C.E.

C.E.
....

jueves, 29 de junio de 2017

NUNCA DEBEMOS PERDER LA DIGNIDAD

LA PREGUNTA DE FONDO ES SIEMPRE LA MISMA: ¿POR QUÉ DECIMOS QUE UN SER HUMANO ES DIGNO? ¿DÓNDE RADICA SU DIGNIDAD? CABRÍA PUES PREGUNTARNOS SI ALGUNOS TIENEN MÁS DIGNIDAD, OTROS MENOS, Y SI ESA DIGNIDAD SE ADQUIERE O SE PIERDE. 

Dignidad significa que algo merece respeto, que goza de cierto valor. Tal valor puede proceder de lo que uno es, de lo que uno hace, o de lo que los demás aprecian de uno.

Se dice popularmente que la esperanza es lo último que se pierde. No, lo último que una persona puede perder es la “dignidad”, y cuando ésta se pierde, quedamos anulados como personas. Esta cualidad de dignidad inherente a todo ser humano se viene devaluando constantemente desde hace ya décadas.

CUANDO SE PIERDE LA DIGNIDAD

LA DIGNIDAD NO DEBEMOS PERDERLA NUNCA POR NADA NI POR NADIE, PUES ENTONCES NOS PERDERÍAMOS A NOSOTROS MISMOS, DAÑARÍAMOS NUESTRO AMOR PROPIO Y NUESTRA INTEGRIDAD.

LA DIGNIDAD LA PIERDES CUANDO TU MISMO/A SIENTES QUE MORALMENTE ESTAS HACIENDO TODO LO CONTRARIO A LO QUE CREES QUE SERIA CORRECTO.  

QUÉ ES DIGNIDAD: 

El término dignidad deriva del vocablo en latín dignitas, y del adjetivo digno, que significa valioso, con honor, merecedor. La dignidad es la cualidad de digno e indica, por tanto, que alguien es merecedor de algo 

La dignidad humana es un valor o un derecho inviolable e intangible de la persona, es un derecho fundamental y es un valor inherente al ser humano

Es la cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden.

En La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 habla de la "dignidad intrínseca (...) de todos los miembros de la familia humana", y luego afirma en su ARTÍCULO 1º QUE "TODOS LOS SERES HUMANOS NACEN LIBRES E IGUALES EN DIGNIDAD Y DERECHOS".

Si bien cada persona tiene que hacer valer su propia estima, este valor no es válido si es a costa de los demás. Así que tenemos que saber discernir aquellas actuaciones de los demás que dañan nuestra imagen y vulneran nuestra dignidad.

A pesar de que no es la presencia ni la ausencia de dignidad lo que asegura conseguir amor o amistades verdaderas, lo que sí es cierto es que aquellas relaciones fundamentadas en la dignidad serán más auténticas, libres, sólidas y respetuosas.


"NI EL AMOR NI EL CARIÑO SE MENDIGAN, NUNCA"

La cuestión es que según con qué personas nos relacionemos o en qué momento vital nos encontremos, seremos más propensos a convertirnos en víctimas de aquellas personas que necesitan menospreciar parar engañar a su autoestima.

A veces perdemos la dignidad porque consideramos que nos compensa o porque, lo que es más habitual, nos bloqueamos y no sabemos responder ante situaciones complicadas de manipulación o sometimiento.

El conocimiento a tener en cuenta es: “no pierdas a alguien por orgullo, pero tampoco pierdas la dignidad por alguien”. Sin embargo, realmente la línea entre el orgullo y la dignidad es muy difusa.

Para eso tenemos que mantener nuestro egoísmo controlado, pues será un exceso de él lo que convierta a la dignidad en orgullo, un sentimiento de superioridad vacío, intolerante, dañino e injustificado. 

ES LA DIGNIDAD LA QUE REFLEJA LA HABILIDAD DE COMPORTARSE DE MANERA JUSTA Y EQUILIBRADA CON UNO MISMO SIN HACER CASO A PRETEXTOS NI A CHANTAJES EMOCIONALES QUE NOS SOMETAN. O SEA, QUE SER DIGNOS ES RESPETARNOS Y RESPETAR AL PRÓJIMO MANTENIENDO LA DISTANCIA DE SEGURIDAD QUE NOS PERMITA EQUILIBRAR LA BALANZA.

Por eso debemos respetarnos y mantener la dignidad, no perderla por nada ni por nadie, pues en ese caso nos perderíamos a nosotros mismos por capricho de quien no nos merece. 

LA IMPORTANCIA DE SER DIGNOS PARA NO HERIR A LOS DEMÁS

Las personas que se quieren y respetan a sí mismas tienden a ser más coherentes y bondadosas en sus actos que aquellos que no se aprecian, pues las primeras consideran terrible hacer daño a los demás.

Del mismo modo, aquellos que no se tienen en consideración les resulta menos disonante o terrible cometer actos mezquinos, pues se creen con menos valor y por lo tanto, no tienen que alimentar un buen concepto de sí mismos.

Esto explica la razón por la que las personas que suelen aprovecharse de los demás y menoscabar la dignidad ajena suelan hacerlo casi siempre sin pudor. En este sentido podemos decir que realmente hay algo que no está funcionando como debe dentro de ellos. 

De todas maneras, la piel crece sobre la herida, aunque lo importante es que se cicatrice desde el interior. Utilizamos esta metáfora porque es muy útil para hacernos a la idea de cómo cuando alguien nos defrauda, se rasga una parte de nosotros.

No quiere decir que la dignidad nos haga salir indemnes de los daños que podamos recibir, sino que gracias a que mantenemos fuerte y presente nuestra identidad podremos manejar mejor el hecho de que alguien nos abandone, que nos despidan del trabajo o que nos engañe un amigo.

Una persona íntegra y auténtica será una persona digna que a pesar de que los acontecimientos le lastimen, seguirá caminando, mirando de frente y con su frente alta porque se conoce y sabe lo que vale a pesar de que los acontecimientos o las personas negativas quieran hacerle creer lo contrario.

Digamos que aunque nunca volvemos a ser los mismos, este tipo de situaciones dolorosas nos invitan a fortalecer nuestra dignidad y nuestra identidad personal. No vamos a vernos menos afectados o dolidos, pero sí que nuestra manera de salir del pozo conllevará menos daños colaterales. 

DE TODAS FORMAS, GENERALMENTE CUANDO NOS VEMOS EN LA OBLIGACIÓN DE DECIDIR ENTRE NUESTRA DIGNIDAD O LA FALTA DE ELLA, LAS CAMPANAS DEL ADIÓS O DEL CAMBIO DEBEN EMPEZAR A SONAR EN NUESTRA CABEZA.

