C.E.

C.E.
....

lunes, 17 de julio de 2017

DESAPRENDIZAJE …….ESA ASIGNATURA PENDIENTE

A LO LARGO DE LA VIDA NOS PASAN TODO TIPO DE SUCESOS Y VIVIMOS DIFERENTES TIPOS DE EXPERIENCIAS. LA VIDA ES UN CONTINUO APRENDIZAJE. PASAMOS DE ESTAR EN LA FELICIDAD MÁS GRANDE A SENTIRNOS TOTALMENTE DESDICHADOS Y EN ESE IR Y VENIR POR AMBOS EXTREMOS NOS PASAMOS LA VIDA.

El ser humanos tiene la extraña habilidad de hacer complicado lo sencillo. Reconozcámoslo nos complicamos mucho nuestra existencia. Pensamos, damos vueltas en círculo, nos agobiamos, nos enredamos en pensamientos absurdos, hacemos gigantes a los enanos, hacemos de un grano una montaña y de todo ello, no sacamos nada positivo, en el mejor de los casos ….. dolor de cabeza.

Uno tiene que pararse. Respirar profundo y pensar que “todo está bien”, que la vida, en su evolución constante sigue unas fases que son inexorables y que ante ellas no podemos hacer más que aceptar y fluir con ellas, para realizar correctamente nuestro aprendizaje.

Debemos aprender a desaprender creencias que no son nuestras, que pertenecen al lugar donde hemos nacido, al clan familiar y la sociedad donde nos ha tocado vivir, creencias que nos impusieron y que en la mayoría de los casos nada tienen que ver con nuestras propias creencias.

HAY QUE APRENDER A DESAPRENDER. RUTINAS QUE NO SIRVEN, EXCUSAS QUE ESTÁN CADUCADAS, RAZONES QUE HAN PRESCRITO Y SOBRE TODO, LAS JUSTIFICACIONES QUE NOS MANTIENEN EN UN ESTADO DE AUTO-ENGAÑO EN LA CERTEZA DE QUE ESTAMOS EN EL BUEN CAMINO.

Y no, en la mayoría de ocasiones no lo estamos. El camino correcto es el de la sencillez porque al final, casi nada es importante.

Nos creamos expectativas que no van a cumplirse, aspiramos a lo imposible, nos resistimos a lo ineludible y generalmente terminamos por perder la batalla antes de empezarla.

Una de las prácticas más saludables es abrazarte a ti mismo y cuando hablo de abrazarnos me refiero a ser bondadoso con uno mismo, a ser permisible, aceptarse como uno es, a dejarse llevar por las circunstancias y a no pelear contra ellas.

Cuando nos queremos y respetamos de verdad, de corazón, todo fluye con mucha más naturalidad y sencillez en nuestra vida.

Si estás en un momento dulce, gózalo pero con suavidad. Saboréalo poco a poco. Degústalo despacito. Vuelve sobre su aroma otra vez. Empápate de ello delicadamente.

Si estás en un momento difícil hazlo de igual forma. Vete lento. Despacito sobre sus aguas. Poco a poco. De vez en vez. Pásalo por encima, no te sumerjas. Bordéalo suave y delicadamente. 

SOLAMENTE EN LA SENCILLEZ DE UNA VIDA SUAVE PODEMOS DARNOS ESE ABRAZO A NOSOTROS MISMOS DONDE SINTAMOS, QUE SEA COMO SEA, “TODO ESTÁ BIEN”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario