÁS RESPIRANDO, Y ERES INSEPARABLE DE LA FUERZA DE LA VIDA QUE ANIMA TODAS LAS COSAS, QUE SE CONOCE A SÍ MISMA COMO TODOS LOS SERES, QUE SE DESCUBRE A SÍ MISMA EN CADA MOMENTO DE ESTA INCREÍBLEMENTE MARAVILLOSA EXISTENCIA.

TU AUTOESTIMA NO ESTÁ LIGADA A LO QUE LOS DEMÁS PIENSEN DE TI.

Nunca es tarde. No importa lo que se haya vivido, no importan los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA, para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el lastre y volar ALTO y muy lejos. - Jeff Foster


martes, 22 de marzo de 2016

DEJAR DE BUSCAR Y EMPEZAR A SENTIR

NOS PASAMOS LA VIDA BUSCANDO, YA SEA BIENES MATERIALES O RESPUESTAS ESPIRITUALES. PERO BUSCAR PRESUPONE QUE HAY ALGO QUE NO ESTÁ AQUÍ AHORA, LO QUE RESULTA FRUSTRANTE. EL SECRETO ES QUE NO HAY NADA QUE PERSEGUIR. LA VIDA ES UN FIN EN SÍ MISMA, UNA GRAN OFRENDA QUE HAY QUE ACEPTAR. VIVIR EL PRESENTE NOS PERMITIRÁ DELEITARNOS A CADA INSTANTE.

Vamos a la raíz: Esto nunca nos parece suficiente. Lo que está sucediendo ahora mismo en el momento presente es decir, esto nunca nos parece suficiente. Nos pasamos la vida buscando, anhelando y deseando otra cosa, algo más, algo distinto a lo que ahora ocurre. Buscando algo en el futuro que nos satisfaga, nos complete y nos salve. Buscando respuestas… nos machacamos con preguntas hasta volvernos locos.

Jamás hemos sabido descansar aquí, relajarnos completamente en lo que está ocurriendo. Estamos sometidos a impulsos que nos empujan hacia un momento futuro en el que suponemos que las cosas irán mejor. Y, como nuestra atención está tan atrapada en el futuro -como en su reflejo, el pasado-, lo que ahora ocurre acaba reducido a un medio para alcanzar un fin, un simple momento en una larga secuencia compuesta por muchos otros momentos. Y, como nunca estamos contentos con esto, siempre esperamos un futuro mejor.

ESO ES, PRECISAMENTE, LO QUE LLAMO BÚSQUEDA. Y, EN ESTE SENTIDO, TODOS SOMOS BUSCADORES, PORQUE TODOS ESTAMOS BUSCANDO ALGO. LA BÚSQUEDA SE EXPRESA DE MUCHAS FORMAS DIFERENTES.

En el llamado mundo material, buscamos dinero, felicidad, estatus, relaciones mejores y más satisfactorias, una sensación de identidad más fuerte. Cosas que nos hagan sentirnos más seguros. En el mundo material es importante saber quiénes somos, hacer que nuestra vida funcione, alcanzar nuestros objetivos y satisfacer nuestras ambiciones. En el mundo material, es muy importante triunfar. La búsqueda se inicia para ser alguien en el mundo, hacer algo con nuestra vida antes de morir.

POR ESO EL MUNDO MATERIAL SUELE SER TAN INSATISFACTORIO Y NOS ORIENTAMOS TAMBIÉN HACIA LAS ENSEÑANZAS ESPIRITUALES. ENTONCES, EL OBJETIVO CAMBIA.

Ahora queremos despertar e iluminarnos. Ya no queremos un coche nuevo sino acceder a un estado alterado de conciencia. No queremos una nueva relación sino la beatitud permanente. En lugar del éxito mundano, queremos la iluminación; perder algo llamado ego y trascender algo llamado mente.

Pero la búsqueda espiritual, como la material, sigue siendo una búsqueda. Se trata del mismo movimiento mental: orientarse hacia un futuro inexistente. Y LO QUE SE HALLA EN LA RAÍZ DE TODA BÚSQUEDA ES EL “YO”. QUIERO TENER UN MILLÓN DE EUROS EN EL BANCO Y TAMBIÉN QUIERO TENER, PARA MÍ, LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL. ¡YO, YO Y MÁS YO! En el núcleo de toda búsqueda se asienta la sensación de ser una entidad separada de la vida, separada de esto, de los demás, del mundo y de la Fuente. En el núcleo de toda búsqueda se halla la sensación de no estar completos, de estar fragmentados, perdidos, alienados y, en suma, alejados de nuestro verdadero hogar.

El yo separado siempre repite el mismo mantra: “no es suficiente”. Y esta sensación de carencia está tan profundamente arraigada que impregna toda experiencia, es como la sensación de no estar en casa.

Algún momento estuvimos en casa, pero ya no. Y, en tanto que individuos separados, vivimos angustiados por el recuerdo difuso de una intimidad tan próxima que ni siquiera podemos nombrarla. Es como cuando, de niños, nuestra madre nos dejaba solos en la habitación. Nos veíamos desbordados por una añoranza y una nostalgia que, pese a ser inexplicables, se dirigían al núcleo mismo de nuestro ser. Esta nostalgia parece brotar directamente de la sensación de ser una persona separada. Pero no es nuestra madre lo que añoramos. Lo que queremos es regresar a casa… regresar, en suma, a lo que éramos antes de que todo esto comenzase.

Donde hay separación también hay nostalgia, la nostalgia de acabar con la separación, de curar la división, de poner fin a la sensación de contracción y de expandirnos de nuevo en la inmensidad. Jamás hemos estado separados de la totalidad. Lo único que existe es el sueño de esa separación. Pero siempre, a pesar de ello, hemos estado buscando el camino de regreso a nuestro hogar. Obviamente, jamás lo reconocimos así, porque esta añoranza se manifestó como el deseo de un coche nuevo, de tener más dinero, de tener a ese hombre o a aquella mujer. Pero, por mundana que fuese su manifestación, siempre hemos añorado secretamente perder el mundo y zambullirnos en la Vida. Y entonces abriremos los ojos y nos encontraremos, como un recién nacido, con todo esto.

Cuando el individuo desaparece, ves esto por vez primera. Miras y te descubres sentado en una silla. Y por más que tengas la sensación de que la silla no debería estar ahí, lo cierto es que sí lo está, y te sientes sumamente agradecido. Miras y descubres una silla que se ofrece y te sostiene incondicionalmente y sin pedirte nada a cambio. La silla no se pregunta quién eres, le da lo mismo quien creas ser. No le interesa lo que hayas hecho o dejado de hacer; lo que hayas logrado o dejado de lograr, lo que creas o dejes de creer. Le da lo mismo si eres un triunfador o un fracasado, si has alcanzado o no tus objetivos; si crees estar iluminado o no. Le da igual tu aspecto; si estás sano o enfermo, si eres budista, judío o cristiano, si eres joven o viejo, y si entiendes o dejas de entender. Lo único que la silla hace es ofrecerse de manera incondicional. El mensaje es muy sencillo y lo transmite algo tan normal y corriente como una silla. Y no solo una silla, sino todas las cosas. Todas las cosas se ofrecen de manera incondicional.

El secreto es este: la vida, en realidad, no es tal. Es una ofrenda. Y esto es lo que ahora mismo nos está ofreciendo. Nos ofrece el momento presente, todo lo que está ocurriendo aquí, esta presencia y esta vitalidad. Nos ofrece todo un mundo aparente, lleno de imágenes, sonidos y olores en cuyo interior no hay absolutamente nadie. Pero, a decir verdad, tampoco hay aquí ningún mundo. Lo único que hay es esto.

Y siempre, con la misma mirada inocente de un niño, ves esto por primera vez. Las palabras ni siquiera pueden llegar a rozarlo. ¡Esto, para la mente, es una auténtica locura! la mente dice: “¿pero cómo no va a haber ahí una silla? ¡Si fui yo mismo quien la puso! ¡Fui yo quien puso en marcha todo esto!”. Pero la mente ni siquiera puede empezar a entender la maravilla de lo que es. No hay que preocuparse por ello, no es necesario. Porque no haya nadie que la reconozca ni la valore, la sorpresa es, por ello, menos sorprendente.

Pero sigamos un poco más. Mira tú respiración: inspiras y exhalas, dentro y fuera, sin ningún esfuerzo y sin pedirte nada, absolutamente nada. La respiración también se halla presente en tu sueño más profundo, cuando no hay nadie ahí para saberlo. No estás ahí, pero la ofrenda sigue presentándose. Y tu corazón sigue latiendo, bombeando sangre a todo el cuerpo, sin pedirte nada a cambio. Es una ofrenda gratuita. Un buen día desaparecerá. El corazón dejará de latir, pero ahora está latiendo; la respiración cesará, pero ahora respiramos. No tenemos nada asegurado, ni otro día, ni otra hora, ni otro instante. Todo eso es algo que recibimos de manera completamente gratuita.

Todo es gratuito. Las sensaciones, los sonidos y hasta los pensamientos que, originándose en ningún lugar, se disuelven en ningún lugar.

Esa es la unidad. ¿Quién hubiese pensado que eso que llamamos liberación era tan sencillo? ¿Que se trataba, simplemente, de ver la vida tal cual es? a la mente le disgusta este mensaje porque pone fin a su historia de control, a su futuro y a su búsqueda. Esto le resulta demasiado ordinario... Pero, mira por dónde, es la búsqueda de lo extraordinario lo que convierte esto en ordinario. Buscar algo fuera de aquí ha convertido esto en algo aburrido. ¡Nos aburrimos tanto de esto que queremos eso! ¡Nos aburrimos tanto de esto que queremos despertar de esto!

LA BÚSQUEDA ESPIRITUAL SIEMPRE HA ESTADO ARRAIGADA EN EL RECHAZO DEL MOMENTO PRESENTE. LA BÚSQUEDA DE LA VIDA SIEMPRE HA SIDO UN MOVIMIENTO DE ALEJAMIENTO DE LO QUE ES.

Si observamos a un niño pequeño, veremos su capacidad de sorpresa ante la vida tal cual es. Pero los adultos nos hemos alejado de esta inocencia infantil; nos convertimos en personas serias y perdidas en la búsqueda, esforzándonos en tratar de ser alguien, en triunfar, en que todo sea perfecto.

POR ESO SIEMPRE ESTAMOS TAN AGOTADOS. PERO TRAS ESA BÚSQUEDA, NO OBSTANTE, TODOS SOMOS NIÑOS Y SEGUIMOS VIENDO EL MUNDO POR VEZ PRIMERA.

LO QUE OCURRE ES QUE ESTAMOS PERDIDOS EN EL JUEGO DE DEVENIR. ESO ES TODO.


lunes, 21 de marzo de 2016

LOS 14 PRINCIPIOS DE THICH NHAT HANH PARA UNA VIDA PLENA

1. NO SEAS IDÓLATRA NI TE ATES A NINGUNA DOCTRINA, teoría o ideología, incluso las budistas. Todos los sistemas de pensamiento son guías, no son la verdad absoluta.

2. NO CREAS QUE EL CONOCIMIENTO QUE TIENES AHORA ES ABSOLUTO, INMUTABLE. Evita ser de mentalidad estrecha y atarte a los puntos de vista presentes. Aprende y practica el desapego de tus puntos de vista para estar abierto a recibir los puntos de vista de los demás. Se encuentra en y no en el conocimiento conceptual. Prepárate para aprender a través de todo, a observar en ti mismo y en el mundo en todo momento.

3. NO FUERCES A LOS DEMÁS, NI SIQUIERA A LOS NIÑOS, POR NINGÚN MEDIO EN ABSOLUTO, A ADOPTAR TUS PUNTOS DE VISTA, ya sea por autoridad, amenaza, dinero, propaganda o incluso educación. Sin embargo, por medio del diálogo compasivo, ayuda a los demás a renunciar al fanatismo y a la estrechez.

4. NO EVITES EL CONTACTO NI CIERRES TUS OJOS AL SUFRIMIENTO. No pierdas la conciencia de la existencia del sufrimiento en la vida y del mundo. Encuentra maneras de estar con aquellos que sufren por todos los medios. Incluyendo el contacto personal y las visitas, imágenes y sonido. Por tales medios despierta en ti mismo y en los demás la realidad del sufrimiento en el mundo.

5. NO ACUMULES RIQUEZAS MIENTRAS MILLONES ESTÁN HAMBRIENTOS. No tomes como objetivo de tu vida la fama, el provecho, la riqueza o el placer sensual. Vive simplemente y comparte el tiempo, la energía y los recursos materiales con los que estén en necesidad.

6. NO MANTENGAS IRA U ODIO. Tan pronto como surjan la ira o el odio practica la meditación sobre la compasión para comprender profundamente a las personas que han causado ira u odio. Aprende a ver a los otros seres con los ojos de la compasión.

7. NO TE PIERDAS EN LA DISPERSIÓN NI EN EL AMBIENTE QUE TE RODEA. Aprende a practicar la respiración para recuperar la compostura del cuerpo y de la mente, para practicar la atención, y para desarrollar la concentración y la comprensión.

8. NO PRONUNCIES PALABRAS QUE PUEDAN CREAR DISCORDIA Y CAUSAR RUPTURA EN LA COMUNIDAD. Haz todos los esfuerzos para reconciliar y resolver todos los conflictos, aunque sean pequeños.

9. NO DIGAS COSAS FALSAS POR INTERÉS PERSONAL O PARA IMPRESIONAR A LOS DEMÁS. No pronuncies palabras que causen desviación u odio. No difundas noticias que no sabes que no son ciertas. No critiques ni condenes cosas de las que no estás seguro. Habla siempre verdadera y constructivamente. Ten el valor de hablar sobre situaciones de injusticia, aun cuando hacerlo pueda amenazar tu propia seguridad.

10. NO USES A LA COMUNIDAD PARA GANANCIA O PROVECHO PERSONAL, no transformes tu comunidad en un partido político. Una comunidad religiosa debe, sin embargo, tomar una actitud clara contra la opresión y la injusticia, y debe esforzarse por cambiar la situación sin engancharse en conflictos partidarios.

11. NO VIVAS CON UNA VOCACIÓN QUE SEA DAÑINA PARA LOS HUMANOS Y LA NATURALEZA. No inviertas en compañías que priven a los demás su oportunidad de vivir. Elige una vocación que te ayude a realizar tu ideal de compasión. 

12. NO MATES. No permitas que otros maten. Encuentra todos los medios posibles para proteger la vida y prevenir la guerra.

13. NO POSEAS NADA QUE DEBERÍA PERTENECER A LOS DEMÁS. Respeta la propiedad de los demás pero evita que los demás se enriquezcan con el sufrimiento humano o el sufrimiento de otros seres.

14. NO MALTRATES A TU CUERPO. Aprende a manejarlo con respeto. No veas a tu cuerpo simplemente como un instrumento. Preserva las energías vitales (sexual, respiración, espíritu) para la realización del camino. La expresión sexual no debería ocurrir sin amor y compromiso. En las relaciones sexuales, sé consciente del sufrimiento futuro que pueda causarse. Para preservar la felicidad de los demás, respeta los derechos y compromisos de los demás. Sé plenamente consciente de la responsabilidad de traer nuevas vidas al mundo. Medita sobre el mundo al que estás trayendo nuevos seres.

NO CREAS QUE YO SIENTO QUE SIGO TODOS Y CADA UNO DE ESTOS PRECEPTOS PERFECTAMENTE. SÉ QUE FALLO DE MUCHAS MANERAS. NINGUNO DE NOSOTROS PUEDE CUMPLIR PLENAMENTE CUALQUIERA DE ELLOS. SIN EMBARGO, DEBO TRABAJAR HACIA ESA META. ESA ES MI META. NINGUNA PALABRA PUEDE REEMPLAZAR A LA PRÁCTICA SÓLO LA PRÁCTICA PUEDE HACER A LAS PALABRAS. 

“EL DEDO QUE SEÑALA A LA LUNA NO ES LA LUNA”.

DE SU LIBRO “COMO LOGRAR EL MILAGRO DE VIVIR DESPIERTO”.


sábado, 19 de marzo de 2016

LA LIMPIEZA DEL ALMA (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)


ANOCHE CUANDO LLEGUE A MI CASA DESPUÉS DE UN DÍA MUY INTENSO DE COMPROMISOS PERSONALES, LABORALES Y REUNIONES, TENÍA UNAS ENORMES DE GANAS DE PONERME CÓMODO Y DISFRUTAR DE UN MERECIDO DESCANSO.

Mientras hacia todo el proceso habitual y a veces ritual de quitarme todo lo que uno se pone para tener el aspecto y la imagen adecuada, en el ámbito que se mueve, pensé en lo importante que es eliminar los restos de lo que en su momento era necesario y ya no sirve ni necesitamos.

Si es importante un detenido trabajo para preparar y disponer nuestra persona, para resaltar los rasgos que ya poseemos, lo es tanto o más, quitarnos lo que no tiene que seguir en nosotros, una vez cumplido su cometido.

