C.E.

C.E.
....

lunes, 30 de enero de 2017

EVOLUCIÓN E INMADUREZ EMOCIONAL

EVOLUCIONAR SIGNIFICA CRECER INTEGRALMENTE, ES DECIR, CRECER EN TODOS Y CADA UNO DE LOS DIVERSOS ASPECTOS DEL SER. HAY MUCHOS SERES HUMANOS QUE ESTÁN DESARROLLADOS INTELECTUALMENTE Y SIN EMBARGO, PADECEN DE UNA GRAN INMADUREZ EMOCIONAL.

¿Inmadurez emocional?, se preguntaran ¿eso qué es? Y sobre todo ¿cómo se hace para madurar emocionalmente? La respuesta no necesariamente nos coloca ante la necesidad de cursar estudios en alguna exótica universidad, ni de irnos a vivir al Tíbet, se trata de un trabajo personal de observación continuada de nuestro programa mental y nuestras más íntimas creencias. Un ejercicio que madurará nuestras emociones y aportará templanza.

PERO ENTONCES NOS SURGE LA GRAN PREGUNTA, ¿CÓMO CONOCER EL PROPIO GRADO DE MADUREZ EMOCIONAL?

Vamos a dar unas pinceladas de como uno mismo puede valorar su grado de madurez emocional observando si padece algunos de los siguientes síntomas:

PRIMERO.- ¿soporta razonablemente bien las frustraciones?, ¿asume con rapidez el desenlace de acontecimientos contrarios a sus deseos y previsiones? Si usted no “encaja” las frustraciones, quiere decir que, en alguna medida, su vida está llena de expectativas. Y las expectativas tienden a crear frustración. Cambie la actitud “expectativa” por la de “posibilidad” y entrénese en la aceptación de lo sucedido. En realidad, no podemos volver hacia atrás y cambiar los acontecimientos. Mire hacia delante y no dramatice lamentándose del pasado. Aceptar los hechos no significa resignarse, sino más bien reflexionar, coger fuerzas y seguir trabajando en la consecución de nuestros objetivos, sabiendo que en el fracaso subyacen las semillas del éxito. En realidad, no hay fracasos, sino aprendizaje. 

SEGUNDO.- ¿siente usted tendencia a totalizar?, ¿tiende a relacionarse desde los extremos “todo o nada”? Si siente que todavía las cosas son blancas o negras y le es difícil manejarse en una gama amplia de “grises”, busque el noble sendero medio. Si todavía experimenta fascinaciones y aversiones, tal vez le convenga aprender a caminar por el filo de la navaja y aceptar su parte de sombra. 

TERCERO.- ¿sufre cambios de humor repentino y sin motivo aparente?, ¿sucede que, de pronto, algo sumergido le cambia el chip y su mente se polariza en la agresividad y el mal humor? Si eso todavía es así, tal vez le convenga poner atención y analizar los pequeños detalles que le molestaron, ¿qué pensamiento fugaz al “pasar” por su mente consiguió amargarle? Cuando desenmascare su vulnerabilidad, podrá crear nuevas opciones que le den una mayor serenidad e independencia. 

CUARTO.- ¿Se muestra muy susceptible a las críticas?, ¿le molesta mucho que alguien le vea defectos?, ¿le cuesta hablar y reírse de su parte “menos presentable”? Si eso es así, tal vez convenga que acepte su personalidad. Todos los seres humanos ofrecemos luces y sombras al exterior, sin que por ello se nos deje de apreciar y respetar. Sea consciente de sus carencias y recuerde que éstas son tan sólo partes de usted que no representan su totalidad. Es decir, que por ejemplo, usted no es impaciente, sino que tiene una parte impaciente. Usted es mucho más que cualquiera de sus partes. Evite totalizarse en una sola cualidad de su persona. Recuerde su dimensión espiritual de totalidad.

SI ASPIRA USTED A EVOLUCIONAR ESPIRITUALMENTE, ES IMPORTANTE QUE NO DESCARTE LA FORMACIÓN DE UN BUEN CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO. UN CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO, PROFUNDO Y CONSCIENTE. Y DESDE EL CONOCIMIENTO DE SI MISMO, PROCEDA A EXPANDIR SU CONCIENCIA HACIA SER EL TESTIGO TRANSPERSONAL QUE OBSERVAR LA DUALIDAD Y LA CONTRADICCIÓN DE SU MENTE.

EL HECHO DE MADURAR EMOCIONALMENTE ES UNA ASIGNATURA DE LA EVOLUCIÓN Y UN REQUISITO PREVIO DE LA PAZ PROFUNDA. NO CAIGA EN EL ERROR DE NO CONOCERSE. TRABAJE EN UN CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO EQUILIBRADO, Y ASERTIVO Y LUEGO CONTINUÉ HACÍA ADELANTE. ¿ESPIRITUALIDAD? SÍ, PERO NO DESCUIDE EL MARAVILLOSO TRABAJO DE CONOCERSE EN PROFUNDIDAD. SIN DUDA, LA OBRA DE ARTE MÁS DELICADA Y TRASCENDENTE DE LA VIDA.


sábado, 28 de enero de 2017

COMO AFRONTAR Y SENTIRNOS BIEN EN EL MOMENTO ACTUAL QUE NOS TOCA VIVIR. EL PODER DE LA MENTE (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

El momento actual que nos toca vivir a los seres humanos, no cabe duda que es bastante confuso, vivimos en un mundo lleno de conflictos, de inseguridades, de escasez, con un futuro incierto tanto a nivel individual como colectivo, lleno de incertidumbre y sin saber muy bien que decisiones ni qué dirección tomar, ante tanto cambio, que nos impide ver con claridad hacia dónde vamos.

CUANDO YA NO SOMOS CAPACES DE CAMBIAR UNA SITUACIÓN, NOS ENCONTRAMOS ANTE EL DESAFÍO DE CAMBIARNOS A NOSOTROS MISMOS.

¿Quién cree todavía que puede cambiar el mundo en los momentos en que éste parece empeñado en seguir otro rumbo?

En realidad, podemos influir más o menos en situaciones y personas con nuestro tesón e inteligencia, pero donde sí podemos operar con plena eficacia es modificando nuestra manera de ver e interpretar los aspectos que nos perturban e inquietan. Y lo más curioso es que, tras la inteligente aceptación de los hechos que nos tocan vivir, no sólo equilibramos nuestra vida emocional, sino que, además, el mundo también cambia.

Una vez que aceptamos y adaptamos nuestra mirada interna al curso de “lo que hay”, experimentamos una nueva forma de sentir que nos lleva a preguntarnos: ¿qué extraña ley modifica incluso las actitudes y conductas de personas ajenas?

