C.E.

C.E.
....

viernes, 14 de julio de 2017

LA PÉRDIDA DE VALORES… UN SIN SENTIDO QUE NOS ALEJA DE NOSOTROS MISMO Y DE UN MUNDO MEJOR (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

HACÍA TIEMPO QUE QUERÍA HACER UNA PROFUNDA REFLEXIÓN, SOBRE DONDE NOS LLEVA LA PÉRDIDA DE VALORES A NIVEL INDIVIDUAL Y SOCIAL, HOY LA COMPARTO CON TODOS USTEDES.

Está claro que la palabra crisis se utiliza de una forma repetida en nuestros días, sin embargo, una crisis puede llegar a diferentes ámbitos y parcelas de la realidad. HOY HABLAREMOS DE LA CRISIS DE VALORES QUE VIVIMOS EN EL MOMENTO Y LA SOCIEDAD ACTUAL, POR SU IMPORTANCIA VITAL Y SU PELIGROSIDAD PUESTO QUE LA FALTA DE VALORES CAUSA DESORIENTACIÓN. En la actualidad, el modelo ético predominante es el relativismo ético, es decir, el todo vale y todo está permitido.

En la actualidad, es muy común escuchar frases como: "se están perdiendo los valores", "existe una pérdida total de valores", "en mis tiempos están cosas no pasaban". Por lo general, estos comentarios corresponden a la pérdida de valores morales y sociales.

Cada ser humano tiene una concepción distinta de lo que son los valores morales, lo que, para algunos es moral para otros puede ser inmoral. Los valores se conciben de acuerdo con los parámetros y necesidades de cada sociedad, es decir que no hay una definición objetiva al respecto sino que todo es relativo. Sin embargo, siempre lo relacionamos con el lado bueno, perfecto y valioso. La moral y la ética, son inherentes al ser humano. Los seres humanos vamos interiorizando los valores morales desde el núcleo familiar, generalmente con el ejemplo. A medida que maduramos y crecemos como personas nos vamos familiarizando con otro tipo de valores, entonces comenzamos a interiorizar los valores sociales.

Sin embargo, a medida que avanzamos de generación en generación vemos como los valores han perdido valor dentro de las sociedades. Esta pérdida de valores es una de las causas principales de la crisis social por la que atraviesa el mundo entero.

LOS VALORES: son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas. Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. También son fuente de satisfacción y plenitud.

LOS VALORES HUMANOS: son aquellas virtudes a las que damos tanta importancia, son esos valores humanos los que nos permiten orientar nuestras decisiones y conducta ante la vida.

MORAL: es el conjunto de reglas que se aplican en la vida cotidiana y todos los ciudadanos las utilizan continuamente. Estas normas guían a cada individuo, orientando sus acciones y sus juicios sobre lo que es moral o inmoral, correcto o incorrecto, bueno o malo.

ÉTICA: es la rama de la filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Requiere la reflexión y la argumentación. La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. Se define como el arte de vivir, el saber vivir, por lo tanto es el arte de discernir lo que nos conviene (lo bueno) y lo que no nos conviene (lo malo). Proviene del latín ethicus, que significa "costumbre".

Como se puede apreciar la ética es diferente a la moral, porque la moral se basa en la obediencia a las normas, las costumbres y preceptos o mandamientos culturales, jerárquicos o religiosos, mientras que la ética busca fundamentar la manera de vivir a través del pensamiento humano.

Sin embargo todos estos conceptos están entre lazados entre sí, los mismos son los responsables de la construcción de la base que guiará la conducta del ser humano, determinando su carácter, altruismo y su comportamiento dentro su sociedad. Moldeando su conducta con la implementación de valores sociales que poco a poco lo convierten en un buen ciudadano, respetando sus derechos y cumpliendo con sus deberes.

Una vez que hemos definido perfectamente los términos de los que vamos a hablar, es el momento de reflexionar…

¿POR QUÉ SE ESTÁN PERDIENDO LOS VALORES?

Uno de los mayores problemas de la sociedad actual, es que carece o no quiere respetar los valores morales, que representan la guía o el código de reglas que son necesarias para un mundo mejor donde de verdad todos seamos iguales y con las mismas oportunidades. En los últimos años se ha hecho frente a una gran disminución de valores sociales y morales. Estas conductas son antisociales y deshumanizadas pero desafortunadamente cada día que pasa se están instalando más dentro de la sociedad actual.

Conductas llenas de odio, egoísmo, violencia e indiferencia ante el prójimo, son nuestro día a día. La razón de esto, quizás sea responsabilidad de nosotros mismos, ya que poco a poco el ser humano se ha deshumanizado, convirtiéndose en una maquina presa del stress diario y aupado por la tecnología dejando de convivir codo con codo al lado de sus semejantes.

Es más que posible que la razón fundamental del vacío de los valores, no sea otra que el haber condenado al sentimiento y la emoción a un papel secundario en nuestro trato con los demás seres humanos y las cosas.