Eso mismo sucede con el alma. Es primordial disponerla de forma que podamos brillar con ella, resplandecer y amar…pero es necesario también limpiar a fondo los restos que se van acumulando, en la labor que desempeñamos cada día y restablecer el orden para recuperar su estado natural.

No podemos sustituir las emociones que se producen y se anexionan en la interacción con nosotros mismos y con los demás de un día para otro, todos dejan su huella, en ese intercambio de sentimientos, energía y emociones. Es un proceso, unas veces lento, inacabado otras, imposible algunas.

Hemos de descubrir cuán amplia es la dimensión de lo que sentimos y en función de su intensidad, calidad y cualidad comenzar el proceso de depuración de la parte tóxica que pudiese haber en cada intercambio que realizamos en nuestro día a día. 

Es algo evidente, que en nuestras relaciones con los demás nos impregnamos de muy diferentes sentimientos, energías y emociones y también es evidente que no todas son buenas para nosotros.

Por eso cada día al regresar a casa, es necesario hacer una limpieza, no solo esa ducha relajante que necesita nuestro cuerpo, es necesario además para disfrutar del merecido descanso, hacer limpieza de nuestra mente y de nuestra alma. Sobre todo de nuestra esencia que es el alma, no debemos dejar que se acumule nada en ella que nos impida brillar y dar a los demás cada día lo mejor de nosotros mismos.

A veces pasa que no es que los seres humanos, sean como no deben ser, simplemente que tienen el alma sin limpiar correctamente y por eso no pueden brillar como todos sabemos hacerlo.

Por eso todos los días antes de acostarnos limpiemos nuestra alma de cualquier sentimiento, emoción y energía acumulada que nos impida por un lado tener un sueño reparador y por otro que no nos deje brilla cada mañana.

Cuando sufrimos una perdida, cuando un ser querido se nos va, una relación termina, cuando un amor se quiebra o un lazo se desata…hay que pasar por un proceso de duelo, ese duelo es necesario para colocar todas nuestras emociones en el lugar que a cada una corresponde, es otra especie de limpieza del alma.

EN LA VIDA NOS VAMOS LLENANDO DE AMORES DE DIFERENTES TIPOS Y HACIA DIFERENTES PERSONAS, CUANDO POR DIFERENTES CIRCUNSTANCIAS UNO DE ELLOS SE VA. ALGO FALTA Y UN INMENSO VACÍO SE INSTALA EN EL ALMA PARA SACUDIRNOS POR DENTRO E INDUCIRNOS A PENSAR QUE NADA PODRÁ LLENAR ESE HUECO PARA VOLVER A SER FELICES. PERO AL IGUAL QUE CUANDO ALGUIEN NOS ABANDONA…LENTAMENTE SE VA DEPOSITANDO EN EL CORAZÓN UNA SERENIDAD QUE CONVIERTE EL DOLOR EN REPOSO FRUCTÍFERO QUE RESCATA LO MEJOR DE LO QUE ELLA NOS DIO. 

Y LENTAMENTE…UNO ES CAPAZ DE VOLVER A SONREÍR SABIENDO QUE ALGÚN DÍA, TAL VEZ, PODRÁ ABRAZAR DE NUEVO EL BRILLO INMENSO DE UN NUEVO ARCO IRIS QUE BRILLARÁ POR NOSOTROS LLENÁNDONOS DE ALEGRÍA.


viernes, 18 de marzo de 2016

LA BELLEZA DE LA SENCILLEZ

La sencillez es una inestimable cualidad que siempre engrandece y que generalmente viene acompañada de la humildad virtud está declarada hoy en día en peligro de extinción.

Sin pretenderlo, consigue el efecto contrario a lo que significa porque nada se puede admirar más que aquellos seres humanos, que teniendo cualidades, comportamientos y actitudes inteligentes y magníficas no lo magnifiquen, ni hagan de la prepotencia su bandera.

Solo de esta forma se puede ayudar desde la sabiduría del corazón, porque los demás podrán acercarse y les será sencillo acogerse al efecto de red que se teje en torno a lo que nace de lo simple, de aquello natural, transparente y espontáneo.

Nunca me ha gustado aparentar lo que no soy, ni lo que no tengo, el auto engaño no favorece, la evolución correcta. ¿Por qué pretender que los demás crean en lo que no tengo, ni en lo que no soy?

Muchos seres humanos se creen sus propias mentiras y con ellas van dibujando el mapa de su fantasía. Resultado a base de repetirse una mentira, llega un momento que se la creen, creando dentro de sí, todo un mundo de confusión.

La comprensión y la aceptación, emanan de la sencillez de la mirada del corazón. Sólo cuando uno se acerca con verdadera apertura, sin bordes, sin aristas, sin puertas, sin barreras…puede entender y hacerse entender por los demás.

Las capas que ponemos sobre nuestra verdad la convierten en humo y se esfuma, hasta el punto que cuando queremos encontrarla se ha ido hace mucho tiempo y en su defecto ha dejado una marioneta que baila al son del mundo irreal que nosotros mismos nos hemos creado.

La sencillez es todo un arte porque hoy, posiblemente quizás más que en ninguna época, se valora lo que creemos que los demás tienen, lo que pretendemos tener nosotros o lo que otros estiman que nos hace más poderosos.

Pero lo que de verdad engrandece no es lo que se tiene, sino lo que se es en apertura con la compasión, el amor y la empatía hacia los demás.

Ser sencillos nos acerca al resto con la inocencia de un niño que mira a los ojos de su padre con infinito amor sin condiciones. Abre nuestro corazón y lo deja de par en par para que los demás puedan pasar sin temor al rechazo. 

SER SENCILLOS, EN DEFINITIVA, NOS LIBRA HASTA DE LA MALDAD DEL QUE AGREDE EN NOMBRE DE LO JUSTO PORQUE LE DESARMA CON LA SIMPLE MIRADA DE QUIEN NO OCULTA NADA PORQUE NADA TIENE QUE TEMER.

LA SENCILLEZ PRODIGA LA CALIDEZ MÁS TIERNA CUANDO SE INICIA UN MISMO CAMINO AUN POR DISTINTAS SENDAS PORQUE TODO ES POSIBLE CON LA GENTE SENCILLA Y DIFÍCIL CON AQUELLA QUE SOLAMENTE TIENE COMO OBJETIVO PARECER LO QUE NO ES. 

Particularmente añadiría a estos pensamientos algo que me parece muy importante: a lo largo de nuestra vida no usamos una sola máscara, sino muchas. Tantas como personas conocemos y nos relacionamos, porque no somos siempre el mismo ni siquiera con los mismos, Porque cada persona que comparte con nosotros despierta cosas diferentes en nuestro interior. Por eso les propongo una reflexión sobre el uso que cada uno hace de ella: 

Cada vez que me pongo una máscara para tapar mi realidad, fingiendo ser lo que no soy, lo hago para atraer a la gente. Luego descubro que sólo atraigo a otros enmascarados, alejando a los demás, debido a un estorbo: la máscara.

Uso la máscara para evitar que la gente vea mis debilidades; luego descubro que al no ver mi humanidad, los demás no me quieren por lo que soy, sino por la máscara.

Uso una máscara para preservar mis amistades; luego descubro que si pierdo un amigo por haber sido auténtico, realmente no era amigo mío, sino de la máscara.

Me pongo una máscara para evitar ofender a alguien y ser diplomático; luego descubro que aquello que más ofende a las personas con las que quiero intimar, es la máscara. 

 Me pongo una máscara, convencido de que es lo mejor que puedo hacer para ser amado. Luego descubro la triste paradoja: lo que más deseo lograr con mis máscaras, es precisamente lo que impido con ellas.


jueves, 17 de marzo de 2016

EL CORAZÓN NO TIENE EDAD

El corazón no sabe de cronologías, ni del paso del tiempo, ni de sexos, ni de colores, estatus o posiciones. Él late, se impulsa y genera su vibración en sí mismo en un ejercicio de amor expansión en el cual ignora todo lo demás porque sólo le importa su propia energía al son del amor que emite.

A medida que pasa el tiempo uno va entendiendo que todo lo demás puede deteriorarse menos el propio corazón. Incluso aunque estuviese afectado de una dolencia física, ésta no puede penetrar, ni afectará nunca, a su esencia pura y a lo que ésta proyecta en la persona de forma integral.

Podemos ir dejando de ver, escuchar peor, caminar dificultosamente incluso ir abandonando todos los placeres que en otros tiempos parecían la razón de la existencia. Podemos alejarnos de la vida y hacerlo, irremediablemente, perdiendo las facultades que brillaron en nuestro cuerpo cuando se encontraba en plenitud, pero tendremos, al menos, la tranquilidad de que nuestro corazón no abandona el barco y sigue fiel a sí mismo, sin hundirse, dando todo el amor de que es capaz en cada momento de nuestra existencia.

Es maravilloso advertir cómo a pesar de lo que nos pueda suceder, hay algo en nosotros que no cambia nunca, que nació con una inmensa capacidad de dar y recibir que solamente se ha engrandecido a lo largo de la vida y que nunca muere. Algo que inició la existencia, que impulsó el aliento divino que se instaló en nosotros antes de ser nosotros y que seguirá latiendo en energía cuando ya no lo seamos.

Es muy gratificante pensar que no hay barreras para el corazón, que puede estar aquí y ahí, en mí y en ti. Que es capaz de seguir sintiendo, de emocionarse, de generar su energía amorosa, una y otra vez en su centro como si nada pasase. Es delicioso sentirlo palpitar en el interior y saber que en cada latido ha ido sumando afectos desde que nuestras emociones y sentimientos.

UN CORAZÓN QUE RECHAZA, SUFRE. EL RECHAZO SIEMPRE TRAE SUFRIMIENTO. UN CORAZÓN QUE LOGRA EXPANDIRSE PARA INCLUIR, TAMBIÉN AQUELLO QUE PARECE DIFÍCIL, GANA FUERZA, ALEGRÍA Y SINTONIA CON LA VIDA. 

NOS DA UNA TRANQUILIDAD ESPIRITUAL INIGUALABLE SABER QUE PASE LO QUE PASE, EN CUALQUIER MOMENTO O SITUACIÓN, PODEMOS TRAER A LAS PERSONAS QUE DESEEMOS Y, EN SILENCIO, DESDE ESTE TEMPLO DE LUZ Y AMOR SEGUIR VIBRANDO CON ELLAS CON TODO EL AMOR.


miércoles, 16 de marzo de 2016

EN LÍMITE DE LO IMPOSIBLE

¿CUÁNTAS VECES HAS ESTADO AL LÍMITE DE LO IMPOSIBLE?... ¿UNA, DOS…VARIAS…NINGUNA? HASTA QUE NO SE ESTÁ BORDEANDO UN LÍMITE NO SABEMOS DÓNDE PUEDEN LLEGAN NUESTRAS FUERZAS, NUESTRAS GANAS, EL DESEO, LA VOLUNTAD O LA ENTREGA, LA CONFIANZA EN NOSOTROS MISMO Y NUESTRA AUTO-ESTIMA.

Hablamos de arriesgar, de comprometernos, de empeñar, de luchar, de sobrepasar…el límite. Cuando la dificultad llega, entonces debemos medirnos con nosotros mismos y demostrarnos lo que nos importa aquello por lo que luchamos.