En realidad, según explican las más avanzadas leyes de la Física cuántica, la película que vemos en el exterior no deja de ser, en buena medida, una proyección del programa o los programas que tenemos actuando en nuestro interior.

LOS ACONTECIMIENTOS DISCURREN EN FUNCIÓN DE UNAS LEYES NATURALES, PERO LA INTERPRETACIÓN QUE HACEMOS DE LO QUE SUCEDE ES UNA OPCIÓN ÍNTIMA Y SUBJETIVA, Y POR ELLO, SUSCEPTIBLE DE SER MODIFICADA.

Ejemplos de ello hay muchos, pero uno de los más significativos fue el que nos dejó un prisionero de la segunda guerra mundial. ¿Qué hizo sobrevivir al judío Víctor Frank de la torturadora vida en un campo de prisioneros nazi? La respuesta fue dada por él mismo al señalar su profundo sentido de la vida y la capacidad de optar por una óptima interpretación de los acontecimientos que a otros torturaban. No había salida, no podía cambiar las normas de aquel campamento nazi, tan sólo podía cambiar su mente y con ella el signo de lo que sucedía.

A MENUDO, EL HECHO DE ACEPTAR Y COMPRENDER UNA SITUACIÓN ELIGIENDO LA INTERPRETACIÓN MÁS POSITIVA, DESENCADENA UNA INSÓLITA INFLUENCIA SOBRE LA FACETA EXTERNA QUE CONSIDERÁBAMOS INAMOVIBLE Y AJENA.

Una vez que nos adaptamos a la situación, se mueven energías insólitamente favorables. Una vez hemos logrado relativizar las cosas que, anteriormente nos perturbaban, adquirimos un grado mayor de templanza. Sabemos que nuestra forma de mirar el mundo y de pensar a las personas, influye, tarde o temprano, en el diseño y guion de nuestras experiencias.

Sabemos también que muchas de las emociones que experimentamos son consecuencia de un proceso que se desarrolla en la parte inconsciente de nuestra mente. Es por ello que merece la pena evitar culpar a los demás, y tener en cuenta que si no nos gusta lo que recibimos, convendrá prestar atención a lo que emitimos.

Cuando somos conscientes de que nuestro conjunto de creencias son las que crean el mundo emocional que habitamos, uno se torna alerta con las opciones de pensamiento que aparecen ante su corriente de consciencia. Atención a las palabras que pronunciamos y a los patrones que subyacen tras nuestras actitudes.

LA PERSONA QUE HA COMPRENDIDO EL ENORME PODER QUE SU MENTE TIENE EN LA CONFIGURACIÓN DEL MUNDO, YA NO CONTROLA TANTO LAS CIRCUNSTANCIAS EXTERNAS SINO QUE, MÁS BIEN, DIRIGE SU MIRADA HACIA LAS PROPIAS ACTITUDES Y PENSAMIENTOS QUE SUTILMENTE LAS POSIBILITAN.

TENEMOS MUCHO MÁS QUE VER DE LO QUE PARECE EN AQUELLO QUE “NOS SUCEDE”. CUANTO MÁS CONSCIENTES SEAMOS DE NUESTROS PENSAMIENTOS Y ANHELOS, EL DESTINO, CADA VEZ, ESTARÁ, EN MAYOR MEDIDA, EN NUESTRAS MANOS.

SE TRATA DE CAMBIAR EL FOCO DE VISIÓN ELABORANDO OPCIONES MÁS POSITIVAS Y FORMULANDO EL MUNDO TAL Y COMO LO DESEAMOS VIVIR. SIN DUDA, UNA COMPETENCIA NACIDA DE NUESTRA MADUREZ CREADORA QUE APRENDIÓ QUE EL SECRETO QUE MUEVE EL MUNDO ESTÁ EN LA ESENCIA DE LA PROPIA ALMA.

OS DEJO ESTA MAGNIFICA MÚSICA QUE TRABAJA LOS DOS HEMISFERIOS CEREBRALES PARA LA MEDITACIÓN


jueves, 26 de enero de 2017

LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS (OTRA DE LAS CLAVES DE LA FELICIDAD)

SABIDO ES QUE EL SER HUMANO ES UN SER SOCIABLE, QUE NECESITAMOS RELACIONARNOS CON LOS DEMÁS Y QUE ESA RELACIÓN CON LOS DEMÁS ES UNO DE LOS PILARES BÁSICOS DE NUESTRA PERSONALIDAD.

Y la forma más común que tenemos de hacerlo es a través de la comunicación, del lenguaje. En esencia, es una de las mejores y peores formas de acercase a los demás para favorecer o perjudicar nuestras relaciones.

Usamos la palabra en nuestra comunicación con los demás, de forma violenta en numerosas ocasiones, agredimos, increpamos, juzgamos y reprochamos, consciente o inconscientemente. Y todo ello tiene un origen común. No escuchamos y si lo hacemos nuestro objetivo es responder para imponer nuestra verdad, no para comprender la del otro.

HAY DOS FORMAS FUNDAMENTALES PARA RELACIONARNOS CON LOS DEMÁS: LA ACEPTACIÓN Y LA COMPRENSIÓN. CUALIDADES QUE PEDIMOS A LOS DEMÁS PERO EJERCEMOS POCO.

Una de ella es la expresión sincera desde el corazón y otra la escucha empática y sosegada.

Dejar hablar. Comprender lo que quieren decirnos. Observar sin juzgar y condenar. Analizar los sentimientos que provoca en nosotros esa comunicación. Ver las necesidades que genera en nuestro interior y realizar peticiones en función de ello.

Uno de los errores más comunes que cometemos cuando nos relacionamos con los demás es ser impetuosos en las respuestas.

Y dicho error dificulta enormemente y en muchas ocasiones, que la otra persona tenga el tiempo necesario para comentar lo que quiere. Normalmente hablamos demasiado y lo hacemos impulsivamente.

Por eso hoy quiero recomendarles un magnífico libro llamado “La comunicación no violenta” (Marshall B. Rosenberg).

Este concepto es sinónimo de la “Comunicación compasiva”. Expreso con sinceridad. Recibo con empatía y comprensión. Analizo mis sentimientos, asumo mis necesidades y realizo peticiones sobre lo que realmente me sucede.

Debemos escuchar más y ser más sinceros con lo que nos sucede ante lo que escuchamos. A veces, por no dañar al de enfrente generamos una lucha interna de alto coste para todos o lo contrario, hablamos sin valorar que la sinceridad puede confundirse con la grosería o la agresión.

La forma en la que hablamos, los gestos, las miradas y la disponibilidad con la que nos coloquemos frente al otro van a ser claves a la hora de gestionar las relaciones y mejorarlas.