ENTRE OTRAS RAZONES PORQUE, COMO HEMOS DICHO, NO PODEMOS PERDER NUNCA NUESTRA DIGNIDAD NI RENUNCIAR A NUESTRA SALUD EMOCIONAL POR NADA NI POR NADIE.


lunes, 26 de junio de 2017

SOBRA INFORMACIÓN FALTA CONOCIMIENTO AUTENTICO

NADIE TIENE LA ÚLTIMA PALABRA EN MEDIO DE LAS COMPLICADAS CRISIS PLANETARIAS EN LAS QUE ESTAMOS ENVUELTOS EN ESTOS TIEMPOS DE GRANDES CAMBIOS Y DE PRUEBAS PARA NUESTRA EVOLUCIÓN CORRECTA.

Tiempos en los que abundan seminarios, talleres y cursos que nos iluminan en apretados fines de semana, que despiertan nuestra conciencia y nuestros chacras entre cuatro paredes, con unos ligeros toques, que nos catapultan a avanzados estados con dos traguitos de caras pócimas.

Tiempos sin embargo donde escasean los seminarios que contribuyen a ubicarnos en el instante grande en que nos encontramos, que nos ayudan a situarnos ante nuestros propios y verdaderos desafíos personales y colectivos, que nos acercan a la sabiduría eterna, inmanente, aquella única capaz de arrojar luz sobre nuestras vidas y sus retos evolutivos, sobre nuestro difícil, pero apasionante presente.

Donde también escasean los seminarios que nos acercan a las imprescindibles Leyes superiores, Leyes sagradas que nos permiten caminar en consonancia con la Creación, en armonía y solidaridad con cuanto nos rodea, las Leyes Universales que nos dan autonomía de vuelo y de criterio y el conocimiento necesario para orientarnos en los confusos días que vivimos. Lo fácil es iluminarnos encima de un tatami, tras un ejercicio mágico con el gurú de turno, tras un forzar de pulmones, tras una ingesta milagrosa.

Mucho más complicado es asumir aquí y ahora plenamente nuestras responsabilidades, más trabajoso es intentar abrazar la vida, su sentido, su origen, su futuro y nuestro compromiso en medio de ella. Más desafiante es sumirnos por entero en la corriente del Plan de amor, del Propósito superior, vincularnos a Quienes lo custodian, más importante es prepararnos sincera y esforzadamente POR AQUELLO PARA LO QUE VOLVEMOS UNA Y OTRA VEZ A LA TIERRA: EL SERVICIO A LOS DEMÁS.

La mirada que arrojemos sobre la realidad será preciso se ajuste a la ley de la Vida, a las Leyes inmutables e incontestables que funcionan aquí y en todo el Universo. Hay otras leyes de alto rango que tenemos dificultad para entender como la ley de la evolución. Pareciera que sólo nosotros, los benditos militantes de las honrosas filas de la “nueva era” somos susceptibles de evolucionar.

SIN EMBARGO, LA LEY SUPERIOR DE LA EVOLUCIÓN NOS DICE QUE ABSOLUTAMENTE TODO EVOLUCIONA HACIA ARQUETIPOS SUPERIORES DE ORDEN, DE ARMONÍA, DE BELLEZA, TODO CRECE EN LOS REINOS MINERAL, VEGETAL Y ANIMAL, POR SUPUESTO TANTO EN LA FACETA HUMANA COMO ESPIRITUAL.

Podemos seguir pensando que las bendiciones celestes sólo recaen sobre nosotros, que la privilegiada y “secreta” información para el cambio sólo la detentamos en nuestro cerebro, que el mundo quedó varado, mientras que nosotr@s estamos ya casi rayando la iluminación. Sin embargo, la carga de oscuridad, de falta de conocimiento que existe en el mundo, también nos guste o no esta en nuestro interior.

Es el momento de practicar la humildad, para reconocer lo grande y lo noble en los demás, que en él, en ella también está creciendo. Eso es lo maravilloso de este momento tan importante para la humanidad, tomar conciencia de que hay un sol que brilla absolutamente para todos, incluso para aquellos que visualizamos más alejados de la luz.

NADIE TIENE LA ÚLTIMA PALABRA EN LAS CRISIS EN LAS QUE ESTAMOS ENVUELTOS EN ESTOS TIEMPOS. NUESTRO CAMINO ES AYUDARNOS CON HUMILDAD LOS UNOS Y LOS OTROS EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD, CONSCIENTES DE QUE LAS PEQUEÑAS VERDADES Y LOGROS DE CADA UNO SE SUMAN A LAS DE LOS DEMÁS, LLEVÁNDONOS A OBTENER EL TAN ANSIADO MUNDO MEJOR PARA TODOS


sábado, 24 de junio de 2017

EL MAL HÁBITO DE CONTARNOS CUENTOS PARA SOBREVIVIR (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

LOS CUENTOS TIENEN UNA VIRTUD PODRÍAMOS DECIR QUE INICIÁTICA YA QUE SIRVEN PARA DORMIR A LOS NIÑOS, PERO PARA DESPERTAR A LOS ADULTOS. HAY PERSONAS QUE SE PASAN LA VIDA CONTANDO CUENTOS. OTROS SE INVENTAN CUENTOS NUEVOS, ALGUNOS VIVEN LA VIDA COMO SI FUESE UN CUENTO Y LOS MENOS CONSIGUEN VIVIR DEL CUENTO TODA SU VIDA.

Pero los cuentos tienen un peligro dado los tiempos que corren, y eso ha dado lugar a que numerosas personas hayan caído en él. Me refiero a la necesidad que las personas tienen de contarse cuentos a sí mismos, para poder sobrevivir, el peligro viene porque se acaban creyendo sus propios cuentos y eso los lleva a vivir alejados de “su realidad”.

Tenemos que reconocer que todos nos hemos contado cuentos alguna vez. El peligro repito viene cuando lo convertimos en un habito, en una forma de vida. 

Cuando éramos pequeños nos encantaba escuchar cuentos porque de alguna forma, en esos momentos, huíamos de la realidad y vivíamos otra que siempre nos gustaba más.

HEMOS CRECIDO Y LOS CUENTOS NO LOS HEMOS DEJADO. SUSTITUIMOS A LA PERSONA QUE SE ENCARGABA DE NARRARLES POR NUESTRA PROPIA MENTE Y SEGUIMOS HACIENDO CREER A LOS DEMÁS Y A NOSOTROS MISMOS QUE EFECTIVAMENTE LA REALIDAD SIEMPRE ES DISTINTA A COMO LA VIVIMOS.

En los cuentos siempre hay personajes nobles, sinceros y bondadosos, otros malvados y manipuladores y unos terceros que ejercen un papel de mediadores para recordarnos que nada es tan blanco ni tan negro, que hay una enorme escala de grises en el medio. 

Lo peor de los cuentos es que en ellos hay una especie de engaño. Siempre hay un final feliz. A los malos se les castiga o, al menos, no se salen con la suya. Y los protagonistas siempre enseñan una lección en la que salen beneficiados, ellos y los demás.

La vida, la realidad de nuestro día a día evidentemente no es así. Por muchos cuentos que nos cuenten, los finales casi nunca son felices y las lecciones no son duras solamente para el que lo hace mal, sino que las consecuencias, o como se llama ahora “los daños colaterales” no solo nos afectan a nosotros sino que también alcanzan y lo sufren quienes viven a nuestro lado.

En el relato continuo que es nuestra existencia, la narración más importante es la que nos contamos a nosotros mismos. Nos contamos historias y cuentos, para escapar aunque sea solo por un instante de la realidad, en los que nos perdonamos o en los que nos condenamos. 

Damos tantas vueltas una y otra vez al mismo problema, que llegamos a marearnos y acabamos por perder el significado del problema inicial, cuando lo más coherente es siempre que hay un problema…..enfrentarlo no hay otra forma de solucionarlo y es increíble que algo tan evidente nos cueste tanto entenderlo y llevarlo a la práctica.

Por eso es muy importante el cuento que nos contamos a cada instante. Víctimas o verdugos, uno de los dos papeles que nos toca ejercer sin remedio y en el que arrastramos a mucha gente que camina junto a nosotros.

PARA NUESTRA BUENA SALUD EMOCIONAL SERÁ BUENO Y NECESARIO REVISAR CADA NOCHE QUE CUENTO NOS HEMOS CONTADO ESE DÍA. A QUIENES HEMOS HECHO BRUJAS O HADAS, VERDUGOS O PRÍNCIPES. POSIBLEMENTE, TAMBIÉN, NO ESTÉ DE MÁS PONER MÁS DE UN FINAL A NUESTRAS HISTORIAS, PARA NO PROLONGARLAS EN EL TIEMPO.

Contarnos cuentos no es malo, siempre que lo hagamos como una solución temporal y que sepamos que un cuento es lo que es y que nunca verdad. Eso sí, puede servirnos para seguir viviendo con cierta despreocupación una vida que de otro modo nos colocaría en un lugar del que queremos escapar.

PERO NO OLVIDEN QUE EL CUENTO QUE NOS CONTEMOS, NO ELIMINARA EL PROBLEMA QUE TARDE O TEMPRANO TENDREMOS QUE ENFRENTARLE, PORQUE SI NO LA VIDA NOS LO PONDRÁ DELANTE UNA Y OTRA VEZ HASTA QUE LE DEMOS SOLUCIÓN.

CON DILATAR LA SOLUCIÓN DE NUESTROS PROBLEMAS, LO ÚNICO QUE CONSEGUIMOS ES HACERLES MÁS GRANDES.


jueves, 22 de junio de 2017

PARA CONSEGUIR NUESTROS PROYECTOS SOLO HACE FALTA UNA COSA “ATREVERSE”


ATREVERSE SEGÚN EL DICCIONARIO SIGNIFICA: 
“SER CAPAZ DE HACER ALGO ARRIESGADO O DIFÍCIL”

La mayoría de oportunidades en la vida, las perdemos por no atrevernos a saltar por encima de nuestros miedos, por no enfrentarlos, nos ponemos unas auto barreras que en el mejor de los casos nos conducen a no intentarlo de nuevo y nos instalamos de por vida en la resignación.

LA EXPERIENCIA QUE CON LOS AÑOS ADQUIRIMOS, NOS DEMUESTRA QUE ACABAMOS ARREPINTIÉNDONOS DE LO QUE NO HICIMOS, MUCHO MÁS QUE DE LO QUE HICIMOS.

Estamos llenos de miedos, miedo a la crítica de los demás, miedo a la desconfianza en nuestras posibilidades, miedo a los propios convencionalismos que campan a sus anchas dentro de nosotros, miedo a lo que nos dijeron nuestros padres que era “lo correcto”, miedo a que nos falte o miedo a que nos sobre, miedo a no gustar a los demás……………..

El miedo según todos los expertos nos dicen, solo se logra vencer enfrentándolo. Cuando enfrentamos nuestros miedos, estamos dando la mano al propio miedo y le estamos invitando a caminar con nosotros pero no como enemigo, no como adversario, no como contrincante, sino como compañero de viaje que poco a poco nos cederá el paso hacia la victoria.

Hay que atreverse a dar pequeños pasos. El camino se abre en ese tránsito paulatino y lento que iniciamos. SI NOS ATREVEMOS “A”… SENTIREMOS UNA SATISFACCIÓN INMENSA. Una amplitud en el pecho que nos hará sentirnos poderosos, nos ayudara a sobrepasar nuestros límites, tantas veces auto impuestos.

Podemos empezar por poco. Atreviéndonos a cosas pequeñas. A variar rutinas diarias. Podemos empezar por una partícula…y seguir gota a gota, muy despacio hasta lograr situaciones de cambio que empiecen a generar en nosotros la confianza necesaria para afrontar los cambios importantes pendientes que tenemos.

Los cambios bruscos nunca son buenos, ni a veces posibles sin un desequilibrio. Pero si el cambio depende de ti siempre podrás dirigirle, adecuarle a tus necesidades y a tu ritmo

PASO A PASO VETE TOMANDO EL CONTROL TUS MIEDOS Y HAZ ALGO DIFERENTE ENFOCADO EN LO QUE TE HACE SENTIR BIEN. LA PUERTA ESTÁ ABIERTA, SOLO TIENES QUE DAR UN PEQUEÑO PASO PARA SALIR DEL “NO ME ATREVO” Y CRUZAR EL UMBRAL DONDE ATREVERSE ES POSIBLE Y ENCONTRARÁS LO MEJOR DE TI.

MERECE LA PENA DAR ESE PASO, NO TIENES NADA QUE PERDER EXCEPTO TU MIEDO.


lunes, 19 de junio de 2017

TENER PACIENCIA CON NOSOTROS MISMOS, OTRA CLAVE DE UNA VIDA PLENA.

NADA SE REPITE, ES UNA ILUSIÓN PSICOLÓGICA DE NUESTRA MENTE, PORQUE CADA MOMENTO ES ÚNICO E IRREPETIBLE Y AUNQUE REPITAMOS UNA MISMA ACCIÓN NUNCA OBTENDREMOS EL MISMO RESULTADO, AUNQUE A VECES NOS LO PAREZCA.



Cuando leí a la poeta polaca Wislawa Szymborska (Premio Nobel de Literatura en 1996) se me quedo grabado lo que ella decía sobre este tema y lo comparto con todos vosotros:

 “Nada ocurre dos veces y no ocurrirá. Por esta razón nacimos sin práctica y moriremos sin rutina. Aunque fuéramos los más torpes alumnos en la escuela del mundo no repetiríamos ningún invierno ni verano. Ningún día se repetirá, no hay dos noches parecidas dos besos iguales ni dos miradas idénticas en los ojos”

Los procesos de evolución de la conciencia generalmente requieren que hagamos periódicamente un alto en el camino, evaluemos con honestidad la ruta que seguimos y miremos dentro de nosotros para comprobar el nivel de felicidad que dicho caminar nos aporta.

A veces somos crueles al evaluarnos, nos miramos y creemos repetirnos infinitamente. Aquello en lo que aún somos torpes, aquello en lo que la sagacidad aún no se ha despertado del todo, se nos presenta como inmutable, inmodificable, y caemos en el auto reproche: “Siempre lo mismo”, “Nunca aprendo”, “Es inútil todo lo que haga”. La palabra “reproche” viene de “reprobación”, “echar en cara”. Y, para crear un buen vínculo con uno mismo, es indispensable revisar y ajustar la máquina de reprochar que llevamos dentro. Porque suele funcionarle mal un dispositivo EL DE LA PERSPECTIVA.

Como decía pensamos que nos repetimos continuamente, pero si trabajamos con eso que se repite, nos damos cuenta de que no hay tan exacta repetición.

COMO DICE CARL GUSTAV JUNG, HAY REGRESIONES AL SERVICIO DE LA PROGRESIÓN, RETROCEDEMOS EN APARIENCIA PARA VER CON MÁS CLARIDAD LOS VIEJOS MECANISMOS, VOLVIENDO A ELLOS CON MAYOR CONCIENCIA QUE LA ÚLTIMA VEZ.

Y en ese aparente retroceso, en ese aparente estancamiento, si analizamos con atención el proceso y no nos juzgamos con excesiva severidad, observaremos que no estamos caminando en círculo, sino en espiral ascendente. Que cada vez que repetimos una situación nos damos cuenta de más cosas, que empezamos a prever y que, como desarrollamos la habilidad de pre-verlo y de verlo, los resultados tienen menor repercusión negativa. 

Hasta que un día sucede la circunstancia “de siempre” se presenta pero nos sorprendemos reaccionando de una manera diferente, ese trabajo con uno mismo abre ante nosotros la alternativa de actuar con una conducta interna o externa nueva que nos asombra y nos decimos: “No parezco yo” Sin embargo... ese “yo” es más “nosotros mismos” que el “yo” que antes éramos.

Y eso no es todo, en todo ese proceso de repeticiones y transformación, lo que estamos haciendo, a partir de la auto-observación, es modificar circuitos en nuestro cerebro.

Tenerse paciencia es una actitud que necesitamos aprender y entrenar. ES PARTE DEL ARTE DE SABER ESPERAR. “SABER ESPERAR-SE”. Es decir dar tiempo a que el conocimiento que vamos adquiriendo de sus resultados al llevarlo a la práctica. La paciencia (que es un árbol de raíces amargas, pero frutos muy dulces) bien entendida debe empezar con uno mismo.

SUPEREMOS EL SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD ACERCA DEL “REPETIRNOS”. PONGAMOS EN PRÁCTICA EL CONOCIMIENTO ADQUIRIDO, CONFIEMOS EN NUESTRO TRABAJO Y DISFRUTEMOS DE LOS LOGROS Y PROGRESOS DE TENER PACIENCIA CON UNO MISMO.


sábado, 17 de junio de 2017

LOS CAMBIOS ÚTILES SIEMPRE SON INTERNOS (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

CUANDO YA NO SOMOS CAPACES DE CAMBIAR UNA SITUACIÓN, NOS ENCONTRAMOS ANTE EL DESAFÍO DE CAMBIARNOS A NOSOTROS MISMOS.

¿QUIÉN CREE TODAVÍA A ESTAS ALTURAS DEL SIGLO XXI QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO EN LOS MOMENTOS EN QUE ÉSTE PARECE EMPEÑADO EN SEGUIR OTRO CAMINO?

En realidad, podemos influir más o menos en situaciones y personas con nuestras acciones e inteligencia, pero donde sí podemos operar con plena eficacia es modificando nuestra manera de ver e interpretar los aspectos que nos perturban e inquietan. Y lo más curioso es que, tras la inteligente aceptación de los hechos, no sólo equilibramos nuestra vida emocional, sino que, además, el mundo también cambia.

UNA VEZ QUE ACEPTAMOS Y ADAPTAMOS NUESTRA FORMA INTERNA DE SENTIR AL CURSO DE “LO QUE HAY”, ¿QUÉ EXTRAÑA LEY MODIFICA INCLUSO LAS ACTITUDES Y CONDUCTAS DE PERSONAS AJENAS?

En realidad, y según las más avanzadas leyes de la Física, la película que vemos en el exterior no deja de ser, en buena medida, una proyección del programa que tenemos en nuestro interior. Los acontecimientos discurren en función de unas leyes naturales, pero la interpretación que hacemos de lo que sucede es una opción íntima y subjetiva, y por ello, susceptible de ser modificada.

Cada ser humano ve, piensa y siente las cosas de forma diferente, porque cada ser humano es único e irrepetible y diferente a los demás y ese es uno de los grandes retos en la evolución del ser humano, aceptar a los demás como son, sin intentar cambiarlos, enriqueciéndose de las diversas formas de sentir y pensar.

A menudo, el hecho de aceptar una situación eligiendo la interpretación más positiva, desencadena una sorprendente influencia sobre la faceta externa que considerábamos inamovible y ajena. Una vez que aceptamos y nos adaptamos a la situación, se mueven energías insólitamente favorables. 

Una vez hemos logrado relativizar las cosas que, anteriormente nos perturbaban, adquirimos un grado mayor de templanza. Sabemos que nuestra forma de mirar el mundo y de sentir a las personas, influye, tarde o temprano, en el diseño y guión de nuestras experiencias. 

Sabemos también que muchas de las emociones que experimentamos son consecuencia de un proceso que se desarrolla en la parte inconsciente de nuestra mente. Es por ello que merece la pena evitar culpar a los demás, y tener en cuenta que si no nos gusta lo que recibimos, convendrá prestar atención a lo que emitimos.

Cuando somos conscientes de que nuestro conjunto de creencias son las que crean el mundo emocional que habitamos, uno se pone en alerta con las opciones de pensamiento que aparecen ante su corriente de conciencia. Prestando más atención a las palabras que pronunciamos y a los patrones que subyacen tras nuestras actitudes.

LA PERSONA QUE HA COMPRENDIDO EL ENORME PODER QUE SU MENTE TIENE EN LA CONFIGURACIÓN DEL MUNDO, YA NO CONTROLA TANTO LAS CIRCUNSTANCIAS EXTERNAS SINO QUE, MÁS BIEN, DIRIGE SU MIRADA HACIA LAS PROPIAS ACTITUDES Y PENSAMIENTOS QUE SUTILMENTE LAS POSIBILITAN.

Tenemos mucho más que ver de lo que parece en aquello que “nos sucede”. Cuanto más conscientes seamos de nuestros pensamientos y anhelos, el destino, cada vez, estará, en mayor medida, en nuestras manos.