Me parece poco acertada la frase “si amas algo déjalo ir”… si amas algo, cuídalo, ámalo, protégelo, pero nunca lo dejes ir. Al menos sin dar lo mejor de ti en el empeño, sin plantar batalla al carcelero, sin probar todas las llaves que tienes por si abriese alguna de ellas, su puerta.

Todos tenemos imposibles en nuestras vidas, los hemos tenido y muy posiblemente los tendremos. Pruebas ante las que rendirse es más fácil que seguir y en las que querríamos, de pronto, ser parte de un sueño en vez de protagonistas de la historia.

PERO SEAMOS SINCEROS SIN ESE TIPO DE PRUEBAS, JAMÁS SABRÍAMOS NI SACARÍAMOS, TODOS NUESTROS DONES Y TALENTOS.

La vida no perdona la candidez y tarde o temprano te sacude con fuerza para que la pierdas. Lo peor es si en este envite uno no solo sale perdiendo por ser la parte más débil, sino que además se deja arrastrar por la corriente de desánimo y falta de autoestima que suele suceder después de perder.

Y es que en la vida se pierde muchas veces (mejor dicho, no se gana siempre). El secreto está asumir que es parte del juego y que no estamos destinados a ser siempre los perdedores.

Aprender a hacer un guiño a la suerte equivale a sonreír al destino mientras esperamos que suceda lo que nos merecemos. Entre tanto, lo que transcurre es la propia vida…así de simple, así de intensa…así de única y exclusiva. Más allá de ella no sabemos lo que hay, o si, pero sea lo que sea seguro que nos pertenece desde siempre y por lo tanto no nos será ajeno.

NO HAY QUE TEMER LAS DIFICULTADES, SOLAMENTE ESTAR PREPARADO EN CUALQUIER MOMENTO PARA CRUZAR EL TRAMO SIN QUEJAS NI REPROCHES SOLO CON EL INMENSO AGRADECIMIENTO DE HABER SIDO ELEGIDO PARA VIVIR LO MALO, LO BUENO, LO MEJOR Y LO PEOR DE UNA EXPERIENCIA, EN CUALQUIER CASO, MAGNÍFICA. QUE LLAMAMOS VIDA.

NUNCA ES TARDE. NO IMPORTA LO QUE SE HAYA VIVIDO, NO IMPORTAN LOS ERRORES QUE SE HAYAN COMETIDO, NO IMPORTA LAS OPORTUNIDADES QUE SE HAYAN DEJADO PASAR, NO IMPORTA LA EDAD, SIEMPRE ESTAMOS A TIEMPO PARA DECIR BASTA, PARA OÍR EL LLAMADO QUE TENEMOS DE BUSCAR LA PERFECCIÓN, PARA SACUDIRNOS EL LASTRE Y VOLAR ALTO Y MUY LEJOS.


lunes, 14 de marzo de 2016

PERDER LOS MIEDOS (EL MIEDO Y EL SER ESPIRITUAL)

LA PALABRA DESEO EN CASTELLANO TIENE DOS SIGNIFICADOS:

1) DESEOS BUENOS, VERDADEROS ESTÍMULOS DE ACCIÓN Y

2) DESEOS ESTÉRILES, QUE A NADA CONDUCEN.

LLAMAREMOS APEGOS A ESTOS DESEOS ESTÉRILES QUE SON LA BASE DEL SUFRIMIENTO.

Buda dice: “El mundo está lleno de dolor, que genera sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el deseo. Si quieres arrancarte esa clase de dolor, tendrás que arrancarte el deseo.”

Si deseas algo compulsivamente y pones tus ansias de felicidad en ello, te expones a la desilusión de no conseguirlo. Donde hay apego hay miedo, porque el miedo es la cara opuesta al buen deseo.

Si eres un producto de tu cultura y no te cuestionas nada, te conviertes en un robot. Tomas como algo real todo lo que te fue impuesto desde afuera, antes de que tuvieses edad o discernimiento para decidir. Y sigues así, con esa programación colgada como una piedra al cuello.

Tienes miedo a perder las ideas en las que te apoyas, porque te asusta el riesgo, el cambio, la novedad.

Lo que más te preocupa como persona programada, es tener razón

LA NO VIOLENCIA DEL SER ESPIRITUAL

El que tiene miedo, se enoja. Huimos de los enojos porque provocan nuestros miedos y a la vez nos violentan. Nos asustamos de la agresividad, porque despierta nuestra propia agresividad. No nos defendemos por justicia, sino por miedo. El ser espiritual es capaz de liberarse completamente del miedo, por eso no es violento.

El enemigo del amor es el miedo, no el odio.

El que nada teme está seguro y nada desea. El que no tiene miedo, no teme a la violencia, porque él no la tiene.

La violencia viene del miedo y crea más violencia. Donde existe el amor no hay miedo alguno. Lo que llamas yo no eres tú, ni eres tampoco tus parientes, ni tu padre ni tu madre, porque eres hijo de la vida.

Dondequiera que haya sufrimiento, hay identificación del yo con un problema, con un obstáculo que pone la mente. Tomamos de la vida lo no real.

Tenemos miedo a la verdad y preferimos hacer ídolos de mentira.

Sólo está vivo el presente y lo que tú descubres en él como real.

El responsable de tu enojo eres tú, aun cuando otro haya provocado el conflicto. El apego y no el conflicto es lo que te hace sufrir. Tienes miedo: a la imagen que el otro tiene de ti, a perder su amor, a reconocer que amas una imagen.

Todo miedo es un impedimento para que el amor surja.

DESCUBRIR LOS MIEDOS

Nosotros hemos hecho una religión llena de tabúes y temores, de ideas falsas y de ídolos. Si piensas con realismo verás que el prójimo, igual que tú, es miedoso, infantil; egoísta.

No es que lo sea, sino que su programación hace que se muestre así. Nadie te defrauda en fa realidad Lo que te defrauda es el juicio que tenias de su persona.

También el mundo de la realidad (de lo que tú crees realidad) es falso porque está sujeto a los pre conceptos de tu cultura.

El niño necesita ser amado. Nace espontáneo y libre, con sus cinco sentidos y la atención alerta para captar la vida y desarrollar su experiencia

Sus padres condicionan el amor que necesita a la obediencia de ciertas reglas Así pierde su libertad y por miedo a perder el amor de sus padres, comienza el apego.

EL NIÑO Y LOS MIEDOS

Si ves un niño verás el egoísmo en forma pura. Sólo es capaz de pensar en sí mismo. Pero esto es natural: el egoísmo del niño es cosa divina pues necesita toda su energía concentrada dentro de él Si nosotros intentamos cambiarlo estropeamos los planes de Dios y su espontaneidad, introduciendo en él los miedos.

El miedo hace mentir y amoldar al niño con tal de no perder la aprobación de los padres. El niño tiene miedo a la angustia que le produce el rechazo de sus padres, y sólo por eso se some­te. Pagará caro este chantaje afectivo durante toda su vida Creerá que el amor y el cariño se compran. Tendrá así una dependencia y un apego que confundirá con amor.

Su mente estará programada.

El niño necesita libertad. "Más vale un barrendero feliz, que un juez o un gran político infeliz.”

Con la mejor voluntad del mundo la gente religiosa es opresora. Lo que suele llamarse respeto es una forma de miedo.

Hay que darle al niño de seis años el mismo respeto que al presidente de la nación. La función que cumple cada uno no tiene importancia. Todos somos necesarios. El valor fundamental es ser feliz y buscar tu sitio en la vida

Hay que respetar y salvaguardar la curiosidad innata del niño. Los niños van pasando de una experiencia a otra. Si tú cortas una ex­periencia, haciéndole creer que es algo malo, no sólo provocas un misterio y rompes una evolución natural; sino que generas en él, miedo a algo desco­nocido.

Al niño le gusta la enseñanza y lo que rechaza es el método y la manipulación.

LANZARSE A LA BATALLA

Liberarte del odio es lo mismo que liberarte del miedo, pues el miedo produce el odio. Si el miedo es por ti mismo, es que te estás odiando. Si anida el odio en ti, odiarás a todo el mundo. Para que una batalla sirva para algo, hay que lanzarse a ella sin ningún rastro de odio.

¿QUÉ TE CAUSA MIEDO?

Tu miedo brota de la manera como ves las cosas y de las consignas de tu mente. Cuestiónalo todo y saca afuera la realidad que hay detrás. Es más fácil romper las paredes de cemento que las de tu propia mente. Te es más cómodo hacer lo acostumbrado.

Prefieres lo conocido al cambio. Analiza con calma cuáles son tus cárceles imaginarias y los porqués de tu miedo. El día en que sientas el vacío de no tener nada a que aferrarte: ¡Buena señal! Ya puedes construir con realidad.

Cuando se nos dio el regalo de la vida se olvidaron de darnos un manual de instrucciones. Algunos no lo necesitan, a otros su cultura les dio uno equivocado. Estos últimos ven la vida como algo que los angustia, los llena de ansiedad.

No es la naturaleza la causa de sufrimiento sino tu corazón lleno de miedos y deseos, inculcados a través de tu propia programación.

Recuerda que naces en este mundo para renacer, para ir descubriéndote como un hombre nuevo y libre.

EL VERDADERO BIEN

Detente y piensa si en algún momento de tu vida has hecho mal no a sabiendas. ¿Por qué crees que los demás son capaces de hacerlo? Todos, sin excepción, buscamos nuestro bien, pero la mayor parte de las veces nos equivocamos.

El miedo y el recelo a perder el bien nos hacen egoístas, interesados y hasta crueles.

El verdadero bien es libre, gratuito y está dentro de nosotros.

El bien existe, es la esencia de la vida. Llamamos mal al hecho de no ver o disfrutar el bien.

Cuando nos ofuscamos y no percibimos el bien, sentimos miedo, sentimos miedo, pues estamos hechos para el bien y la felicidad. Perderlo de vista nos asusta e inquieta hasta el sufrimiento, porque no somos capaces de ver la realidad tal cual es. 

Recuerda algún rechazo, ofensa o injusticia que hayas recibido. ¿Era realmente una ofensa o es que tu miedo y tu inseguridad hicieron que te sintieras ofendido?

Es posible que el otro no actuara debidamente, pero piensa que, al actuar así, a quién hizo más daño fue a sí mismo. 

¿ERES CAPAZ DE VERLO? 

DUDAR ES ESENCIAL PARA LA CONFIANZA EN TI MISMO. EL ÚNICO ENEMIGO DE TU AUTO ESTIMA ES EL MIEDO, NO LA DUDA, PUES SI NO DUDAS NO CUESTIONARÁS NI ROBUSTECERÁS TU CONFIANZA EN TI MISMO, Y CAERÁS EN EL FANATISMO.

RECUERDA QUE SEGÚN VIVAS EN ESTA VIDA, SERÁS EN LA OTRA. ES AHORA CUANDO HAS DE BUSCAR LA VERDAD POR TI MISMO. . 

Perder los miedos – Reflexiones de Anthony de Mello 


miércoles, 2 de marzo de 2016

LA PUERTA DE SALIDA ESTÁ EN TU CORAZÓN

CUANDO TENÍA QUINCE AÑOS ME SORPRENDÍ CON LA CANTIDAD DE PERSONAS QUE VIVÍAN SIN PREGUNTARSE LAS REGLAS DE ESTE JUEGO LLAMADO VIDA. HOY NO ME SORPRENDE, PERO EN AQUELLA ÉPOCA FUE COMO UN GRAN DESPERTAR.