Dar oportunidad al de enfrente de explicarse, pero también darnos la ocasión de comunicar lo que nos pasa.



NO DEJARLO DENTRO. HACERLO CON SUAVIDAD PERO CON CONTUNDENCIA. EL OTRO TIENE DERECHO A SABER POR QUÉ REACCIONAMOS DE UNA FORMA U OTRA. TÚ TIENES EL DEBER, ANTE TI MISMO, DE DECIR CÓMO TE SIENTES Y QUÉ NECESITAS.

UNA FORMA SIMPLE DE SENTIRNOS BIEN SIN LLEVAR A CUESTAS LA MOCHILA DE LAS PALABRAS NO DICHAS O DE LAS QUE SE ESCAPARON SIN CONTROL.


martes, 24 de enero de 2017

SABER DAR, SABER RECIBIR OTRA CLAVE DE NUESTRA FELICIDAD

LAS FORMAS DE DAR SON INFINITAS. A VECES, EN VEZ DE DAR SUMANDO, DAMOS RESTANDO. PARECE UN CONTRASENTIDO PERO TAMBIÉN SE DA EN NUMEROSAS OCASIONES DE NUESTRA VIDA Y ESO SUCEDE CUÁNDO ES EL SILENCIO, LA AUSENCIA, LA CARENCIA LO QUE DAMOS A LOS DEMÁS.

En general, damos mucha información gratuita de nosotros mismos. Pistas que nos señalan como de éste u otro tipo de personas y que el resto aprovecha en su favor delineando la estrategia a seguir con nosotros.

Hay personas fáciles, suaves, blandas y frágiles. Otras, por el contrario, son indolentes, recias y capaces de seguir sus propios propósitos sin necesitar reciclar en su conciencia el peso del dolor que han causado a los demás.

Uno tiene que evaluar lo que va dando y revisar lo que espera que le den, porque en la vida todo es un intercambio; cualquier relación, sea del tipo que sea, sostiene un equilibrio en lo que cada miembro aporta. Cuando el equilibrio se descompensa, dicha relación se quiebra.

En toda relación hay una parte de fuerza en la que alguno gana. En muchos casos, ganar significa perder porque lo que se gana al final acaba actuando en nuestra contra. 

Las expectativas sobre los demás suelen ser siempre una trampa. Esperar que otros nos den y lo hagan en la forma, modo y cantidad que nos gusta es muy poco probable, un pensamiento mágico que no lleva nada más que a la frustración.

LA CLAVE ESTÁ EN DAR, SIN ESPERAR NADA A CAMBIO.

Entre otras cosas porque nadie está en la obligación de darnos, porque el ser humano, ya viene con todas las herramientas que necesita para su evolución correcta. Y si nos dan, seamos agradecidos que es de bien nacidos. Pero somos humanos y dentro de nuestra condición de humanos está el esperar siempre que nos den. 

Esperamos y esperamos a que esa persona o esto o aquello cambie.

Esperamos que lo haga mañana, al día siguiente, al año siguiente o en cualquier momento y la espera es algo que nosotros no contralamos, que depende de los demás y claro se nos escapa de las manos.

PERO LO ÚNICO QUE PODEMOS MODIFICAR ES NUESTRA FORMA DE ESPERAR.

Estamos en un momento de esperas. En cada fecha señalada para nosotros, seguimos esperando que esta vez, por fin, se cumpla lo que tantas veces nos proponemos.

La espera es una situación que genera ansiedad. El equilibrio, la armonía y la serenidad, está sin duda en abandonar la espera e instalarnos en la realidad.

Y la realidad es que todo aquello que deseamos o anhelamos debemos procurárnoslo nosotros, no depender de los demás, las dependencias siempre traen consigo desengaños y por consiguiente tristeza.

Contar con lo que tenemos, que siempre coincide con lo que somos, y partiendo de esa realidad seguir caminando entre lo que ganamos o perdemos cada vez que dejamos de tener expectativas.
Hay que ser resolutivos con nosotros mismos. Ponernos delante de los miedos y hablar claro, tomar decisiones y generar la confianza necesaria en uno mismo, que nos permita con la ayuda del trabajo y el esfuerzo, conseguir nuestros propósitos.

SE ACABÓ EL ESPERAR A QUE NOS DEN O QUE NOS RESUELVAN. ACEPTAREMOS LO QUE VENGA. CON LA TOTAL CONFIANZA QUE LA VIDA SIEMPRE NOS PONE DELANTE LAS LECCIONES QUE NECESITAMOS Y EL CONVENCIMIENTO QUE NO NOS PONDRÁ NINGUNA LECCIÓN QUE NO ESTEMOS PREPARADOS PARA SUPERAR.

CON EL ALMA TRANQUILA, LA MENTE ABIERTA Y EL CORAZÓN PREPARADO, PARA AFRONTAR LO QUE NOS VAYA VINIENDO, SABIENDO QUE DENTRO DE NOSOTROS ESTA TODO LO QUE NECESITAMOS, PARA LLEVAR A BUEN FIN, LAS EXPERIENCIAS QUE NOS TOQUEN VIVIR.


sábado, 21 de enero de 2017

MIRARSE DESDE FUERA UNA BUENA FORMA PARA COMPRENDERNOS MEJOR (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

A LO LARGO DE NUESTRA VIDA, TODOS PASAMOS POR ETAPAS COMPLICADAS, POR MOMENTOS DIFÍCILES, POR SITUACIONES QUE PARECE QUE NO CESAN EN SU EMPEÑO POR PONERNOS FRENTE A UNA SERIE DE ERRORES CONTINUADOS Y POR LO QUE CONSIDERAMOS ALGUNA QUE OTRA DESGRACIA.

En esos casos, cuando nos enredamos en el dolor sin encontrar salida y nada nos alivia, es en realidad cuando podemos probar una técnica muy útil que suele darnos las respuestas que necesitamos.

No es nuevo, está recomendado con excelentes resultados, por diferentes profesionales de las diferentes áreas dedicadas a la salud emocional y el bienestar.

Se trata de salirnos de la escena que protagonizamos. De tomar distancia y mirar desde fuera. Vernos actuando, diciendo, manejando dificultosamente las emociones más complejas. La ira, la tristeza, el rencor, la envidia… y tantas otras que nos llenan de malas sensaciones, malos pensamientos, desazón, desesperanza y nos incapacitan para avanzar y vivir serenamente en paz con nosotros mismos.

ES UNA TÉCNICA HABITUAL DE P.N.L. (PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA), la de hacer vivir el conflicto imaginariamente a otra persona y nosotros observar todo lo que ocurre, para poder evaluar con mayor objetividad, nuestro conflicto.

Cuando logramos vernos “como si” fuésemos otros, entonces empieza a surgir una emoción muy interesante y sorprendente, entonces comenzamos a comprender el papel que jugamos en nuestra propia vida y en la de las personas que nos acompañan en esta maravillosa experiencia que llamamos vivir, entonces, y sólo entonces, surge la comprensión y aceptación, de nosotros mismos y de los demás.

SER ESPECTADOR DE NUESTROS PROCESOS Y CONFLICTOS NOS PROPORCIONA UNA VISIÓN DE CALIDAD. Nos permite encontrar las respuestas que metidos en bucle del desánimo y el pesimismo no encontraremos nunca.

No hace falta elucubrar, ni emplear el razonamiento ni la lógica a cada instante; eso no ayuda, todo lo contrario. No hay que hacer nada. Solamente observar. Observarte.

Y DEJA QUE TU CORAZÓN Y TU RAZÓN GUÍEN TU INTUICIÓN. EN SILENCIO Y MIRANDO HACIA TU INTERIOR.

ENTONCES SENTIRÁS QUE ALGO CAMBIA EN TU PERCEPCIÓN, VERAS LO MISMO, PERO CON OTRO NIVEL DE COMPRENSIÓN MUCHO MÁS PROFUNDO QUE VA MUCHO MÁS ALLÁ DE LA MERA COMPRENSIÓN RACIONAL. 

INTÉNTALO, NO TIENES NADA QUE PERDER Y MUCHO QUE GANAR, UNA MAYOR COMPRENSIÓN DE TI MISMO Y TU VIDA, ALGO FUNDAMENTAL, PARA TRANSITAR CON EL ALMA LLENA DE ARMONÍA Y FELICIDAD.


jueves, 19 de enero de 2017

“EL DESEO” LA ENERGÍA DEL ALMA

DESEO: “MOVIMIENTO AFECTIVO HACIA ALGO QUE UNO QUIERE”.

UNO SE IMAGINA AL DESEO CON ALAS. CON ENORMES ALAS QUE SEAN CAPACES DE ACERCARNOS A AQUELLO QUE CONSTITUYE LA RAZÓN DE CONSEGUIR LO QUE SENTIMOS QUE NECESITAMOS PARA ESTAR BIEN, CON UNA INTENCIONALIDAD CARGADA DE TERNURA DISPUESTA A LLEGAR AL CORAZÓN DE SU DESTINO.

El deseo es tan necesario como la propia vida. Se trata de un ímpetu majestuoso que va calando hondo en las entrañas hasta que invade mente y alma. Un etéreo vapor de estrellas que incita a la búsqueda de aquello que vaga incandescente por nuestro interior. Sin deseo no existe nada, se muere lentamente y ninguna cosa peor que vivir en un estado moribundo.

El mejor indicativo de que aún seguimos llenos de ilusión por nuestra existencia es precisamente desear. No importa qué. Pero desear.

La indiferencia, la falta de ilusión de deseo, es el adormecimiento de la consciencia. Llega incluso un punto en el que nos convertimos en parásitos de los demás a base de no alimentar nuestros propios deseos y adherirnos a los deseos de los demás.

Hay que sentirse capaz de tener necesidades propias y hacernos protagonistas de nuestros anhelos personales como aspirantes al lugar más alto del pódium de los que se arriesgan. 

Necesitamos desear, más y mejor cada día porque sólo cuando uno quiere algo y lo quiere con vehemencia, se produce la energía necesaria que nos llevara ni lo duden a lograrlo.

ES FÁCIL FANTASEAR CON LAS PALABRAS SIN DARNOS CUENTA QUE CAEMOS EN LA TRAMPA MORTAL QUE ESO SIGNIFICA. HABLAR NO ES ACTUAR. DESEAR TAMPOCO ES CONSEGUIR.

Hay que transitar un puente entre ambas acciones y comprometernos a trabajar y esforzarnos por lo que deseamos, porque a veces, lo que queremos no es lo que más nos conviene pero seguro que si parte de un sincero deseo del alma habremos, al menos, alcanzado la felicidad a la que tanto aspiramos.

NO HAY MÁS REMEDIO QUE DESEAR PORQUE ES EL PRIMER PASO PARA AVANZAR HACIA LO QUE NOS HACE FELICES, NOS EMBRIAGA DE PASIÓN O NOS CONMUEVE. EMOCIONES TODAS ELLAS, DEMASIADO OLVIDADAS EN UNA SOCIEDAD TAN TECNOLÓGICA, COMO EN LA QUE VIVIMOS HOY EN DÍA.

DESEAR ES NO SOLO ES LÍCITO, ES ADEMÁS LA PUERTA DE ENTRADA A UNA VIDA MÁS PLENA.


UNA MAGNIFICA MÚSICA PARA  RELAJARSE O MEDITAR


lunes, 16 de enero de 2017

EL DESCUBRIR................. PUERTA DE ENTRADA A NUESTRA ESENCIA

 “LA VERDAD ESTÁ EN EL DESCUBRIR, NO EN LO DESCUBIERTO”.

EL PROPIO HECHO DE DESCUBRIR IMPLICA ABRIR LA MIRADA A UN NUEVO HORIZONTE. Y TAL VEZ, LA LABOR DE DESCUBRIR SEA LA MISIÓN ESENCIAL QUE EL SER HUMANO TIENE ASIGNADA SOBRE LA TIERRA. SE TRATA DE ESCRIBIR CADA DÍA UNA PÁGINA NUEVA EN NUESTRO LIBRO DE LA VIDA, PARA QUE NOS APROXIMEN AL NÚCLEO ESENCIAL DE TODAS LAS COSAS. CADA VEZ QUE DESCUBRIMOS, ABRIMOS UNA PUERTA A UNA PORCIÓN DE NUESTRA VERDAD Y DE NUESTRA EXISTENCIA.

Cuando experimentamos el hecho de descubrir junto a otra persona, se produce un chispazo que nos hace cómplices del instante mágico del darse cuenta. Cuando descubrimos una cualidad, hasta entonces oculta o simplemente comprendemos los procesos mentales que nos conforman, sentimos la felicidad del que se sabe que crece y se libera. Sin embargo, más tarde sucede que la mente tiende a quedarse enganchada dando vueltas sobre lo descubierto, sin percatarse de que el verdadero gozo estaba en el descubrir. ¿EXISTE VERDAD MAYOR QUE LA FUGAZ Y LUMINOSA CHISPA DEL DESCUBRIMIENTO?, ¿PUEDE HABER ALGO MÁS BELLO QUE COMPARTIR, EL ACONTECIMIENTO DEL DESCUBRIR?