SE TRATA DE CAMBIAR EL FOCO DE VISIÓN ELABORANDO OPCIONES MÁS POSITIVAS Y FORMULANDO EL MUNDO TAL Y COMO LO DESEAMOS VIVIR. SIN DUDA, UNA COMPETENCIA NACIDA DE NUESTRA MADUREZ CO-CREADORA QUE APRENDIÓ QUE EL SECRETO QUE MUEVE EL MUNDO ESTÁ EN EL CORAZÓN DE NUESTRA PROPIA ALMA.



jueves, 15 de junio de 2017

DESARROLLAR LA ATENCIÓN OTRA DE LAS CLAVES DE LA VIDA

ES MÁS HABITUAL DE LO NORMAL EN EL SER HUMANO ANTE CUALQUIER SITUACIÓN QUE LA VIDA LE PONGA DELANTE, ACTUÉ POR IMPULSOS NO PENSANDO LO QUE DEBE HACER, REACCIONE EN VEZ RESPONDER, OIGA EN VEZ DE ESCUCHAR Y HABLE ANTES DE QUE EL OTRO ACABE SU EXPOSICIÓN.

Si queremos mejorar las relaciones con los demás, puesto que es un pilar fundamental de nuestra personalidad, simplemente debemos DESARROLLAR EL HABITO DE LA ATENCIÓN, estar atentos a todo lo que ocurre a nuestro alrededor, estar atentos a cada detalle, a las expresiones que utilizan cuando se dirigen a nosotros, al lenguaje corporal y a las numerosas formas de comunicar que nos envían mensajes sin palabras.

La atención no solamente depende de la visión, los otros cuatro sentidos, son igual de importantes en el aporte de la información que necesitamos en cada momento para que nuestras decisiones sean las correctas. Los cinco sentidos nos aportan información exterior.

La información interior nos la da la intuición que cada uno es capaz de desarrollar, (recordemos que la intuición es la inteligencia no razonada) sumado a lo que el corazón nos dice en cada situación, cerrando así el ciclo de la información necesaria, que nos aportara los parámetros necesarios para la resolución de aquello que nos toque hacer frente.

Dejar que los rumores lleguen a ti, pero no prestarles atención ya que los rumores es uno de los mayores ruidos que nuestra mente soporta, impidiéndonos pensar y actuar correctamente, no les prestemos atención y se irán igual que han venido.

CONVIENE RECORDAR QUE TODO A LO QUE PRESTAMOS ATENCIÓN LO HACEMOS MÁS FUERTE, POR ESO SOLO DEBEMOS PRESTAR ATENCIÓN A LO QUE ES IMPORTANTE PARA NOSOTROS. 

Aunque pasemos de puntillas por la vida de los demás, es imposible no saber quién tenemos al lado si les prestamos la atención suficiente.

Hay personas muy difíciles de conocer porque parecen transparentes pero son opacas y resbaladizas. Entonces aplicamos la atención silenciosa. Es decir tomamos distancia y vemos la escena completa.

No somos dueños de nadie. Cada cual actúa como quiere, como puede o como le dejan, pero sea cual sea la forma de actuar, tomemos conciencia asumiendo que nuestras decisiones tiene consecuencias. Si vamos por un camino, no podremos pasar por otro, ni llegaremos al mismo lugar. Todo no se puede tener. Por ese motivo es tan necesario desarrollar la atención, el habito de estar atentos, de forma relajada, pero constante.

EN LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS TENEMOS QUE TENER MUY CLARO QUE SIEMPRE DEBEMOS ACEPTAR AL OTRO. CON SUS DEFECTOS Y CON SUS VIRTUDES. SIN PERDER NUNCA LA REFERENCIA QUE EN ESA ACEPTACIÓN NO VA IMPLÍCITA UNA INTERRELACIÓN.

Todo este proceso es realmente importante porque dará como resultado que solo pondremos a personas o cosas que sumen en nuestra vida, evitando todo aquello que nos reste.

En los peores momentos, siempre nos tenemos a nosotros mismos. Cuando nos abrimos a una situación nueva, a un cambio, es una semilla que plantamos dentro de nosotros y lentamente va agrandándose en el corazón; añadiendo pétalos, engrosando su corola, dando luz con su color.

La vida es movimiento. Lo que nace, desde que nace, comienza a morir. Todo cambia. Si nos aferramos a situaciones que pretendemos vivir siempre igual, estamos condenados a sufrir sin remedio. Nada es igual de un día para otro. De un momento para el siguiente. Las personas cambiamos pero nos olvidamos de comunicárselo a los demás, por eso los mal entendidos se dan con demasiada frecuencia.

Ahí, en medio de nuestra lucha diaria aparece, de pronto, un sentimiento, una emoción que nos protege. Un rayo de sol que hacemos nuestro… y la vida se suaviza, se hace blanda y fácil. Entonces estamos en la mejor disposición para sentir y vivir plenamente cada instante porque no esperaremos nada, solamente lo que suceda.

LA CLAVE ES SENCILLA, NOSOTROS SOMOS LOS QUE TENEMOS QUE HACER QUE LAS COSAS QUE NECESITAMOS SUCEDAN, ESPERAR QUE SUCEDAN SIN HACER NADA SOLO MUESTRA NUESTRAS CARENCIAS, NUESTROS MIEDOS Y NUESTRAS INDECISIONES.

DESARROLLAR LA ATENCIÓN Y LLEVARLA A LA PRÁCTICA, NOS DARÁ LA TRANQUILIDAD Y LA SEGURIDAD DE SABER SIEMPRE EL LUGAR DONDE DEBEMOS SITUARNOS EN LA VIDA.


lunes, 12 de junio de 2017

IMPEDIR QUE EL MIEDO NOS DOMINE

EL SER HUMANO SOLO PUEDE EXPERIMENTAR DOS EMOCIONES EL AMOR Y EL MIEDO. EL AMOR ES UNA ENERGÍA EXPANSIVA DE PLENITUD, EL MIEDO POSEE UNA ENERGÍA QUE NOS PARALIZA A NIVEL MENTAL Y EMOCIONAL.

Hay miedos de muchas clases y a muchas cosas, a la pérdida de un ser querido, al abandono, al futuro, a no dar la talla, a la soledad, al desamor y el peor de todos tener miedo al miedo.

Necesariamente debemos hacer pausas. Refrenarse es la única forma de hacerse amigo de uno mismo. Damos vueltas en círculo cuando abrimos el baúl donde guardamos nuestra ira. Levantamos olas inmensas para llenar un pequeño lago. Quemamos mucha pólvora para un mínimo fuego.

En ocasiones, nuestra ansiedad por solucionar todo muy rápido, no nos deja controlar las situaciones; sobre todo las internas. El miedo “a”… nos impide una visión clara y un comportamiento sereno para hacer lo correcto.

Si logramos pararnos, por debajo de todo hay algo muy suave y compasivo deseoso de manifestarse.