¿Cómo vivimos sin preguntarnos las leyes de la Vida? , me pregunté. Todos debemos aprender la constitución, las normas básicas de convivencia con los demás, y sin embargo, nada se nos habla de que estamos haciendo en la vida, o cuál es el sentido de Ser Humano.

En ese momento me di cuenta que para seguir adelante necesitaba comprender el funcionamiento de las leyes del universo. No buscaba descubrir el funcionamiento de una galaxia ajena y distante. Buscaba comprender mi universo, mi funcionamiento interior. Necesitaba comprender la relación entre los pensamientos, las emociones, los sentimientos, las acciones y la realidad. Creía por pura intuición, que dando lo mejor de mí, la vida me devolvería esa intención. Sin embargo esa creencia era inconsistente si tomaba en cuenta la cantidad de circunstancias adversas que la vida te va poniendo delante.

Me di cuenta que en la escuela me habían enseñado una gran cantidad de conocimientos pero no me habían enseñado a conocerme por dentro, a saber quién era yo realmente. Me hablaron de una religión externa, de un dogma, de una forma de hacer las cosas de manera correcta y de otra incorrecta. Pero eso no se adaptaba a mí. Yo estaba seguro que la vida había hecho una injusticia conmigo y quería encontrarme con el director de la vida para presentarle mis quejas, mi dolor, mi dolorosa soledad, y todo lo demás.

Ese momento fue cuando me pregunté: ¿Cómo no existe una escuela para aprender a vivir? A mis quince años, ya sabía que la mayoría de los adultos no sabía vivir y estaban encerrados en la misma jaula que yo. Ya me había dado cuenta que ni siquiera se animaban a hacerse la pregunta: ¿Quién soy yo? Y se escondían en las responsabilidades cotidianas o en cualquier otra excusa, con tal de no sentir los barrotes de la soledad no elegida.

En ese preciso instante decidí jugar a todo o nada. Decidí llegar al fondo de la desconfianza y entregar toda mi energía vital hasta responderme las preguntas esenciales de la vida:

¿Quién soy? ¿Existe Dios? ¿Qué sentido tiene mi vida? ¿Existe la Vida después de la Muerte? No quería responderlas a través de leer un conocimiento intelectual. Quería responderlas a través de mi propia experiencia. ¡Y lo hice! Me llevó años, sangre sudor y lágrimas. Tuve que estar dispuesto a perderlo todo, tanto en lo material como en lo personal. Tuve que saltar muchas veces al vacío, pero encontré las respuestas. Las experimenté. Me recuperé.

PERO A ESTA ALTURA DE MI VIDA, CUANDO HE VIVIDO MÁS AÑOS DE LOS QUE ME QUEDAN POR VIVIR, YO NO CREO, YO SÉ Y ME TENGO QUE HACER RESPONSABLE DE LO QUE SÉ.

Y LO QUE SÉ ES QUE NO EXISTE UNA LEY UNIVERSAL MÁS IMPORTANTE QUE LA LIBERTAD (LA CASUALIDAD NO EXISTE). QUE TODO LO QUE NOS OCURRE TIENE UN PROPÓSITO SAGRADO Y QUE ESTÁ EN NOSOTROS SALIR A BUSCAR NUESTRAS RESPUESTAS O NO.

El Universo nos da la oportunidad de confiar en nuestro corazón o de seguir viviendo encerrados en la ignorancia del dolor. El Universo sufre con nosotros, confía en nosotros y sabe que no existe nada más sagrado que la Libertad. Por eso no nos dice lo que tenemos que hacer, porque eso sería romper la ley suprema. La ley por la que nos fue entregada la vida, para que experimentemos ser quienes somos. El Universo espera que nos revelemos ante el dolor y la injusticia. Esa es la función del dolor, pero años de creencias nos confunden y nos engañan a la hora de reclamar nuestra verdadera naturaleza: el más puro Amor Incondicional.

EXISTE OTRA MANERA DE VIVIR. UNA MANERA QUE NO RESPONDE A UN CAMINO EN PARTICULAR. UNA MANERA QUE NO NECESITA UNA FORMA ESPECÍFICA. UNA MANERA DONDE EL CORAZÓN CRECE Y LA GOTITA DE CONOCIMIENTO SE TRANSFORMA EN EL OCÉANO DE CONCIENCIA.

Las oportunidades para despertar e iniciar nuestra búsqueda de respuestas aparecen a lo largo de nuestra vida de forma continuada, esperando que reaccionemos y despertemos del letargo, que no nos deja sentir ni pensar. No aparecen cuando queremos. Aparecen cuando las necesitamos.

El dolor duele. Te juro que lo sé, lo viví y no lo olvidé. Pero la Vida nos ama. Sueña con nuestro despertar. Confía tanto en nuestra naturaleza que no nos dice lo que tenemos que hacer. Nos envía al dolor para guiarnos de vuelta a nuestra esencia.

Nos envía al dolor para que nos demos cuenta que no somos el dolor. La traba más grande no es el dolor, el dolor es la puerta de vuelta a casa, la traba más grande es no animarnos a sentir, a experimentar, a saber, a soñar.

DE CUALQUIER MANERA, LA VIDA NOS AMA Y TIENE TODO BAJO CONTROL. NI UNA SOLA HOJA SE CAE SIN PERMISO DE LA VIDA. AFUERA TODO ESTÁ EN SU LUGAR, AUNQUE NO LO PAREZCA, TODO ESTÁ DÓNDE TIENE QUE ESTAR. NO TE DISTRAIGAS CON EL AFUERA, SOLO LLEVA BIEN ADENTRO DE TU CORAZÓN QUE LA VIDA TE AMA Y CONFÍA EN TI. POR ESO GERMINASTE DENTRO DE LA VIDA.

Para reflexionar sobre lo que estamos haciendo a la madre tierra, el tomar conciencia de esto también es...............ESPIRITUALIDAD