Intuimos que somos algo más que cuerpo. Intuimos que algo en nosotros es Luz, Eternidad y Totalidad de conciencia. Y sucede que todo aquello que contribuye a descubrir tal esencia, vitaliza los sentidos y produce alegría y vitalidad en el alma. Descubrir quiénes somos y descubrir cómo funcionan nuestras diferentes partes internas, es un regalo tan intenso como pasajero. Algo parecido al relámpago que al llegar de súbito, todo lo ilumina. 

Cuantos más rayos tiene una tormenta, más horizonte se descubre aunque sea en una noche de nubes negras. Vivir en el descubrimiento sostenido conlleva un estado de conciencia que recuerda al del niño que se sorprende, una y otra vez, porque ve todas las cosas como nuevas.

Un estado que carece de memoria y anticipación y en el que, en cada instante, se descubre maravillado una existencia nueva. Redescubramos al niño interno y rescatemos su inmensa grandeza. Ahora ya somos conscientes del regalo que supone recrearnos en la perfección que subyace tras nuestras luces y sombras internas.

Lo que ha sido descubierto, pasado un instante, ya queda viejo. Sin embargo, el descubrir es siempre fresco. Una experiencia que no depende de lo de fuera, de sus artilugios, ni de los “efectos especiales” que adornen las superficies externas. El descubrir depende de la actitud con que se encara la vida, depende de la capacidad de vaciarse y soltar registros ya vividos, archivos que se proyectan en todo aquello que uno mira con carga vieja. El descubrir supone soltar suposiciones y neutralizar el control que quiere ejercer la cabeza. Merece la pena abrirse a lo nuevo y recordar que todo lo recién nacido está en sus ojos y no precisamente en las “afueras” de su propia cara.

LA CONCIENCIA CREATIVA PERMITE, EN CADA MOMENTO, QUE UNO SE CONSTRUYA LA VIDA COMO SI DE PINTAR UN LIENZO SE TRATARA. PARA ELLO, EL ARTISTA DESCUBRE LA CHISPA DE LA SIGUIENTE PINCELADA. Y AUNQUE IGNORA LO QUE VA HACER LUEGO, CONFÍA QUE EN EL PASO SIGUIENTE, DESCUBRIRÁ LA FORMA Y RESOLVERÁ LA ENCRUCIJADA.

EL CAMINO SE HACE AL ANDAR, DESCUBRIENDO, CADA SEGUNDO, EL LUGAR DE LA PRÓXIMA PISADA. LA ANTICIPACIÓN EMOCIONAL CONDICIONA LA MENTE A TENER QUE VIVIR LO QUE PREVIAMENTE PROGRAMÓ EN LA PROYECCIÓN AL FUTURO DE SU PROPIA HISTORIA. CUANDO VAMOS A UNA FIESTA CON LA INTENCIÓN DE REPETIR EL GOZO DE LA ANTERIOR, DECIMOS ADIÓS A LO NUEVO Y APOSTAMOS POR MÁS DE LO MISMO. EN REALIDAD, EL QUE DESCUBRE ES EL QUE DESPIERTA.


sábado, 14 de enero de 2017

LOS RINCONES DE NUESTRA MEMORIA (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

TODOS TENEMOS EN ALGÚN RINCÓN DE NUESTRA MEMORIA, LUGARES LEJANOS QUE NOS ASUSTAN DESDE LA INFANCIA. O TAL VEZ, CERCANOS EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO, QUE PUEDEN SER REALES EN NUESTRA CONSCIENCIA O IMAGINARIOS EN NUESTROS SUEÑOS. 

Todos tenemos lugares que nos asustan. Espacios vacíos llenos de miedos. Lugares remotos que evitamos por lo que de ellos tememos. 

Como todos los miedos, en su mayoría son infundados y no debemos olvidar que los miedos son los que más limitan al ser humano y los que nos impiden ver la realidad tal como es.

Por eso con el tiempo, debemos aprender a ser sinceros con nosotros mismos. Distinguir las culpabilidades. No tomarnos papeles que no nos corresponden, vivir situaciones que no son nuestras, ni asumir dolores que no hemos provocado.

El mayor reto al que nos enfrentamos los seres humanos es vivir sin engañarnos. No es fácil, en la actualidad soportamos demasiados condicionantes y demasiadas presiones tanto propias como ajenas, sin embargo observar con sinceridad lo que hacemos. Vernos con claridad nos abre la posibilidad de una vida plena.

A medida que aprendemos a vernos con más claridad, a ser leales con nosotros mismos, empezamos a percibir aspectos que preferiríamos obviar, nuestra forma de condenar, la crítica, el orgullo y la arrogancia, entre otros muchos.

Es importante entender que no se trata de comportamientos inamovibles, sino de hábitos que podemos desaprender. Cuanto más los conozcamos, más débiles se volverán.

La clave es llegar a conseguir ser uno mismo quien domine esos comportamientos que nos impiden ser felices, en vez de ser los comportamientos quienes nos dominen a nosotros.

NUESTRA NATURALEZA BÁSICA ES EXTREMADAMENTE SENCILLA, SUAVE Y LIVIANA.

Cuando tomamos conciencia y nos hacemos responsables de la dirección moral que debe tomar nuestra forma de comportarnos e instalarnos en la vida, es en ese preciso momento es cuando nos damos cuenta de que llevamos en nuestra espalda colgada una mochila innecesaria.

Debemos tomar la decisión, cuanto antes mejor de abrir esa mochila y ver qué hemos ido metiendo en ella. Al hacerlo empezamos a comprender que muchas de las cosas que llevamos son innecesarias y que ese peso adicional que hemos decidido llevar a cuestas solo nos hace ir más lentos y retrasar lo que anhelamos conseguir.

AIREAR NUESTRO INTERIOR, ABRIR LAS VENTANAS DEL ALMA, DESALOJAR A TODO AQUELLO QUE HUELE A PASADO, DEJAR ESPACIO, OLER A LIMPIO… ES LO QUE CONVERTIRÁ LOS LUGARES QUE NOS ASUSTAN EN ESPACIO LIBRES, CLAROS Y CÁLIDOS DONDE ESTAR SERÁ EL MEJOR PRESENTE QUE PODEMOS HACERNOS A NOSOTROS MISMOS. 