¿CÓMO PODEMOS CONTROLAR EL MIEDO?, ¿CUÁL ES LA CLAVE PARA ELLO? 

Sencillamente, no haciendo lo que el miedo nos dice que hagamos, en las ocasiones que a lo largo de la vida viene con intenciones de instalarse en nosotros, plantémosle cara, eso sí escuchemos lo que nos quiera decir atentamente, porque alguna enseñanza nos aportara, pero lo que no debemos hacer nunca es dejar que él tome las decisiones por nosotros.

LA MEJOR FORMA DE COMBATIR EL MIEDO ES “CON CONOCIMIENTO” SI ANALIZAMOS EN PROFUNDIDAD LO QUE ES EL MIEDO, NOS DAMOS CUENTA QUE EN ESENCIA ES “DESCONOCIMIENTO” TEMEMOS AQUELLO QUE DESCONOCEMOS, NADA DA MÁS MIEDO QUE LO DESCONOCIDO.

Pero la realidad es que en la gran mayoría de ocasiones nuestros miedos nos pueden. Hablamos rápido, pensamos confusamente, sobredimensionamos lo que tememos, nos ajustamos a la talla de nuestros fantasmas y nos convertimos en nuestros defectos. 

Aprender a serenarse en medio de las dificultades que la vida nos plantea a diario, pasa por respirar profundo, dar espacio al miedo, dejarle que se diluya en un amplio cielo o un ancho mar…respirar; inspirar, exhalar… y después sentir en lo más profundo que “no pasa nada”, que “no estamos solos” y que siempre nos tendremos a nosotros mismos.

NOS GUSTE O NO RECONOZCAMOS QUE SOMOS NOSOTROS QUIENES LE DAMOS O QUITAMOS PODER AL MIEDO…….POR ESO ES IMPORTANTE RECORDAR QUE SI NO ESCUCHAMOS AL MIEDO, NO TENDRÁ NINGÚN PODER SOBRE NOSOTROS.


sábado, 10 de junio de 2017

AVISO IMPORTANTE: HAY VIDA ANTES DE LA MUERTE (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

SI YA SÉ QUE PARECE ALGO EVIDENTE, PERO LO CIERTO ES QUE CADA VEZ PONEMOS MENOS VIDA EN CADA DÍA QUE VIVIMOS, QUE CADA DÍA NO VIVIDO ES UN DÍA PERDIDO, NO SOMOS CONSCIENTES DE QUE HAY VIDA ANTES DE LA MUERTE.

A nadie se le escapa que el ser humano está viviendo momentos difíciles, de gran confusión, lleno de miedo al futuro y con la incertidumbre instalada en su día a día. Todo esto está dando como resultado que el ser humano se olvide de vivir y se limite en la gran mayoría de los casos a sobrevivir.

Y no, no es disculpa de que las cosas no estén todo lo bien que deseásemos para que no tomemos conciencia de la cantidad de cosas que todos sin excepción tenemos que hace que la vida valga la pena vivirla.

Basta con que cerremos los ojos un momento, respiremos profundamente y repasemos cada uno, primero los seres queridos que están a nuestro lado y luego las cosas buenas que forman parte de nuestra vida, para tomar conciencia de lo afortunados que somos.

NO DEJAR QUE LO QUE NO ES TAN BUENO QUE ES MENOS PUEDA CON LO REALMENTE BUENO QUE ES MÁS, NO DEJARNOS ARRASTRA POR UN PESIMISMO EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS SIN JUSTIFICACIÓN.

Cada vez más personas son conscientes de que cada momento es algo único e irrepetible y de que la humanidad se encuentra siempre en momentos únicos que deben ser vividos con intensidad, en el umbral de lo indecible y lo increíble. Que todo es posible de conseguir con la condición de que lo creamos… posible.

Pero antes debemos despertar, salir de ese sueño que nosotros mismos nos hemos inducido. Sí, porque seguimos “dormidos” a tantas cosas (percepciones, sentimientos y emociones) que nos pasan alrededor y nosotros sin enterarnos, sumidos en nuestros problemas diarios y en nuestros sueños de futuro, olvidando el presente.

Los hombres con gran conocimiento, nos dan pautas para salir de ese letargo en el que estamos, Tony de Mello en sus libros nos dice: “Sólo hace falta una cosa: la capacidad de pensar algo nuevo, de ver algo nuevo y de descubrir lo desconocido. Es la capacidad de movernos fuera de los esquemas que tenemos. El que piensa como marxista, no piensa; el que piensa como budista no piensa; el que piensa como musulmán, no piensa... y el que piensa como católico tampoco piensa. Ellos son pensados por su ideología”.

Ser conscientes de que nos falta algo esencial para ser felices, de que estamos empezando a despertar, ya es un paso para disfrutar de la vida sin ataduras ni límites. Pues lo peor y más peligroso del que duerme es creer que está despierto y confundir sus sueños con la realidad. Si despiertas de tu letargo harás despertar a los demás. Y contagiarás tu alegría y tus ganas de vivir a otros.

Mark Twain, otro escritor con gran conocimiento, a finales de siglo XIX dijo: “Dentro de 20 años te arrepentirás más de las cosas que no hiciste que de las que llegaste a hacer. Por lo tanto, ya puedes levar el ancla. Abandona este puerto. Hincha las velas con el viento del cambio. Explora. Sueña. Descubre”. Y él lo hizo.

En 1999 un ejecutivo publicitario estadounidense, Dave Freeman, publicó un libro titulado “Cien cosas que hacer antes de morir”, en colaboración con su amigo Neil Teplica. En esta obra, los autores tienen muy claro el motivo de por qué la escribieron y no sólo por razones comerciales: "Esta vida es un viaje corto. ¿Cómo puedes estar seguro de que haces lo más divertido y visitas los lugares más geniales de la Tierra antes de hacer las maletas por última vez?"

Tengo claro que en mi particular lista de cosas para hacer antes de morir, la primera de todas es vivir, sencillamente cada día que viva llenarlo de vida.

A pesar de que son momentos difíciles y complicados, a pesar de nuestro trabajo rutinario, de nuestras creencias, de nuestra inactividad forzosa por estar en paro, de nuestros problemas sentimentales, de nuestras enfermedades, traumas, manías y achaques aun así, hay demasiadas cosas por las que vale la pena disfrutar de la vida. 

REALMENTE “LA VIDA NO VIVIDA ES UNA ENFERMEDAD DE LA QUE SE PUEDE MORIR”, LO DIJO JUNG, OTRO HOMBRE SABIO.

Y EINSTEIN LO EXPRESÓ CON MÁS PRECISIÓN: “VIVIMOS EN EL MUNDO CUANDO AMAMOS. SÓLO UNA VIDA VIVIDA PARA LOS DEMÁS MERECE LA PENA SER VIVIDA”.