Valores sigue habiendo, puesto que algo tiene que orientar las preferencias y elecciones de los seres humanos. Pero son valores fácticos llamados valores de mercado (todo en la vida reside en un interés), lo cual no distingue entre lo categóricamente bueno o malo, ni entre lo justo o lo injusto. Nunca los valores fueron tan mudables, tan dependientes de intereses extraños a las cosas mismas, sujetos a modas y caprichos imprevisibles.

El vacío de los valores, es el vacío de unos imperativos cuya razón de ser no es nada obvia. ¿Por qué? Porque la racionalidad económica y pragmática lo han invadido todo. Nada vale por sí mismo, sino por su utilidad. El otro no es de entrada, un ser humano, sino un probable competidor. La obra de arte no deslumbra por su belleza, sino por la ocasión de invertir que representa. Estudiar no es un placer, es un trámite para ganar más dinero. Solo lo numérico y cuantificable -lo material- es objeto de complacencia.

La crisis de valores que vivimos en la actualidad, se manifiesta en todos los aspectos de la vida humana: en el modo de hablar, de relacionarse, de vestirse, en la forma en que se quiere acumular todo, ya sean posesiones materiales, información o hasta personas y también en el ambiente laboral. Sin embargo, el ser humano cuanto más tiene, más vacío se siente, ya que el consumismo exagerado lo aleja de los valores y principios morales que son la base de su existencia.

Cada vez es más notable la tendencia general de la sociedad hacia el consumismo, las personas valen de acuerdo con lo que tienen sin importar cómo lo hayan conseguido. Es muy claro que vivimos en una sociedad demasiado egoísta, que no se da cuenta o más bien no quiere darse cuenta de la falta de solidaridad y de justicia social entre los seres humanos. Esto a la vez fomenta el individualismo, y el egoísmo, ya que cada persona se preocupa sólo por sí misma y por tener cada vez más. Si ella está bien no le importa si los demás lo están o no.

LA PROBLEMÁTICA QUE HA ORIGINADO ESTA CRISIS DE VALORES TIENE SU ORIGEN EN LA INFANCIA, YA QUE ES EN ESTA ETAPA CUANDO SE FORJAN MUCHOS DE LOS VALORES QUE DIRIGIRÁN LA VIDA DE UN SER HUMANO, POR ESTO RESULTA DE VITAL IMPORTANCIA QUE LOS NIÑOS RECIBAN EN SUS FAMILIAS Y EN LAS ESCUELAS UNA EDUCACIÓN INTEGRAL, CENTRADA EN EL SER HUMANO COMO SER ÚNICO E IRREPETIBLE. DE ESTA MANERA, AL PASAR LOS AÑOS Y CONVERTIRSE EN ADULTOS, ESAS PERSONAS SERÁN CAPACES DE DESARROLLAR UN PENSAMIENTO ÉTICO QUE DARA LUGAR A UNA VISIÓN DIFERENTE DE LA VIDA, MÁS HUMANIZADA Y MÁS SOLIDARIA CON LOS DEMÁS.

El respeto, es una de las bases de la moral y la ética, consiste en valorar a los demás, considerar y reconocer la dignidad de cada ser humano como tal, y no solo de los jóvenes a los mayores. Esta falta, la cometen también muchos mayores, que consideran que por el solo hecho de serlo les compete el derecho de ser irrespetuosos con cualquiera.

El respeto es, por tanto, un derecho y también una obligación, es un derecho con el que podemos y debemos exigir un trato de los demás acorde con nuestra dignidad como seres humanos independientemente de la edad, raza, sexo o creencia. Y también es una obligación, ya que se debe actuar de la misma manera con los demás, es decir tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotros.

A MODO DE CONCLUSIÓN

ES IMPRESCINDIBLE REDISEÑAR Y VOLVER A EDUCAR A LA SOCIEDAD, EMPEZANDO DESDE LOS NIÑOS QUE SON EL PILAR FUNDAMENTAL DEL FUTURO. DEBEMOS INTRODUCIR EN LAS PRIMERAS ETAPAS DE LA EDUCACIÓN ASIGNATURAS DONDE SE ENSEÑEN LOS VALORES AUTÉNTICOS, HACIENDO RENACER CONDUCTAS MORALES Y ÉTICAS.

PARA TENER UNA CONCEPCIÓN POSITIVA DE LA VIDA, HAY QUE EMPEZAR POR RESPETARSE A UNO MISMO, ES LO QUE LLAMAMOS EL AUTORRESPETO. EL AUTORRESPETO ESTÁ MUY LIGADO A LA AUTOESTIMA. PARA QUERER Y RESPETAR A LOS DEMÁS, SE DEBE COMENZAR POR QUERERSE Y RESPETARSE ASÍ MISMO, Y POR SUPUESTO RESPETAR AL MEDIO AMBIENTE, CUIDAR EL HÁBITAT DONDE VIVIMOS.

EN FIN QUERIDOS LECTORES/AS SI QUEREMOS QUE EL MUNDO SE MEJOR Y RECUPERAR LOS VALORES PERDIDOS POR NOSOTROS MISMOS, TODO AQUELLO QUE DESEEMOS, GENERÉMOSLO EN NOSOTROS Y LUEGO A TRAVÉS DEL EJEMPLO DEPOSITÉMOSLO EN LA SOCIEDAD.


No hay comentarios:

Publicar un comentario