YO CREO SINCERAMENTE QUE MERECE LA PENA PONERSE MANOS A LA OBRA Y USTEDES QUE CREEN………...


jueves, 12 de enero de 2017

PARA SABER CÓMO SOMOS BASTA CON OBSERVAR LO QUE HACEMOS CUANDO NADIE NOS VE

TODOS ESTAMOS LLENOS DE CREENCIAS, UNAS PROPIAS Y OTRAS HEREDADAS DEL CLAN FAMILIAR Y EL LUGAR DONDE NACEMOS, DE PENSAMIENTOS LIMITANTES, DE SENSACIONES DE MIEDOS Y DESCONFIANZAS HACIA UNO MISMO.

Todos desarrollamos como parte de nuestra personalidad el orgullo. Un orgullo, que a veces se manifiesta de una forma tan grande y demoledora que no percibe nada que no sea él mismo.

En ocasiones, uno actúa sin pensar nada más que en el momento y en uno mismo, en lo que nos viene bien y en la satisfacción o la necesidad de lo que hacemos, sin tener en cuenta que toda acción que hagamos tiene consecuencias, son esos momentos de la vida donde solo pensamos en nosotros mismos, sin importar lo que pase luego….por eso luego pasa lo que pasa.

Más tarde, cuando las acciones que realizamos hacen daño a otras personas. Es cuando comenzamos a cuestionarnos si el orgullo con el que vamos por la vida es necesario.

Una buena autoestima es una maravillosa y magnifica herramienta siempre que no asfixie, limite o anule, los derechos de los que nos rodean. Uno no puede quererse tanto que vaya arrasando por la vida a su paso, caiga quien caiga. Eso no es sano, ni conveniente. Porque al final, cada uno somos como somos y caeremos una y otra vez en lo que negamos hasta que nuestro interior por conciencia o por dolor sea consciente y comience a realizar los cambios, que nos lleven a respetar la vida de los demás.

Y en ese respeto, está incluido no hacer crítica a nada ni a nadie, porque nunca tendremos toda la información necesaria para saber porque cada cual hace lo que hace, los motivos o motivaciones de los demás…solo los conocen los demás.

SI REALMENTE QUEREMOS SER CONSCIENTES DE NUESTRA DIMENSIÓN HUMANA LA CLAVE ES: ACTUAR BIEN, CUANDO NADIE NOS VE, es el mejor barómetro para una valoración exacta de cómo somos y como actuamos y lo más importante los motivos que nos mueven a actuar de la forma que lo hacemos.

CUANDO ACTUAMOS BIEN CUANDO NADIE NOS VE, es realmente cuando nos encontramos con nosotros mismos, así a solas, con nuestros deseos y nuestras utopías, con nuestras luchas y nuestros fantasmas.

Algunos seres humanos se perdonan demasiado rápido. Otros, deciden prolongar durante un tiempo su pesar y otros por el contrario, deciden no perdonarse nunca, arrastrando un sentimiento de culpabilidad que les llevara irremisiblemente a sentirse cada vez peor con ellos mismos.

En esta maravillosa aventura de la vida, es conveniente comprender lo más rápidamente posible que no existen culpables ni existe el fracaso, simplemente existen errores, que se convierten si sabemos entender el proceso de la vida en nuestros mejores maestros.

SÉ QUE NO ES FÁCIL. PERO NOS GUSTE O NO ES CONVENIENTE QUE UNO REPASE SUS ACTOS; ESOS QUE PROTAGONIZA A SOLAS (CUANDO NADIE NOS VE) Y DESPUÉS, SIN SENTIMIENTO DE CULPA NI PESIMISMOS, VALORE SI TODO LO QUE DICE SE CORRESPONDE CON LO QUE HACE. POSIBLEMENTE SE ASOMBREN.

Y RECUERDEN QUE LA CLAVE DE UNA VIDA EN ARMONÍA Y LLENA DE FELICIDAD, SE BASA EN LA COHERENCIA, ES DECIR QUE TODO AQUELLO QUE PENSAMOS Y SENTIMOS SEA LO QUE HAGAMOS.


lunes, 9 de enero de 2017

TU FUTURO ERES TÚ

DEBEMOS TOMAR CONCIENCIA DE QUE NUESTRO FUTURO COMIENZA, CUANDO COMIENZA NUESTRA EXISTENCIA Y SER CONSCIENTES DE ELLO, NOS FACILITARA QUE SEAMOS NOSOTROS QUIENES MANEJEMOS NUESTRO FUTURO Y NO EL FUTURO A NOSOTROS.

Mi trabajo consiste en observar la conducta de los demás e independientemente del conocimiento que adquiero con esa observación, también me sirve para mejorar la mía cada día que pasa.

Debemos comprender algo que nos va a ayudar a transitar por la vida, los problemas que nos trae la vida sin esperarlos o los que se producen mientras esperamos a que algo suceda se pueden sobrellevar si tenemos proyectos de futuro en nuestra mente y en nuestra intención. Nada mejor que preparar algo que te implique para después porque entonces el dolor queda en el presente y lo que se proyecta hacia delante es la ilusión por ser feliz, por estar mejor o por ser útil.

ES MUY IMPORTANTE CREARNOS SITUACIONES DONDE NOS POSICIONEMOS EN LA ACCIÓN. No quedarnos quietos frente al dolor. La opción alternativa es hacer algo, lo que sea que nos mantenga activos mentalmente y entretenidos anímicamente.

Lo peor llega cuando uno se detiene. Cuando los recuerdos carcomen nuestra conciencia haciéndonos preguntas cuya respuesta ya ha sido dada por la vida. Entonces así, callados y quietos, somos presa muy fácil para cualquier tipo de situaciones aún más negativas.

NO HAY FUTURO SIN TI, aunque todos los demás lo tengan. No hay mañana si no lo esperas porque aunque exista no amanecerá de nuevo si no lo hace en tu corazón. Es fácil dejar que la noche se instale en él. A veces la oscuridad nos proporciona un falso cobijo en el que parece que nos encontramos bien…pero sin luz es más fácil perderse, equivocarse y tomar caminos erróneos, que nos alejaran de aquello que deseamos lograr.

Cuando tengamos la ilusión puesta en un mañana donde seamos felices, dependerá de nosotros, de nuestro trabajo y esfuerzo, del empeño, el compromiso y la fuerza de voluntad que pongamos en ello, de esa forma se nos abrirá una puerta hacia la esperanza en la cual, el presente a veces doloroso y opaco, que en ocasionas nos toca vivir, pierde protagonismo para dar paso a la ilusión por lo que ha de venir. 

SOÑEMOS CON UN FUTURO EN EL QUE CONTINUEMOS SIENDO LOS PROTAGONISTAS DE NUESTRA VIDA Y COMO ES SABIDO AL DESPERTAR, PONERNOS A TRABAJAR PARA CREAR LAS CIRCUNSTANCIAS PARA QUE ESO SUCEDA.