CADA MAÑANA AL DESPERTAR, EXPLOREMOS, AMEMOS, VIVAMOS Y SAQUEMOS LO MEJOR DE LA VIDA EN CADA MOMENTO. QUE LA MUERTE NO NOS PILLE CON NUESTRA LISTA LLENA DE DESEOS AÚN POR CUMPLIR.


jueves, 8 de junio de 2017

SER FIEL A UNO MISMO LA CLAVE DEL EQUILIBRIO INTERNO


LA VIDA PARA VIVIRLA EN PLENITUD REQUIERE UN EQUILIBRIO. PERO DE UN EQUILIBRIO QUE NACE EN NUESTRO INTERIOR Y SE FUNDAMENTA EN TENER COLOCADAS CORRECTAMENTE, Y EN EL LUGAR QUE LE CORRESPONDE A CADA UNA DE NUESTRAS EMOCIONES.

A lo largo de nuestra vida la decepción llega y a su lado acompañándola como inseparable compañera siempre, está la frustración del “inversor”, es decir, de la persona que ha empeñado su interés, su esfuerzo, su trabajo o su sentimiento en un proyecto que después no consigue.

Ha empleado energía suficiente para mover montañas y sin embargo, a pesar de los esfuerzos, se van acumulando las pequeñas derrotas cotidianas con las que comienza a sentir como la frustración hace acto de presencia.

Pero como humanos que somos la mayoría de las veces, nos empeñamos en negar lo evidente e insistimos en poder con lo que ya no nos sostiene. Nos duele perder la energía y el esfuerzo invertido y nos duele aún más reconocer que nos hemos equivocado. 

Sin duda, lo que falla no son las circunstancias, ni las personas, ni el azar, ni la suerte. Debemos admitir que no fuimos capaces de ajustar las expectativas cuando la emoción estaba a punto de descontrolarse totalmente.

NO SE EQUIVOCAN LOS DEMÁS. NOS EQUIVOCAMOS NOSOTROS. NO FALLAN LOS OTROS. NOS FALLAMOS A NOSOTROS MISMOS POR IMAGINAR UNA REALIDAD QUE SOLO EXISTE EN NUESTRA MENTE.

NO PODEMOS CULPAR AL OTRO DE NO ENCAJAR CON LA IDEA MÁGICA QUE NOS HEMOS HECHO DE ÉL. PORQUE ESA IDEA, EN DEFINITIVA, SOLO ES NUESTRA Y EN MUY POCAS OCASIONES ES COINCIDENTE CON EL MODELO QUE NOS SIRVIÓ DE INSPIRACIÓN.


No hay culpables en nuestros fracasos. No hay posibilidad de convertir en deudores a los que creemos que nos fallan. Ellos son como son y no van a cambiar. Ni deben hacerlo por otra persona. No hay posibilidad de acomodar a los demás como si fuesen elásticos para ceñirlos a nuestros gustos. Ni intentarlo siquiera es una buena idea. Cada cual se acomoda en el rincón de su alma; aquel que conoce, que le gusta y que le es afín. 

Podemos, a los sumo, respetar su forma de ser y sentir… y con el tiempo aspirar a aprender a convivir con ella, siempre que creamos que merece la pena. Si apreciamos que no es así, lo mejor es alejarnos del mismo camino para que no suceda ninguna situación no deseable.

Las emociones extremas nos confunden. Nos elevan a la cúspide de la pasión, el desasosiego e incluso la intranquilidad que damos por buenas en orden proporcional a su intensidad. Si sufro mucho por una persona…quiere decir que amo mucho ha dicho ser. Nueva confusión y error terrible de apreciación. Si amo mucho, debo gozar mucho de ese bello sentimiento que nada tiene que ver, en muchas ocasiones, con el asalto de adrenalina que recorre nuestras venas cuando el destello de la pasión se aferra a ellas.

ME QUEDO CON EL EQUILIBRIO PONDERADO EN CUALQUIER CASO, COMO TAMBIÉN ME QUEDO CON LA FIDELIDAD A MÍ MISMO Y POR SUPUESTO NO CULPAR A NADIE DE LOS RESULTADOS DE MIS PROPIAS BATALLAS PERSONALES.




martes, 6 de junio de 2017

EN LAS DIFICULTADES TOMAMOS CONCIENCIA REALMENTE DE QUIENES SOMOS COMO SOMOS Y LO QUE VALEMOS

EN NUMEROSAS OCASIONES A LO LARGO DE MI VIDA HE PENSADO NO SER CAPAZ DE HACER LO QUE HE VISTO HACER A OTRAS PERSONAS. NO PODER CON TANTO DOLOR, NI ADAPTARME NI ACEPTAR LO QUE SIEMPRE TEMÍ. SENTÍA QUE MI FRAGILIDAD ERA TAL QUE NO PODRÍA HACERME CARGO DE LA DESESPERACIÓN CUANDO ME LLEGASE, NI SEGUIRÍA ADELANTE CUANDO LAS FUERZAS COMENZARAN A FALLARME.

Nunca me imaginé transitando en la noche las tinieblas de la incertidumbre. Nunca me creí lo suficientemente fuerte como para recolocar las emociones después del desastre. Y sin embargo, lo hice. 

Nadie sabe hasta dónde puede llegar hasta que se ve obligado por la necesidad. Nadie se mide a sí mismo mejor que en las dificultades a las que debe hacer frente sin poder ser ayudado. Porque a veces, nadie puede ayudarnos a superar lo que nos toca.

Es una asignatura pendiente que todos debemos pasar. Ninguno, por mucho que nos quiera, puede sufrir lo nuestro, ni penar nuestras penas. Tampoco pueden entrar dentro de nosotros y ordenar nuestro interior. Ni tan siquiera un especialista será capaz de lanzarnos de nuevo a la vida si no queremos hacerlo.

SOLAMENTE EL TIEMPO NOS DA LA MEDIDA DE NUESTRO VALOR FRENTE A LAS DIFICULTADES; SOLO ÉL ES CAPAZ DE REUNIRNOS DE NUEVO CON NOSOTROS MISMOS PARA RESCATAR LA UNIDAD PERDIDA.

Y una vez ahí, lejos de los problemas ya resueltos por nosotros, concedernos el honor del próximo baile. Porque aún existe música que suena por nosotros y aún podemos abrazar la esperanza de sentir la magia de lo que nos queda por vivir.

En ocasiones, nos preocupamos demasiado por intervenir en los sentimientos y reacciones de nuestros seres queridos o de las personas que creemos que dependen, de algún modo, emocionalmente de nosotros.

No entendemos que cada uno debe construir su historia y en ella tomarse su propia medida. Por mucho que queramos evitar el dolor al resto, no podemos hacer otra cosa que limitarnos a esperar que usen sus dones y talentos, estando a su lado para que nos sientan cerca. Que sepan que estaremos en cualquier caso y siempre, pero que no sufran el acoso de quien quiere ponerles un salvavidas que no sabe ni cómo funciona. Cada uno debemos encontrar el nuestro y aprender a ponérnoslo cuando llegue la ocasión.