Vivir el presente con la sensación de no estar en el filo de lo imposible. Al fin y al cabo, el tiempo es una categoría mental donde marcamos una línea gráfica en la que colgar las ilusiones, si es que aún somos capaces de encontrarlas. 

TRATEN EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE DE AÑADIR UN ALICIENTE MÁS A SU LÍNEA TEMPORAL DE VIDA, CADA DÍA QUE PASE, EN EL QUE PODER TENER COLOCADOS LOS SUEÑOS, LOS DESEOS Y ANHELOS PARA QUE CUANDO NAZCAN EN NUESTRO INTERIOR, SIN PÉRDIDA DE TIEMPO LOS PROYECTEMOS HACIA NUESTRO FUTURO.


sábado, 7 de enero de 2017

NO ES LO MISMO QUERER QUE AMAR

LA GRAN MAYORÍA DEL DOLOR QUE SUFRE EL SER HUMANO ES A CAUSA DEL DESAMOR Y UNO DE LOS MOTIVOS PRINCIPALES, ES EL NO SABER DISTINGUIR ENTRE QUERER Y AMAR.

Querer y amar son ambos sentimientos maravillosos pero, sin duda, distintos. Todos (o casi todos), tenemos un propósito firme e intangible en nuestra vida: amar a alguien con todas nuestras fuerzas.

Pensamos en esto y lo deseamos fervientemente por el simple hecho de que pensamos que la consecución de estos objetivos nos encamina a la felicidad. No nos equivocamos al pensar que el apego saludable es indispensable para recorrer nuestro mundo.

Sin embargo, por diversas razones, acabamos confundiendo el querer con el amar y viceversa. COMO CONSECUENCIA DE ESTA CONFUSIÓN LLENAMOS NUESTRA MOCHILA EMOCIONAL DE FALSOS “TE QUIERO” Y DE “TE AMO” VACÍOS.

La sabiduría emocional que encierran los diálogos en el Principito. 

Saint-Exupèry nos brinda un magnífico pasaje en El Principito que podemos traer aquí con el objetivo de aportar luz sobre esta poderosa realidad emocional que nos afecta a casi todos en un momento u otro de nuestra vida.

—Te amo —le dijo el Principito.

—Yo también te quiero —respondió la rosa. 

—Pero no es lo mismo —respondió él, y luego continuó—

“Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía. Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.

Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo.

Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro. Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento.

Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza. Y conocerse es justamente saber de ti, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error. Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como pareja, padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí. Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar”.

—Ahora lo entiendo —contestó ella después de una larga pausa.

—Es mejor vivirlo —le aconsejó el Principito

Otra preciosa explicación relacionada con la diferencia de la que hablamos es aquella que las enseñanzas budistas nos ofrecen. En ellas se afirma sabiamente que si quieres a una flor, la arrancas para tenerla contigo, y si “amas” a una flor, la riegas todos los días y la cuidas.

EN DEFINITIVA, CUANDO AMAMOS A ALGUIEN LE ACEPTAMOS TAL CUAL ES, PERMANECEMOS A SU LADO Y BUSCAMOS DEJAR POSOS DE FELICIDAD Y DE DICHA EN CADA MOMENTO. PORQUE LOS SENTIMIENTOS PARA SER PUROS E INTENSOS TIENEN QUE VENIR DE MUY ADENTRO.

POR ESO ES ESENCIAL HACER UN EJERCICIO DE TRABAJO INTERIOR Y CUESTIONARNOS SI LO ESTAMOS HACIENDO BIEN, SI ESTAMOS GESTIONANDO BIEN NUESTROS APEGOS Y NUESTROS SENTIMIENTOS O, POR EL CONTRARIO, ESTAMOS CONFUNDIÉNDONOS POR EL DESEO DE PONERLE PALABRAS DURADERAS Y PROFUNDAS A NUESTRAS RELACIONES. 



jueves, 5 de enero de 2017

EN EL AMOR HOY EN DÍA PONEMOS MUCHA CABEZA Y POCO CORAZÓN

QUE LA PAREJA ESTÁ EN CRISIS ES ALGO EVIDENTE, NO ES NECESARIO RECURRIR A LAS ESTADÍSTICAS, YA QUE COMO TERAPEUTA PSICO-EMOCIONAL QUE SOY EN MI CONSULTA ÚLTIMAMENTE ATIENDO NUMEROSOS CASOS DE CONFLICTOS EN LAS PAREJAS.

Por eso hoy me voy a permitir aportar algunas ideas, para entender la evolución del amor en la pareja, pero la conclusión no es otra que el título del artículo “EL AMOR DE HOY TIENE MUCHA CABEZA Y POCO CORAZÓN”.

El amor en el siglo XXI es una utopía colectiva que se expresa en y sobre los cuerpos y los sentimientos de los seres humanos, y que, lejos de ser un instrumento de liberación colectiva, sirve como anestesiante social.

El amor hoy es un producto cultural de consumo que calma la sed de emociones y entretiene a las audiencias. Alrededor del amor ha surgido toda una industria y un estilo de vida que fomenta lo que el famoso escritor y ensayista H.D. Lawrence llamó “egoísmo a dúo”, una forma de relación basada en la dependencia, la búsqueda de seguridad, necesidad del otro, la renuncia a la interdependencia personal, la ausencia de libertad, celos, rutina, adscripción irreflexiva a las convenciones sociales, el enclaustramiento mutuo…

Este enclaustramiento de parejas propicia el conformismo, la vuelta ideológica a posiciones más conservadoras. Las redes de cooperación y ayuda entre los grupos se han debilitado o han desaparecido como consecuencia del individualismo y ha aumentado el número de hogares monoparentales. La gente dispone de poco tiempo de ocio para crear redes sociales en la calle, y el anonimato es el modus operandi de la sociedad actual: un caldo de cultivo, pues, ideal para las uniones de dos en dos (a ser posible monogámicas y heterosexuales).

De este modo, nos atrevemos a afirmar que los modelos de relación erótica y amorosa de la cultura de masas están basadas en la ideología del “sálvese quien pueda”. MUCHA GENTE SE QUEJA DE QUE LOS AMORES DEL MOMENTO ACTUAL SON SUPERFICIALES, RÁPIDOS E INTENSOS, COMO LA VIDA EN LAS GRANDES URBES. ES CADA VEZ MÁS COMÚN EL ENAMORAMIENTO FUGAZ, Y PARECIERA QUE LAS PERSONAS, MÁS QUE LOGRAR LA FUSIÓN, LO QUE HACEN ES “CHOCAR” ENTRE SÍ.

Creo, coincidiendo con Erich Fromm, que a pesar de que el anhelo de enamorarse es muy común, EN REALIDAD EL AMOR ES UN FENÓMENO RELATIVAMENTE POCO FRECUENTE EN NUESTRAS SOCIEDADES ACTUALES: “LA GENTE CAPAZ DE AMAR, EN EL SISTEMA ACTUAL, CONSTITUYE POR FUERZA LA EXCEPCIÓN; el amor es inevitablemente un fenómeno marginal en la sociedad actual”. Y lo es porque el amor requiere grandes dosis de apertura de uno mismo, de entrega, generosidad, sinceridad, comunicación, honestidad, capacidad de altruismo, que chocan con la realidad de las relaciones entre los hombres y las mujeres en este siglo XXI.

Por eso creo que el amor, más que una realidad, es una UTOPÍA EMOCIONAL de un mundo hambriento de emociones fuertes e intensas. En la actualidad existe un deseo de permanecer entretenido continuamente (quizá para no ver la realidad); probablemente la vida tediosa y mecanizada favorece estas necesidades evasivas y escapistas. De esta utopía emocional individualizada surge lo que se denomina la era del narcisismo, en ella las relaciones se basan en el egoísmo y el egocentrismo del individuo.

Las relaciones superficiales que establecen a menudo las personas se basan en una idealización del otro que luego se diluye como un espejismo. En realidad, las personas a menudo no aman a la otra persona por como es, en toda su complejidad, con sus defectos y virtudes, sino más bien por cómo querría que fuese. El amor es así un fenómeno de idealización de la otra persona que conlleva una frustración, es decir cuánto mayores son las expectativas, más grande es el desencanto.

El amor romántico se adapta al individualismo porque no incluye a terceros, ni a grupos, se contempla siempre en uniones de dos personas que se bastan y se sobran para hacerse felices el uno al otro. Esto es bueno para que la democracia y el capitalismo se perpetúen, porque de algún modo se evitan movimientos sociales amorosos de carácter masivo que podrían desestabilizar el statu quo. Por esto en los medios de comunicación de masas, en la publicidad, en la ficción y en la información nunca se habla de un “nosotros” colectivo, sino de un “tú y yo para siempre”. El amor se canaliza hacia la individualidad porque, como bien sabe el poder, es una fuerza energética muy poderosa. Todos los grandes expandieron la idea del amor como modo de relacionarse con la naturaleza, con los seres humanos y las cosas, y tuvieron que sufrir las consecuencias de la represión que el poder ejerció sobre ellos.

El amor constituye una realidad utópica porque choca con la realidad del día a día, normalmente monótona y rutinaria para la mayor parte de la Humanidad. Las industrias culturales actuales ofrecen una cantidad inmensa de realidades paralelas en forma de narraciones a un público hambriento de emociones que demanda intensidad, sueños, distracción y entretenimiento. Las idealizaciones amorosas, en forma de novela, obra de teatro, opera, reality show, concurso, canciones, etc. son un modo de evasión y una vía para trascender la realidad porque se sitúa como por encima de ella, o más bien porque actúa de trasfondo, distorsionando, enriqueciendo, transformando la realidad cotidiana. 

Necesitamos enamorarnos del mismo modo que necesitamos comer, descansar, leer, bailar, navegar, ver una película o jugar durante horas: porque necesitamos trascender nuestro “aquí y ahora”, y este proceso en ocasiones es adictivo.

FUSIONAR NUESTRA REALIDAD CON LA REALIDAD DE OTRA PERSONA ES UN PROCESO FASCINANTE O, EN TÉRMINOS NARRATIVOS, MARAVILLOSO, PORQUE SE UNEN DOS BIOGRAFÍAS QUE HASTA ENTONCES HABÍAN VIVIDO SEPARADAS, Y SE DESEA QUE ESA UNIÓN SITÚE A LOS ENAMORADOS EN UNA REALIDAD IDEALIZADA, SITUADA MÁS ALLÁ DE LA REALIDAD PROPIAMENTE DICHA, Y ALEJADA DE TODO TIPO DE CONFLICTOS.

Por eso el amor es para los enamorados como una isla o una burbuja, un refugio o un lugar exótico, una droga, una fiesta, una película o un paraíso: siempre se narran las historias amorosas como situadas en lugares excepcionales, en contextos especiales, como suspendidas en el espacio y el tiempo. El amor en este sentido se vive como algo extraordinario, un suceso excepcional que cambia mágicamente la relación de las personas con su entorno y consigo mismas.

Sin embargo, este choque entre el amor ideal y la realidad pura se vive, a menudo, como una tragedia. Las expectativas y la idealización de una persona o del sentimiento amoroso son fuente de un sufrimiento excepcional para el ser humano, porque la realidad frente a la mitificación genera frustración y dolor.

Como decía Freud, “jamás nos hallamos tan a merced del sufrimiento como cuando amamos; jamás somos tan desamparadamente infelices como cuando hemos perdido el objeto amado o su amor”.

Quizás la característica más importante de esta utopía emocional reside en que atenúa la angustia existencial, porque en la actualidad en el mundo en que vivimos aunque parezca una paradoja, la libertad da miedo, el sentido se ha derrumbado, las verdades se fragmentan, y todo se relativiza. En la actualidad ante una escala de valores humanos bien estructurada, el amor, se ha erigido en una solución total al problema de la existencia, el vacío y la falta de sentido.

Hoy queremos ser libres y autónomos, pero precisamos del cariño, el afecto y la ayuda de los demás. El ser humano necesita relacionarse sexual y afectivamente con sus semejantes, pero también anhela la libertad, así que la contradicción es continua, podríamos llamarlo un estado de “INSATISFACCIÓN PERMANENTE”, un estado de inconformismo continuo por el que no valoramos lo que tenemos, y deseamos siempre lo que no tenemos, de manera que nunca estamos satisfechos. A los seres humanos nos cuesta hacernos a la idea de que no se puede tener todo a la vez, pero lo queremos todo y ya: seguridad y emoción, estabilidad y drama, euforia y rutina.

La insatisfacción permanente es un proceso que nos hace vivir la vida en el futuro, y no nos permite disfrutar del presente; en él se aúna esa contradicción entre idealización y desencanto que se da en el amor en el momento actual.

DEMOS AL AMOR LO QUE ES DEL AMOR, SIGAMOS NUESTRA INTUICIÓN Y CUIDÉMOSLE CUANDO LLEGUE.

EL AMOR ES SENTIMIENTO Y EMOCIÓN EN ESTADO PURO, TERNURA, DULZURA, EL AMOR NO TIENE NADA DE RACIONAL, POR ESO MEJOR LA CABEZA DEJARLA PARA TODOS LOS PROCESOS RACIONALES.