No tengamos miedo por nosotros ni por ellos a que llegado el momento no sepan actuar. Sabrán sobradamente cuando lo necesiten porque la necesidad como dice el refranero castellano “agudiza el ingenio” y convierte todo en obligado cumplimiento sacando de nuestro interior la intuición y la fuerza para poder con ello…hasta un límite que jamás habríamos soñado e incluso si es necesario aún más allá.

Baste la confianza de ser siempre nosotros y estar en paz y armonía con uno mismo. El resto llega solo. Somos más poderosos de lo que creemos y siempre, siempre nos acompaña una fuerza invisible que nos permite continuar más allá de lo que juzgamos posible.

Con la experiencia que a uno le dan los años, me he dado cuenta de que no debo dudar de mí. De que en realidad podré con todo lo que me llegue porque en definitiva está preparado para que así suceda. Es para mí. Pensado y dispuesto según mi propia evolución precisa, porque la vida jamás me va a poner una lección para la que no esté preparado.

“LA VIDA NO SIEMPRE NOS DA LO QUE PEDIMOS, PERO SIEMPRE NOS DA LO QUE NECESITAMOS PARA NUESTRA EVOLUCIÓN CORRECTA”

ENTENDER ESTE CONCEPTO NOS DA LA SERENIDAD NECESARIA PARA CAMINAR POR LA VIDA SIN SOBRE SALTOS. POR ESO, TAMBIÉN SÉ QUE CERRANDO LOS OJOS Y RESPIRANDO PROFUNDO ME ABRAZA ESE SER PODEROSO, MI OTRO YO, DÁNDOME TODA LA TRANQUILIDAD QUE NECESITO, PARA ENFRENTAR LO QUE VAYA LLEGANDO CON SEGURIDAD Y SOSIEGO.


lunes, 5 de junio de 2017

EL MIEDO SOLO SE VENCE CON CORAJE

SEGÚN EL DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA, CORAJE SIGNIFICA: IMPETUOSA DECISIÓN Y ESFUERZO DEL ÁNIMO, VALOR PARA HACER UNA COSA

En el momento actual que nos toca vivir, el miedo es algo más habitual de lo que debiera en la vida del ser humano, miedo en diferente grado de intensidad y miedo a diferente tipo de cosas (Miedo al futuro, miedo a perder el empleo, miedo a la muerte, miedo a la soledad, miedo a no tener quien nos quiera y el peor de todos miedo a sentir miedo).

Cuanto más veloces huimos del miedo, más grande se hace éste y más fuerte es su influencia sobre el alma. Para librarnos de tal poder, conviene mirar de frente su paralizador influjo, y más tarde discernir si nos está protegiendo de un peligro o simplemente es una proyección mental que nos inquieta.

EL MIEDO QUE PARALIZA Y DEPRIME ES EL MIEDO NEURÓTICO QUE IMPIDE LA ACCIÓN. SE TRATA DE UN SENTIMIENTO QUE SINTONIZA CON VIEJAS EMOCIONES, TENSIONES Y HERIDAS NO RESUELTAS. EL TEMOR QUE SE DISFRAZA DE INSEGURIDAD ENCUBRE ANTICIPACIONES AL DOLOR Y MUCHAS VECES HACE REFERENCIA A DUELOS INACABADOS CUYO RECUERDO NOS INUNDA DE ANSIEDAD Y NOS INDUCE A EPISODIOS DE MIEDO.

El miedo nace de la memoria del dolor, va creciendo y desarrollándose en conjuntos de pensamiento conectados al recuerdo. Se trata de ideas neuro-asociadas que conforman la creencia de que aquello que uno rechaza, puede volver a suceder.

EN REALIDAD, SI NO HAY MEMORIA NO HAY MIEDO. Allí donde veamos una conducta exagerada, se revela la sombra que oculta viejas heridas y que nos demanda sin demora, un drenaje emocional del alma. Allí donde, por ejemplo, veamos la mentira en sus diferentes grados prestemos atención y veremos que no hay maldad, hay tan sólo una mente que se siente amenazada.

Conviene mirar al miedo de frente y preguntar, ¿qué temo en realidad?, ¿qué sería lo peor que podría pasar? Al observar y concretar con precisión lo que uno teme, ya se puede revisar a fondo lo temido y crear nuevas opciones más acertadas y simultáneamente sucede que todos los pensamientos negativos que tan sólo pueden habitar en las sombras de nuestra mente, se van alejando disueltos a la luz del conocimiento y la conciencia.

La sensación de confianza y seguridad no sólo brota como consecuencia de la memoria del propio éxito, sino que también es una cualidad que nuestra inteligencia emocional desarrolla. Confiar es una elección que podemos optar por cultivar y reforzar, mientras se comprueba que tras los problemas aparecen las soluciones y que toda dificultad fortalece y enseña.

La confianza también brota desde nuestra facultad intuitiva, desde esa intuición que todo ser humano posee que se revela y expresa en los momentos difíciles.

LA CONFIANZA ES UN ESTADO DE CONCIENCIA, UN PLANO MENTAL DE VIDA QUE NOS CONDUCE A LA PAZ Y A LA ARMONÍA.

Pero, ¿dónde nace?, ¿acaso es una protección mágica que opera desde las estrellas? Al tratar de responder, la razón tal vez dude, pero todos sabemos que no estamos solos. La Historia y el Misterio así lo avalan. El Universo nos apoya y ayuda a encarar el miedo mientras hacemos con inteligencia lo que debemos, aunque se sienta inseguridad y amenaza.

Cuando uno se enfrenta a dificultades serias, es bueno que se detenga unos instantes. Conviene que respire profundamente, distanciándose del escenario mientras se deja impregnar del conocimiento, que penetra por lo más alto de su cabeza.

MÁS TARDE, DICHO CONOCIMIENTO SUAVIZARÁ LO QUE UNO TEME Y LA SOBRIEDAD SERÁ NUESTRA ALIADA. NO HAY TEMOR AGUDO QUE SOBREVIVA SI UNO LO AFRONTA DE FORMA CONSCIENTE Y CONTINUADA. SÓLO HAY QUE DETENERSE Y OBSERVAR SIN ELUDIR NINGÚN ASPECTO Y SIN TAPAR NINGUNA DE LAS CARAS.

DESDE EL SILENCIO CONSCIENTE BROTA LA DECISIÓN QUE DEBEMOS TOMAR Y LA VIDA, DE NUEVO TIENE SENTIDO MIENTRAS UNO, A SÍ MISMO, SE REINVENTA. YA TODO ESTÁ EN SU SITIO. UNO SABE A QUÉ ATENERSE Y VUELVE A FLUIR CENTRADO EN EL NÚCLEO DE LA CONFIANZA.